Propiedades de las setas

Propiedades de las setas

Lifestyle

Las setas, también se conocen como hongos comestibles y hay multitud de tipos e incluso las hay con denominación de origen. Son alimentos muy versátiles y agradecidos, ya que sirven para casi cualquier comida, ya sea arroz, pizza, hamburguesa, con huevo, para bocadillos, solas, en ensaladas, en guisos, con más verduras, etc.

Las setas, en general, son alimentos ricos en nutrientes, aunque es conveniente no excederse en su cantidad diaria, puesto que tienen ciertos efectos adversos, pero por norma general ganan más sus beneficios y propiedades, por eso hoy queremos convertir estos alimentos en las protagonistas del día para que sepamos todo, desde los nutrientes hasta la cantidad máxima por persona.

¿Las setas son verdura?

Podríamos incluir hongos en una comida como lo haríamos con la verdura, pero las setas son hongos, lo que las coloca en un reino alimentario completamente separado. Los hongos crecen al aire libre, aunque esas no son las variedades que normalmente se comen. Para el consumo, las setas se cultivan en interiores durante todo el año.

Los champiñones blancos son la variedad más popular. También podemos encontrar las siguientes setas comestibles en un supermercado o tienda especializada:

  • Baby bella
  • Portabello
  • Shitake
  • Ostra
  • Enoki
  • Haya
  • Maitake
  • Morilla
  • Boletus

Nutrientes

Las setas son un alimento ideal y bastante completos, aunque no son aptos para todos los miembros de la familia, aunque este tema lo aclararemos al final del artículo.

Las setas son tan ricas y versátiles como saludables, y para ser más exacto, vamos a contar los principales nutrientes de estos alimentos. Para empezar, son ricas en fibra soluble, bajas en grasas (aunque después depende de cómo se cocinen), altas en proteínas vegetales, libres de colesterol y grasas insanas.

Este alimento, aparte de tener un alto valor gastronómico, también tiene un alto valor nutritivo. Por ejemplo, son ricas en vitaminas A, grupo B, C y D. Los minerales son abundantes en las setas y casi todos los tipos tienen los mismos minerales como son yodo, zinc, hierro, fósforo, magnesio, selenio, potasio y calcio.

Una taza de setas crudas contiene 2,3 gramos de carbohidratos. Son una buena fuente de fibra, particularmente la fibra soluble beta-glucano. Tienen un índice glucémico bajo, lo que significa que tienen poco efecto negativo sobre la glucosa en sangre o la respuesta de la insulina debido a su bajo contenido de carbohidratos. Sin embargo, no hay evidencia suficiente y concluyente sobre el uso de setas para la diabetes.

Además, tienen solo una cantidad minúscula de grasa, la mayor parte de la cual es grasa poliinsaturada. Como resultado, se consideran una opción alimenticia saludable para el corazón. También proporcionan una pequeña cantidad de proteína de 2,2 gramos por taza, lo que representa solo una parte de nuestras necesidades diarias. Así que nos aseguraremos de comer alimentos ricos en proteínas como legumbres, frutos secos, lácteos, carne o pescado como parte de una dieta equilibrada.

Las setas están llenas de micronutrientes. Son una buena fuente de cobre, potasio, fósforo y hierro. El cobre ayuda en la producción de energía y la utilización del hierro. El potasio es importante para mantener el equilibrio de líquidos y electrolitos, es necesario para la conducción adecuada de los nervios y los músculos y puede ayudar a reducir la presión arterial.

Una taza de setas crudas contiene solo 15 calorías. Eso lo convierte en un alimento bajo en calorías, especialmente porque la mayoría de las personas no comen una taza completa de una sola vez y consumirán incluso menos calorías que esto.

Dos platos con setas y verduras

Cantidad diaria

Como ya hemos adelantado, las setas son maravillosas, sí, sobre todo nutricionalmente hablando, pero tampoco es bueno excederse en las cantidades. Por eso queremos contar cuantos gramos de setas cómo máximo se pueden comer al día y luego dar algunas ideas de cómo prepararlas y añadirlas a nuestra dieta, para que no siempre sea de la misma forma.

Las setas en grandes cantidades son indigestas, sobre todo si se consumen de noche. Se recomienda consumir setas unas 3 veces por semana y una cantidad máxima de una taza por persona. Lo mejor es acompañarla de otros ingredientes y comerlas lo más natural posible, pero recordando siempre que las setas no se comen crudas, al menos hacerlas al vapor, vuelta y vuelta en la sartén con AOVE y especias o en microondas con AOVE y especias.

Beneficios de las setas

Ya sabemos qué aportan las setas, cada cuánto tiempo se recomienda comerlas, algunas ideas para cocinarlas y añadirlas a nuestra dieta y la cantidad máxima por persona adulta. Ahora solo falta saber qué beneficios aportan al organismo y porqué tantos médicos recomiendan su consumo semanal.

Anticaída y antienvejecimiento

Este alimento es excepcional si queremos frenar la caída del cabello y el envejecimiento prematuro de la piel. Cuando se trata de solucionar un problema de salud, casi siempre hay que dar con la raíz interna del problema y a menudo está relacionado con la alimentación y el estilo de vida.

De entre todas las variedades de hongo, los champiñones tienen altas cantidades de antioxidantes, por eso son una muy buena opción a la hora de agregarlos a nuestras recetas. Por ejemplo, la variedad de seta shiitake contiene mucho cobre y ese oligoelemento es esencial para la fabricación del colágeno que nos proporciona la tersura de la piel.

Setas para perder peso

Los hongos tienen un alto poder saciante y eso, unido a que son muy bajos en calorías y grasas, ayuda a la pérdida de peso. Al dejar esa sensación de estómago lleno por más tiempo nos ayuda a reducir los picoteos de entre horas que tanto mal nos hacen, ya que en su mayoría suelen ser insanos.

Casi la totalidad es agua, y solo tienen entre 15 y 30 kilocalorías por cada 100 gramos de producto. Esto tampoco debe darnos pie a abusar de las cantidades, pero sí que podemos agregarlas con más frecuencias en nuestros almuerzos.

Un puñado de setas crudas listas para ser cocinadas

Regulan el colesterol

Al agregarlas a nuestra dieta estaremos ayudando al organismo a reducir el colesterol alto y a regular la presión arterial. Las setas no tienen colesterol, y las variedades shiitake y reishi mejoran el flujo sanguíneo y protegen los vasos sanguíneos a la vez que regulan los niveles de presión arterial.

A todo esto, se suma que los hongos pueden ser un buen sustituto de la carne, por lo que podríamos optar por una dieta vegetal varias veces por semana, para reducir nuestros niveles de colesterol y triglicéridos.

Aptas para diabéticos

Los diabéticos tienen una lista de ingredientes algo reducida, pero las setas si las pueden comer, siempre y cuando el médico no diga lo contrario. Al ser un alimento rico en fibra, bajo en calorías, sin colesterol y que mejora el microbiota, se convierte en un alimento estrella.

A todo esto, se suma que las setas tienen un bajo nivel de azúcar y se difieren lentamente, por lo que no causan picos de glucemia en sangre. Y estos son los motivos por los que se recomiendan los hongos para los diabéticos (para adultos).

Contraindicaciones de las setas

El consumo de setas puede dar ciertas reacciones que van desde indigestión, distención abdominal, diarreas, urticaria, náuseas, etc. Asimismo, estos hongos están permitidos durante el embarazo y la lactancia siempre y cuando no hayamos tenido ningún tipo de reacción adversa anteriormente.

Reacción alérgica

La intoxicación por setas comestibles existe, por eso es importante elegir bien la variedad, fijarnos en que estén con aspecto saludable, que no huelan raro, que no estén sudadas, ni haya bichos en el interior del bote o bandeja, etc.

Las reacciones alérgicas e intolerancias se multiplican cuando se trata de setas, por eso no es muy recomendable dar este alimento a menores de edad o a personas mayores, o seguir consumiéndolas cuando ya tenemos sospechas por dolores estomacales, urticarias, diarreas y otros efectos adversos.

Interacción con el alcohol

Algunas especies de setas pueden interactuar con el alcohol de manera desagradable. El hongo del sombrero de tinta contiene coprina, que actúa como la droga, causando un corazón acelerado, enrojecimiento, hormigueo y otros síntomas cuando se ingiere alcohol hasta cinco días después de comer el hongo. Algunos otros hongos causan problemas digestivos en personas susceptibles que consumen alcohol junto con el plato de hongos.

Otras toxinas de las setas pueden afectar el sistema nervioso involuntario, los riñones y el hígado, o son cancerígenas. Algunas de estas toxinas no tienen antídoto y pueden ser fatales en cuestión de horas.

Ideas para comer

Las setas son increíblemente versátiles. Podemos prepararlas de muchas maneras y combinarlas con muchos ingredientes diferentes. Algunas ideas para añadir este alimento a nuestra dieta e integrarlo de forma más natural y consciente es hacer empanadas, revueltos, pizzas, ensaladas, estofados, pescados con salsa de setas, carnes, pasta, salsas, setas al ajillo, etc.

Se aconseja probar las setas de varias maneras con estas recetas saludables:

  • El adobo simple ayuda mucho en estas brochetas de setas a la parrilla.
  • Risotto vegano de setas. No contiene lácteos ni gluten, lo que lo hace ideal para personas con restricciones dietéticas.
  • En lugar de utilizar carne o tofu, las setas son las protagonistas principales de los fideos soba.
  • Las setas portobello al horno son un plato principal riquísimo.
  • La ensalada de setas, limón y lentejas combina una variedad de diferentes platos principales.
  • Como acompañamiento o como un plato entero principal.
¡Sé el primero en comentar!