Principales propiedades de los puerros

Principales propiedades de los puerros

Irene Torres

Los puerros pertenecen a la misma familia que las cebollas y los ajos pero, ¡seguro que no los tienes tan presentes! Los tres alimentos comparten propiedades saludables, aunque el puerro resulta más suave en cuanto a su sabor. Es ideal para incluir en caldos, cremas de verdura o en batidos verdes, saludables y nutritivos.

Los puerros tienen propiedades antibacterianas, diuréticas y óptimas para la circulación. Esta verdura está considerada una medicina natural muy efectiva para tratar enfermedades intestinales, acumulación de gases, flatulencias, diarrea… Además, fortalece el sistema inmune previniendo el contagio de diversas enfermedades.

Información nutricional

Los puerros aportan ácido fólico y vitamina B9. Contienen flavonoides con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antialérgicas y antiasmáticas. Además, es ideal para proteger la piel de los posibles daños producidos por el sol. Son una importante fuente de potasio, fibra, calcio y vitamina C.

Los puerros son ricos en nutrientes, lo que significa que son bajos en calorías pero altos en vitaminas y minerales. Una porción de 100 gramos de puerros cocidos tiene solo 31 calorías. Al mismo tiempo, son particularmente ricos en carotenoides provitamina A, incluido el betacaroteno. Su cuerpo convierte estos carotenoides en vitamina A , que es importante para la visión, la función inmunológica, la reproducción y la comunicación celular.

También son una buena fuente de vitamina K1, que es necesaria para la coagulación de la sangre y la salud del corazón. Además, los puerros silvestres son particularmente ricos en vitamina C, que ayuda a la salud inmunológica, la reparación de tejidos, la absorción de hierro y la producción de colágeno. De hecho, ofrecen alrededor del doble de vitamina C que la misma cantidad de naranjas.

Los puerros también son una buena fuente de manganeso, que puede ayudar a reducir los síntomas del síndrome premenstrual y promover la salud de la tiroides. Además, aportan pequeñas cantidades de cobre, vitamina B6, hierro y ácido fólico.

Ventajas

Existen numerosos efectos positivos al consumir puerros diariamente.

Mejora la digestión

Los puerros pueden mejorar la digestión. Eso se debe en parte a que son una fuente de fibra soluble, incluidos los prebióticos, que funcionan para mantener el intestino saludable. Estas bacterias luego producen ácidos grasos de cadena corta, como acetato, propionato y butirato. Los SCFA pueden reducir la inflamación y fortalecer la salud intestinal.

La ciencia sugiere que una dieta rica en prebióticos puede ayudar al cuerpo a absorber nutrientes importantes, lo que puede mejorar la salud en general.

Una dieta rica en vegetales como el puerro, ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos en sangre, haciendo que se ajusten los niveles de una forma saludable. De esta manera, mantiene las arterias en buenas condiciones, ayudando a prevenir enfermedades cardíacas.

Acción diurética

El puerro favorece la eliminación de líquido ayudando a tratar la retención. De esta manera, resulta depurativo ya que contribuye a la eliminación de toxinas del organismo. Esto le otorga una función importante en caso de enfermedades urinarias, ayudando a la salud de los riñones y evitando la aparición de ciertas dolencias relacionadas. Por todo ello es muy empleado en dietas de adelgazamiento cuyo objetivo es la pérdida de peso.

Mejora la visión

Los radicales libres pueden representar una gran amenaza para la vista. Si no se mantienen a raya, pueden dañar la superficie del ojo, lo que podría provocar enfermedades oculares y degeneración relacionada con la edad.

Los puerros pueden ayudar a combatir los radicales libres gracias a sus altos niveles de antioxidantes y vitamina C. Además, estas verduras, como las zanahorias, pueden ser una gran fuente de caroteno y luteína, que son famosos por ayudar a mejorar la vista y reducir el cansancio.

Ayuda a perder peso

Como la mayoría de las verduras, los puerros pueden promover la pérdida de peso. Con 31 calorías por cada 100 gramos cocidos, esta verdura tiene muy pocas calorías por porción. Además, los puerros son una buena fuente de agua y fibra, lo que puede prevenir el hambre, promover la sensación de saciedad y ayudar a comer menos de forma natural.

También proporcionan fibra soluble, que forma un gel en el intestino y es particularmente eficaz para reducir el hambre y el apetito. Además, la investigación vincula constantemente las dietas ricas en vegetales con la pérdida de peso o la reducción del aumento de peso con el tiempo. Anadir puerros o ramitas silvestres a la dieta puede aumentar el consumo general de vegetales, lo que puede aumentar este efecto.

Rico en antioxidantes

Los puerros son una rica fuente de antioxidantes, particularmente polifenoles y compuestos de azufre. Los antioxidantes combaten la oxidación, que daña las células y contribuye a enfermedades como la diabetes, el cáncer y las enfermedades del corazón.

Los puerros son una fuente particularmente buena de kaempferol, un polifenol antioxidante que se cree que protege contra las enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer. También son una gran fuente de alicina, el mismo compuesto de azufre beneficioso que le da al ajo sus propiedades antimicrobianas, reductoras del colesterol y anticancerígenas potenciales.

Mientras tanto, las rampas silvestres son ricas en tiosulfinatos y cepaenos, dos compuestos de azufre necesarios para la coagulación de la sangre y que se cree que protegen contra ciertos tipos de cáncer. Por sus propiedades compartidas con el ajo y la cebolla, el puerro es excelente para prevenir resfriados y otras enfermedades del aparato respiratorio, como la faringitis o las anginas.

puerros

¿Cómo tomar?

Los puerros son una adición deliciosa, nutritiva y versátil a cualquier dieta. Para prepararlos, cortaremos las raíces y las puntas de color verde oscuro, conservando solo las partes blanca y verde claro. Luego, lo cortaremos a lo largo y lo enjuagaremos con agua corriente, quitando la suciedad y la arena que se hayan acumulado entre sus capas.

Los puerros se pueden comer crudos, pero también se pueden escalfar, freír, asar, estofar, hervir o encurtir. Son una gran adición a sopas, salsas, guisos, rellenos de tacos, ensaladas, quiches, salteados y sustituto de patatas. También podemos comerlos por nuestra cuenta con la receta que prefiramos. Podemos refrigerar los puerros crudos durante aproximadamente una semana y los cocidos durante unos dos días.

A diferencia de los puerros cultivados, los silvestres son increíblemente picantes. Solo una pequeña cantidad puede agregar una explosión de sabor fuerte similar al ajo a nuestro plato favorito.

¡Sé el primero en comentar!