Más allá de las papas fritas, ¿qué beneficios tiene una patata?

Las patatas son un alimento base en la dieta mediterránea y eso se debe a la cantidad de recetas que hay con ellas, desde patatas fritas con huevo, hasta patatas asadas rellenas, pasando por la tortilla de patatas, las bolitas rellenas, etc. Un alimento versátil, sencillísimo de preparar y mucho más nutritivo de lo que muchos piensan.

El origen de la patata es muy peculiar. Se cree que las primeras patatas se cultivaron hace miles de años, y la cifra que se baraja es entre 4.000 y 8.000 años en Los Andes los antecesores de los Incas. Se piensa que debió de ser cerca del famosos Lago de Titicaca porque las patatas necesitan mucha humedad y una tierra rica en nutrientes.

Tras el descubrimiento de América, nosotros, los españoles, trajimos las papas a Europa y a partir de ahí se expandió al resto del mundo siendo hoy uno de los cultivos más extendidos en todo el planeta. Aunque la expansión de la patata no fue nada fácil, ya que había muchos reacios a creer si aquel fruto eran comestible o no.

¿Qué hace que la patata sea tan importante?

La respuesta corta es: por sus nutrientes, y la respuesta larga es la que daremos a lo largo de todo este texto donde veremos qué nutrientes nos aportan las patatas, algunas ideas para cocinarlas, la cantidad máxima por personas, los beneficios y propiedades, etc.

Este tubérculo es importante en nuestra dieta diaria porque nos aporta multitud de nutrientes entre los que queremos destacar los 2 gramos de proteínas vegetales por cada 100 gramos de producto, las 77 kilocalorías por cada ración de 100 gramos (aparte el resto de calorías por otros ingredientes de la receta), los 17 gramos de hidratos de carbono, solo tiene 0,1 gramos de grasas y poco más de 2 gramos de fibra por cada 100 gramos de patatas.

En cuanto a otros nutrientes, tenemos vitaminas del grupo B tan importantes como la B1, B2, B3, B6 y B9 que es el ácido fólico tan importante para la gestación de un bebé. También tenemos vitamina C, K y E. Por otro lado, están los minerales donde vemos potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, hierro, zinc, manganeso y cobre.

Dos patatas pequeñas asadas y rellenas de mantequilla

¿Cuántas patatas se pueden comer al día?

Ya hemos dicho en varias ocasiones que todo en exceso es malo, por eso hoy queremos analizar la cantidad máxima de patatas en un día, aparte de dar algunas ideas para salir del bucle de papas fritas, bravas, asadas o en tortilla.

Para empezar, según los expertos, las patatas fritas no deberían ser consumidas con mucha asiduidad, es más, incitan a eliminarlas de la dieta por la cantidad de azúcares y grasas que aportan. Por otro lado, cuando se habla de patatas asadas, cocidas, al microondas, en la freidora de aire, en purés, etc. se recomienda una patata mediana por persona como máximo en un día o dos pequeñas.

Las patatas grandes es mejor dejarlas para los guisos o tortillas y purés, donde nos facilitan el trabajo de crear la receta, ya que suelen ser comidas donde luego sobra una o dos raciones y lo guardamos en un tupper para el día siguiente.

Algunas ideas donde podemos emplear las papas son: papas a la riojana, papas a lo pobre, papas rellenas de picante, patatas asadas en el microondas, papas con bechamel, revuelto de patatas, ensalada de papas, lasaña siendo las patatas la capa de masa de lasaña, etc.

Principales beneficios de las patatas

Hemos llegado hasta aquí y ya sabemos cómo llegaron las papas a nuestro país, qué nutrientes nos aportan, la cantidad máxima recomendada por persona adulta y día, otras formas de cocinarlas para huir de las frituras y ahora vamos a entender por qué son tan importantes en la dieta.

Fortalece el sistema inmunológico

Las papas en general contienen unas sustancias llamadas quercitina, antocianinas, carotenoides, ácido clorogénico y ácidos cafeicos que colaboran mano a mano con el sistema inmunológico.

La acción de esas sustancias combinada con todos los nutrientes que se consiguen si llevamos una dieta variada, crean un cóctel perfecto para que nuestro organismo sea capaz de luchar contra todos los microorganismos, virus y bacterias que penetran al interior de nuestro cuerpo.

No nos olvidemos de la acción de la vitamina C con respecto al sistema inmune. Es por esto por lo que siempre hacemos hincapié en llevar una dieta variada y alejada de los ultraprocesados, azúcares, grasas trans, etc.

Regulan el azúcar en sangres (con truco)

Sí, sabemos que nates hemos dicho que las patatas fritas no son muy recomendables porque aumentan el azúcar en sangre aparte de las grasas que ya suponen de por sí ese tipo de comidas. Pero aquí hay un truco, y es que las papas asadas y enfriadas durante horas sí son buenas porque no aumentan el azúcar en sangre, sino que ayudan a controlar los niveles de glucemia favoreciendo la sensibilidad a la insulina.

Asimismo, las patatas frías también ayudan a reducir las concentraciones de colesterol y triglicéridos de las venas y arterias. Por último, esta comida tiene una peculiaridad importante y es que estimula el uso de la grasa corporal como si fuese energía y también sacia hasta el triple que el pan.

Una bandeja con patatas asadas y espárragos verdes

Buenas para los problemas gastrointestinales

Cuando tenemos problemas gastrointestinales lo último que escuchamos es que las patatas nos ayudan, pero aquí también hay truco… Las patatas asadas, sin sal, ni aceite, las hervidas o al vapor también sin especias ni aceite, son soluciones eficaces cuando te sufre problemas gastrointestinales, gastritis y fiebre.

Esto se debe a que se considera un alimento con propiedades antinflamatorias capaz de aliviar las molestias digestivas y gastrointestinales, sobre todo las que derivan de un estado de estrés y ansiedad.

Protegen frente a enfermedades

Las papas son una fuente de nutrientes interesantes entre los que encontramos antioxidantes. Algunos compuestos importantes son las kukoaminas que tiene un efecto de bienestar en la presión arterial.

Asimismo, se sabe que este alimento cuenta con 60 sustancias entre las que se han encontrado compuestos fenólicos muy similares a los que tienen los brócolis, las coles, las espinacas y demás. Esto se traduce en que los beneficios cardiosaludables se repiten también con las patatas por lo que nos protegen frente a problemas del corazón, enfermedades respiratorias e incluso algunos tipos de cánceres.

Quienes no se deben comer patatas

Siempre hacemos hincapié en comer solo alimentos maduros y bien cocinados, pues una de las principales contraindicaciones de las patas es comerla cruda o poco madura, eso puede dar lugar a intoxicación.

Si somos pacientes con problemas renales, comer papas no es la mejor decisión. Por un lado, es una gran fuente de potasio, y eso es una buena noticia, pero no lo es para quienes tiene problemas y complicaciones renales, ya que puede desencadenar un efecto diurético creando un sobreesfuerzo del sistema renal.

Antes hemos dicho que la patata asada enfriada es buena, pero no nos confiemos, ya que un exceso de este alimento es perjudicial para los pacientes diabéticos.

¡Sé el primero en comentar!