Añade calabaza a tu dieta para estar más sano

La calabaza es muy sabrosa, tiene un toque suave, además, sus semillas o pipas son muy nutritivas. No encontramos ningún motivo por el que no la comemos a diario, y es que cuando terminemos de leer este texto querremos añadirla a nuestra dieta diaria o semanal sin poner excusa de ningún tipo. La calabaza nos ayuda a estar más sanos y acompaña a la perfección las dietas variadas y equilibradas, además, es apta para todos e incluso se pueden hacer multitud de platos con ella, más allá de la famosa crema de calabaza.

La importancia de tener una dieta variada y equilibrada no es por capricho, es porque es la única forma de nutrirnos adecuadamente y darle al cuerpo todas las vitaminas, minerales y aceites esenciales que no puede fabricar por sí mismo. Por eso, médicos, nutricionistas, dietistas y expertos en alimentación y salud, llevan toda la vida incitándonos a comer de forma correcta.

Además, un alimento en concreto no es que tenga propiedades o beneficios para el organismo, sino que son las vitaminas y minerales quienes le dan esas propiedades beneficiosas al alimento.

Valores nutricionales

En base a la información nutricional de un alimento es cómo se calcula la cantidad diaria recomendada. En este caso, la calabaza tiene uno valores nutricionales muy equilibrados y entendemos por qué es tan buena agregarla a nuestra dieta diaria.

Una verdura sin grasa, sin colesterol y sin proteínas. Esta tabla nutricional empieza fuerte, y es que lo verdaderamente interesante llega ahora. Las calabazas tienen 20 kilocalorías por cada 100 gramos de producto, 4,9 gramos de carbohidratos, 2 gramos de azúcar, 1,1 gramo de fibra y casi el 94% de una calabaza es agua.

Sus valores nutricionales no se quedan ahí, sino 100 gramos de calabaza cuentan con varias vitaminas y minerales. De hecho, si comemos 100 gramos estaremos obteniendo casi el 200% de la vitamina A que el organismo necesita en un día, el 8% de vitamina C y el 2% de ácido fólico (vitamina B9).

En cuanto a los minerales, 100 gramos de calabaza nos aportan 15 mg de calcio, 230 mg de potasio, 9 mg de magnesio, 30 mg de fósforo y 1 mg de sodio. Cantidades equilibradas que se pueden compensar fácilmente si tenemos una dieta variada y equilibrada.

Cómo añadirla a la dieta y cantidad máxima

Muchas veces nos acostumbramos a comer un alimento y nos da miedo salir de esa receta y experimentar más allá de lo que hemos aprendido. Algo así puede suceder con la calabaza, y es que creemos que solo se puede comer en cremas, mermeladas, rellenos de bollería casera y poco más. Estamos muy equivocados, ya que este alimento puede usarse en revueltos de verdura, al horno, en ensaladas, en hamburguesas, con arroz, con carnes, con legumbres, para hacer salsas, calabaza frita, etc.

Todas esas ideas están exquisitas, pero como hemos visto en los valores nutricionales, si comemos 100 gramos de calabaza en un día tendremos un exceso de vitamina A en nuestro organismo y eso puede dar lugar a efectos adversos como dolor de cabeza, pérdida de cabello, labios agrietados, piel seca, huesos débiles, etc.

Es por esto por lo que recomendamos tomar tanta cantidad, pero sí unos 50 u 80 gramos si se convierte en un plato principal. Por un día que comamos más de 100 gramos no pasa nada, pero si nos estamos excediendo constantemente, es cuando aparecen los efectos adversos.

Una caja de calabazas

Beneficios de comer calabaza a diario

Antes hemos dicho que los beneficios de la calabaza y de todos los alimentos venían dados por las cantidades de nutrientes, y más concretamente, por las vitaminas y minerales. En el caso de la calabaza no iba a haber una excepción así que vamos a repasar las propiedades y beneficios de esta verdura para nuestro organismo.

Perfecta para adelgazar

Si estamos siguiendo una dieta para bajar de peso, muy seguramente entre los alimentos que sí podemos comer está la calabaza. Esto se debe a su alto contenido en agua y sus buenos niveles de fibra, lo primero hidrata el cuerpo y da sensación de saciedad y lo segundo nos ayuda a regular el tránsito, así como a reducir el azúcar en sangre y reduce las probabilidades de sufrir cáncer de colon.

Un todo en uno que nos va a ayudar en nuestro día a día. Además, aunque no estemos inmersos en una dieta para perder peso, también podemos comerla y aprovechar los beneficios que nos aportan los valores nutricionales de la calabaza.

Cardiosaludable

Decimos que es cardiosaludable porque losa buenos niveles de potasio, unidos a la fibra y a la vitamina C, nos dan como resultado una presión arterial estable. Además, el potasio es muy importante para quienes sufren hipertensión, ya que, junto al esfuerzo de reducir la sal de la dieta, se pueden mejorar los problemas cardíacos.

No se trata de un milagro, pero sí que hay que tener una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables si no queremos poner en riesgo nuestra vida ni preocupar a quienes nos rodean, como son nuestros amigos y familiares.

Refuerza el sistema inmunológico

El sistema inmune es una barrera invisible que nos ayuda a seguir con vida a pesar de estar rodeados de infecciones, virus, bacterias, etc. De ahí que sea de vital importancia que lo cuidemos y lo ayudemos a estar siempre en plena forma.

La vitamina C y los betacarotenos de la calabaza se alían para ayudar a nuestro sistema inmune, de ahí que haya tantas recetas con calabazas que se preparan en invierno. Junto a todo eso, está la vitamina A que ayuda en la creación de glóbulos blancos y ayudan a combatir las infecciones y otros peligros a los que nos exponemos cada minuto de nuestra vida.

Protege la salud ocular

La salud de nuestros ojos es muy delicada y ya no solo hablamos de usar gafas de sol, ni rascarnos los ojos, ni usar un brillo muy alto en las pantallas. Nos referimos a la salud interna y a cuidar a toda esa cadena de elementos que hacen que nuestros ojos funcionen.

La calabaza es capaz de ayudar a la retina a absorber la luz y a procesarla, asimismo, nos protegen frente a las cataratas y a la degeneración macular. Todo esto se consigue gracias a las vitaminas A, C y E, así como a la luteína y a la zeaxantina.

Contraindicaciones de la calabaza

Las únicas contraindicaciones que tiene este alimento, son las obvias y las que hacen referencia a las personas alérgicas. Aparte de ese detalle, es mejor no excederse en su consumo porque podría causar diarreas, sobre todo si consumimos muchas de sus semillas.

Como vemos, la calabaza es una verdura muy versátil y muy segura, así que podemos comerla siempre que queramos. Recomendamos la mermelada de calabaza para hacer rellenos de bollería casera, para untar en palmeritas o para hacer canapés donde mezclemos lo dulce con lo salado. Si hacemos esto último, podemos asegurar que seremos los mejores anfitriones.

¡Sé el primero en comentar!