La berza, una verdura esencial en nuestro día a día

El mercado está lleno de frutas y verduras a las que no les damos una oportunidad, o bien porque no las sabemos cocinar o preparar, porque nunca nos hemos interesado por ellas o porque igual no sabemos ni que existe. Es el caso de la berza, una fuente inmejorable de vitaminas y minerales esenciales que deberíamos comer todos los días o, al menos, muchas veces por semana.

La protagonista de hoy es la berza, una verdura de hojas verdes repleta de beneficios para nuestro organismo y eso es gracias a la multitud de vitaminas y minerales que incluye entre sus valores nutricionales.

La berza suena a plato de cuchara que se prepara en pleno invierno y que es típico de la provincia de Cádiz, concretamente de Jerez de la Frontera, aunque con el paso de los años y las diferentes generaciones que lo han probado, esa receta ya ha viajado por todo el mundo, seguramente. Pero ese plato lleva el nombre de su ingrediente principal que es la berza, una verdura de hoja verde oscuro con un tallo firme.

Valores nutricionales de la berza

Estas hojas verdes tienen unos valores nutricionales muy buenos y por eso queríamos contar todo lo que sabemos sobre la berza. Para empezar, 100 gramos de esta verdura tienen solo 32 kilocalorías, unos 5,4 gramos de carbohidratos, nada de azúcar, nada de grasas ni colesterol, 4 gramos de fibra, poco más de 3 gramos de proteínas y casi el 90% de una hoja de berza es agua.

Aparte de esos valores nutricionales, existen otros que son bastante más importantes y mediante los cuales se consiguen todas las propiedades y beneficios de la berza. Nos referimos a las vitaminas y a los minerales. La berza tiene bastantes vitaminas y muchas de ellas superan con creces las cantidades diarias recomendadas.

Es el caso de la vitamina A que con solo 100 gramos de berza obtenemos 5.019 IU lo que supone el 167% de la cantidad diaria recomendada. Luego, de la vitamina C conseguimos casi el 60% de la ingesta diaria recomendada, de vitamina E el 15%, de la vitamina K el 546% y del ácido fólico o B9 el 32%.

En lo que respecta a los minerales, la berza no se queda atrás, y es que solo 100 gramos de esta verdura nos dan 232 mg de calcio, 213 mg de potasio, 27 mg de magnesio, 25 mg de fósforo, 1,3 microgramos de selenio y 12 mg de sodio.

Cómo agregarla a la dieta y cantidad máxima

Dada la gran cantidad de vitamina A que aportan 100 gramos de berza, los expertos no recomiendan consumir más de esos gramos. Es más, si nuestra dieta es variada y donde principalmente hay frutas y verduras, se recomienda bajar la cantidad a los 75 gramos de berza como máximo en un día. De lo contrario, sería demasiada fibra para el organismo y un exceso de vitaminas y minerales, y eso tampoco es bueno.

Si no sabemos cómo agregar la berza a nuestra dieta, vamos a dar algunas ideas más o menos originales para no hacer siempre lo mismo como un revuelto con champiñones, cremas de verduras, relleno de croquetas o empanadas, a modo de wrap, gratinadas al horno, comerlas crudas en un mix de hojas verdes, etc.

Hojas de berza frescas

Beneficios de la berza

Ya conocemos los valores nutricionales de la berza y en base a ellos vamos a explicar sus principales beneficios y propiedades. Con solo 75 gramos de berza al día podemos lograr importantes mejoras en nuestra salud diaria, es para plantearse seriamente darle una oportunidad a esta verdura.

Propiedades antinflamatorias, antioxidantes y depurativas

Un pequeño puñado de berza al día puede aliviar la inflamación que producen ciertas enfermedades y eso es gracias a la vitamina K. Los resultados se empiezan a notar al cabo de varias semanas de tomar diariamente berza. Para tener mejores resultados, se recomienda beber también el agua donde fueron cocidas las hojas de la berza.

Esta verdura es 100% natural y nos ayuda a desintoxicar y depurar nuestro organismo desde el primer momento que la agregamos a nuestro plato. Notaremos que vamos más veces al baño, pero esto debe compensarse con beber más líquido.

Las propiedades antioxidantes son conocidas en el mundo entero y nos ayudan a luchar contra los radicales libres y a retrasar el envejecimiento de la piel además de promover un sistema inmune más reforzado.

Cardio saludable

Cuando decimos que un alimento es cardiosaludable, nos referimos a que nos ayuda a reducir las enfermedades cardiovasculares. Esto es, en parte, gracias a los antioxidantes se reduce el colesterol malo que es la causa de muchas afecciones cardiovasculares.

Para aumentar los beneficios cardiovasculares, debemos tomar muchos ácidos grasos omega 3 y 6, hacer deporte y tener buenos hábitos de vida. Esto implica dejar de lado los aceites refinados, las grasas, reducir la sal y el azúcar, etc. Todo esto reducirá significativamente el riesgo de sufrir cardiopatías, arterosclerosis, infartos, etc.

Buena para los huevos y el cerebro

Hemos dicho en el apartado de valores nutricionales que la berza tiene calcio, magnesio y potasio, todo esto hace que beneficie a la salud ósea protegiendo los huesos y retrasando la osteoporosis. Repetimos lo mismo, comer berza no es un milagro, sino que debe ser un trabajo en equipo donde también hay deporte y dieta variada y saludable.

Gracias al yodo y a la vitamina K, esta verdura contribuye a conservar la actividad cerebral y la concentración. Por lo que, si estamos en época de exámenes o con mucho trabajo por delante, almorzar berza podría a ayudarnos, pero los resultados no son inmediatos, sino que necesitamos comer esta verdura varias semanas para empezar a notar mejoría.

Antiacné y anticaída del cabello

Esta verdura de hojas verdes es muy reputada en cosmética natural por su alto contenido en azufre y silicio, y eso se resume en un combate eficaz contra el acné. Aparte es esencial para elaborar la queratina, así como el propio pelo, las uñas y la piel.

Por si se quedara ahí la cosa, ayuda también a purificar la sangre y a limpiar de toxinas el cuerpo, lo que mejora el aspecto de nuestro cabello y piel en general.

Contraindicaciones de esta verdura

La berza ya hemos visto algunas de sus contraindicaciones y nos referimos a la vitamina A, ya que si tomamos un exceso de esta vitamina empezaremos a sentir dolores de cabeza, debilidad, tendremos labios agrietados, piel seca, huesos débiles, el pelo se caerá, concentraciones de calcio en la sangre, etc.

Si tenemos problemas de tiroides, la berza no se recomienda. Si tenemos problemas renales, tampoco es buena idea comer berza, a menos que un médico diga lo contrario y sí la recomiende.

Si tenemos alguna anomalía y hay dudas con algún alimento, lo mejor es consultar con un especialista en nutrición o directamente con el médico que lleva nuestro caso.

¡Sé el primero en comentar!