¿Sabías que el apio era tan nutritivo?

¿Sabías que el apio era tan nutritivo?

Sofía Pacheco

Sí, sí, el apio. Una verdura que nunca se tiene en cuenta, pero que es muy nutritiva y guarda un secreto que resuena en la cabeza como una leyenda urbana. El apio nos ayuda a realizar la digestión hasta el punto en el que evita la hinchazón abdominal, solo con eso, ya se merece nuestros respetos. E incluso tiene efectos sedantes y nos ayuda a perder peso. Es todo un descubrimiento.

El apio es una hortaliza de los más sana, además nos ayuda a perder peso, y ya explicaremos más adelante cómo lo consigue y que es eso de las calorías negativas. Pero antes echaremos un ojo a los valores nutricionales del apio y sabremos cual es la cantidad máxima que se puede comer en un día, para terminar, sabiendo qué nos aporta el apio y si tiene o no contraindicaciones.

Siempre hacemos hincapié en llevar una dieta variada donde hay gran variedad de frutas, verduras, legumbres, semillas, lácteos, y vayamos reduciendo la ingesta de carnes, ultraprocesados industriales, zumos a base de concentrado, azúcares, harinas refinadas, aceites de baja calidad, etc. Y lo decimos precisamente para que no nos falte ningún nutriente, por eso hoy nuestro protagonista es un apio, igual que el que sostenía el Pokémon Farfecht’d.

Valores nutricionales del apio

El apio está rodeado de varias leyendas urbanas y hay una que dice que se gasta más energía masticando y haciendo la digestión que lo que aporta en sí este alimento. Eso se debe a las calorías negativas, no es que la cifra esté en negativo, realmente tiene 16 kilocalorías cada 100 gramos de apio, lo que pasa es que su índice calórico es tan bajo que al final gastamos más de lo que nos aporta.

Tenemos también 3 gramos de carbohidratos, 1,34 gramos de azúcares, nada de proteínas ni de grasas, 1,6 gramos de fibra y casi el 96% de un apio es agua.

Aparte de estos valores nutricionales, tenemos otros nutrientes esenciales como son las vitaminas y los minerales. En concreto, por cada 100 gramos de apio tenemos 449 UI de vitamina A, 3,1 mg de vitamina C, 29,3mg de vitamina K, 36 mg de vitamina B9 (ácido fólico).

Con respecto a los minerales, tenemos 40 mg de calcio, 260 mg de potasio, 11 mg de magnesio, 24 mg de fósforo y 80 mg de sodio, todo p0r cada 100 gramos de apio.

Un ramo de apio junto a otros productos de supermercado

¿Cómo agregarlo a nuestra dieta?

Puede ser que, a priori, nos resulte difícil añadir el apio a nuestra dieta diaria, pero de verdad que no lo es. El apio va más allá de ser una verdura extraña dentro del puchero o ser una de las verduras que usamos para el crudites.

El apio es muy barato y cuando le cojamos cariño, lo querremos comer a diario, y más cuando sepamos todos los beneficios que tiene para el organismo, aparte de tener calorías negativas.

Por ejemplo, podemos crear sopas, cremas con apio, ensaladas, batidos saludables, salteado de verduras, salsas para carnes o pescados, gratinarlo al horno, base para lasañas veganas, sofrito, vichissoise de apio, relleno para empanadillas, apio empanado con queso, etc.

Todo está delicioso y ya se nos hace la boca agua… Pero hay algo que pocas veces tenemos en cuanta, y más cuando es un alimento que nos gusta mucho y «no podemos parar de comer».

Sabemos que todos los alimentos tienen un aserie de nutrientes, pues bien, un exceso de vitaminas y/o minerales puede provocar ciertos efectos adversos por eso no es bueno abusar de las cantidades y con el apio pasa igual. Por eso no se recomienda comer más de 3 apios al día.

Principales beneficios del apio en nuestro día a día

Ya sabemos multitud de cosas sobre el apio que hace 5 minutos desconocíamos por completo. Ahora solo nos falta saber por qué es tan bueno comer apio y como beneficia a nuestro organismo cada rama de esta verdura. Seguro que a partir de ahora vamos a mirar a los apios con otros ojos.

Efecto diurético y cadiosaludable

Antes hemos visto que esta verdura tiene contenido en sodio, potasio y además un aceite esencial llamado apiol. Este trío logra un poder diurético excelente estimulando la eliminación del ácido úrico del organismo. Asimismo, ayuda a eliminar los cálculos de los riñones o la vesícula en caso de que los hubiese.

Con respecto al corazón, es una verdura cardiosaludable porque ayuda a prevenir la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. Todo esto es gracias a un compuesto llamado apigenina, por eso es tan recomendable en dietas de pacientes hipertensos.

Mejora la digestión y ayuda a bajar de peso

Si tendemos a tener digestiones revoltosas, es hora de probar a comer un apio crudo o cocido en cada comida, veremos los cambios en ese mismo instante. Eso se debe a que esta verdura tiene fibra soluble y casi el 96% de ella es agua, por lo que hace fluir el proceso digestivo sobre todo el tránsito intestinal.

De esta forma diremos adiós a los gases, la hinchazón, el estreñimiento, y otras molestias. Además, estas propiedades reducen la acidez estomacal y la secreción gástrica, por eso beneficia tanto al sistema digestivo.

Su alto contenido en agua hace que el estómago se sacie antes, por lo que se recomienda en dietas de adelgazamiento. Eso y lo que hemos explicado antes de las calorías negativas. Además, si lo comemos crudo, mejoran estos beneficios porque promueve la masticación lenta.

El apio es bueno para perder peso

Regula la menstruación

El apio tiene vitamina C y ácido fólico, dos nutrientes esenciales para regular la menstruación y también para aliviar los síntomas que causa la menopausia. Lo que se consigue es normalizar y regular el ritmo de la menstruación llevándola a un punto medio, es decir, la reduce si menstruamos mucho y la mejora si es escasa.

Recordemos que, si tenemos algún tipo de anomalía en el ciclo, lo mejor es consultar con un especialista y hacernos un chequeo para comenzar el tratamiento y que todo siga su curso natural.

Sedante suave natural

Si tenemos problemas de insomnio o épocas en las que nos cuesta mucho dormir, ahora ya sabemos que los apios tienen efectos sedantes, aunque MUY leves y lo que consiguen es regular el sistema nervioso y ayudar a conciliar el sueño.

Existen infinidad de remedios caseros con apio, por ejemplo, té de apio, crema calentita, sopa, zumo de apio con miel, tomar dos ramitas crudas como postre, etc. Seguramente que poco a poco notaremos como nos sentimos más relajados y empezamos a tener sueño, pero debemos de allanar el camino y relajarnos en silencio o con música en la cama.

Contraindicaciones por comer apios

Como todo en esta vida, hay contraindicaciones o efectos adversos de casi todo lo que comemos y bebemos, así que esta verdura no iba a ser menos. Podemos estar tranquilos no se trata de algo tóxico, obviamente, solo que hay una serie de circunstancias donde no se recomienda consumir esta verdura bajo ningún concepto.

Esta verdura tiene efecto emenagogo y estimula el flujo de sangre en la zona del útero, por eso es tan bueno para la menstruación, pero no para cuando estamos embarazadas. Podría haber riesgo de aborto.

Las propiedades diuréticas son maravillosas, hasta ahí todo perfecto, pero no se aconseja si tenemos patologías renales. Además, las propiedades diuréticas hacen que se reduzcan las reservas de potasio del organismo, por lo que habría que compensarlo.