Estas son las mejores vitaminas para tu pelo

Nuestro pelo, al igual que nuestra piel, no se cuida solo, sino que necesita ser hidratado y cuidado desde dentro y por fuera para reducir al máximo los estragos de la contaminación, la humedad, el clima, el Sol, el estrés, los cambios hormonales, etc. Es por esto por lo que vamos a identificar las mejores vitaminas para fortalecer el pelo.

Todos y todas queremos tener un pelazo (como dice La Vecina Rubia), pero son pocos quienes se atreven a invertir en eso. Aparte de usar un buen champú sin parabenos ni químicos, hacer un uso correcto de los acondicionadores y las mascarillas, así como del secador, y los aceites esenciales, también podemos suplementarnos para gozar de un pelazo en pocas semanas.

Importancia de las vitaminas

Las vitaminas para fortalecer el pelo son importantes porque nos aportan esa ayuda extra que muchas veces nos falta y no sabemos cómo obtenerla. El mercado está lleno de suplementos de vitaminas, tanto individuales como la vitamina C, el ácido fólico (B9) o la famosa vitamina B12, como complejos vitamínicos donde se incluyen hasta minerales en algunas ocasiones.

Por normal general una dieta equilibrada y variada rica en vegetales de hojas verdes, hortalizas, legumbres, frutas, semillas, y algo de carne como pavo, pollo, salmón, atún, suele ser suficiente para estar completos en lo que respecta a vitaminas, proteínas y minerales. (Se pueden obtener los mismos resultados, e incluso mejores, en dietas veganas y basadas en vegetales)

La suplementación no la recomendamos a menos que sea un especialista, después de evaluarnos detenidamente, el que nos recomiende un completo vitamínico o un suplemento de una vitamina concreta.

Mejores vitaminas para fortalecer el pelo

Cuando se trata del pelo, hay muchos factores que intervienen, siendo uno de ellos la herencia genética. Es decir, tener pelo fino, grueso, poca cantidad, mucha, el color, e incluso si tenemos cuero cabelludo graso o no. Pero todo se puede mejorar gracias a las vitaminas que vamos a indicar a continuación:

Una chica joven con el pelo suelto

Vitamina A

Mucho cuidado con esta vitamina. Es buena, pero no es apta para todo el mundo, y mucho menos para quienes tengan el pelo graso o alguna afección en el cuero cabelludo relacionada con el sebo.

La vitamina A es usada por nuestras células para producir sebo y mantener hidratado el cuero cabelludo. En el caso en el que haya un déficit de vitamina A en el organismo, el pelo dejará de crecer y estará más seco y quebradizo.

El organismo necesita entorno a 700 mcg de vitamina A al día, pero la cantidad de suplementación nos la debe indicar un médico especialista, de lo contrario podremos sufrir alteraciones y efectos secundarios.

Vitamina del grupo B

Entre las vitaminas para fortalecer el pelo están las del grupo B y dentro tenemos la B3, B6, B7 y B12, como las principales.

Con respeto a las vitaminas del grupo B hay una en concreto que, seguro que nos suena y es la biotina, también conocida como vitamina H o B7. La deficiencia de biotina está asociada a la caída del pelo por lo que tomarla favorece el crecimiento del pelo, la piel, las uñas y ayuda al organismo a metabolizar las grasas y los carbohidratos.

Otra vitamina clave es la B3 y es esencial para nutrir el cuero cabelludo, por lo que es considerada una ayuda eficaz si queremos que nos crezca el pelo.

Vitamina C

Esta vitamina es perfecta para todo el organismo debido a su alto contenido en antioxidantes, pero centrándonos en el tema pelo, la vitamina C nos ayuda a mantener nuestro color natural y evita la caída. Otra función esencial de la vitamina C para el pelo es que favorece la circulación sanguínea por lo que mejora la salud del cuero cabelludo y del pelo en general.

Lo que necesita el cuerpo humano son unos 80 mg de vitamina C con un máximo de 2000 mg, pero la cantidad exacta de suplementación nos la debe indicar un médico, ya que los efectos secundarios a los que nos enfrentamos no son poco ni tampoco débiles.

Vitamina E

Muy importante, porque nos ayuda a oxigenar la sangre y mejora la circulación sanguínea en la zona del cuero cabelludo. La unión de estas dos características favorece el crecimiento del pelo.

La vitamina E en exceso puede desembocar en intoxicación, así que mejor no pasarse de los 15 mg diarios que es la cantidad máxima. Si tenemos una dieta bien balanceada, no deberíamos suplementarnos, pero si lo hacemos que sea con prescripción médica y sin excedernos.

Vitamina D

Sí, esa que ayuda a la absorción del calcio y de la que mejor no pasarme más de 15 mcg, o podremos sufrir algunos de los efectos secundarios que dejamos al final de este texto.

La vitamina D es beneficiosa para el pelo porque es la encargada de hacer crecer el pelo, asegura su buena salud (brillo, suavidad, más moldeable, etc.) y mejora significativamente su aspecto visual. Además, la vitamina D, tal y como ya hemos dicho, tiende una mano al organismo para ayudar a absorber otros nutrientes como el calcio que es clave para los huesos dientes y los folículos del pelo.

Un hombre joven con entradas que toma vitamina para fortalecer el pelo

¿Las vitaminas pueden prevenir la caída?

Como en casi todo lo que sucede en el organismo, ha de ser un trabajo en equipo, es decir, que no solo entran en juego las vitaminas, sino también algunos minerales como el hierro, el cobre, zinc y el magnesio.

Esto, unido a una dieta equilibrada y variada, usar los productos adecuados, no hacer un uso excesivo de secadores, planchas y otros elementos que irritan el cuero cabelludo y dañan la fibra capilar e intentar moderar el uso de tintes y tratamientos abrasivos, hará que la salud de nuestro pelo sea mucho mejor evitando así la caída del cabello.

Lo más recomendable es que sea un profesional el que nos recomiende el suplemento, en lugar de automedicarnos nosotros mismos. Los excesos de vitaminas y minerales tienen efectos secundarios muy poco agradables.

También es importante conocer los factores genéticos, es decir, si tenemos altas probabilidades de pérdida de cabello a lo largo de los años o no.

Si notamos que la caída de pelo es abundante y no hay motivo aparente, deberíamos ir a un dermatólogo para que nos examinen el cuero cabelludo, o ir a un centro capilar especializado en tratamientos anticaída. Debemos decir que esos centros no hacen milagros, sino que se basan en los datos y en los análisis de nuestro pelo y cuero cabelludo, ahí el que manda es el ADN.

Contraindicaciones de los suplementos vitamínicos

Si llevamos una dieta variada y bien completa, los suplementos de vitaminas para fortalecer el pelo, o con cualquier otra excusa, pueden convertirse en un arma de doble filo. Al hacer una ingesta variada y balanceada de frutas, verduras, hortalizas, semillas y demás, estamos alimentando a nuestro cuerpo con todo lo que necesita para funcionar adecuadamente en su día a día.

Por lo tanto, si suplementamos, estamos creando un exceso de vitaminas y minerales y creando descompensaciones que pueden hacérnoslo pasar muy mal.

Por ejemplo, algunos de los efectos secundarios son: acidez estomacal, diarreas, vómitos, mareos, náuseas, somnolencia, insomnio, hinchazón abdominal, dolores de cabeza, enrojecimiento de la piel, aumento de las concentraciones de calcio en sangre, huesos debilitados, piel seca, labios agrietados, hipertensión intracraneal idiopática, debilidad muscular, riesgo de toxicidad en el hígado (vitamina E, B3 y D), coágulos de sangre, visión borrosa, problemas de riñón, cálculos de calcio, dolores en huesos, etc.