¿Qué son los supresores de apetito?

¿Qué son los supresores de apetito?

Carol Álvarez

Los supresores del apetito son medicamentos que actúan sobre el cerebro para engañarlo y hacerle creer que no tiene hambre. Actúan principalmente sobre los transmisores neuroquímicos del sistema nervioso central para reducir el apetito y el hambre. De esta forma se disminuye la ingesta de alimentos.

Se pueden usar supresores del apetito recetados además de una dieta saludable y una mayor actividad física para lograr y mantener una pérdida de peso significativa. Pero aunque algunos están destinados a un uso a corto plazo, otros pueden usarse a largo plazo. Además de los medicamentos recetados, existen supresores de apetito «naturales» que pretenden ayudar a suprimir el apetito y a perder peso.

¿Cómo funcionan?

El término supresor del apetito se refiere a un medicamento recetado que nos ayuda a sentir menos hambre para que comamos menos cantidad y se pierda peso. Pero algunos fabricantes de pastillas dietéticas a base de hierbas y naturales también usan el término para describir productos a base de plantas que tienen como objetivo frenar el hambre. De media, las personas que combinan supresores del apetito recetados con cambios saludables en el estilo de vida (una dieta nutritiva y ejercicio) pierden del 3% al 9% de su peso inicial en 12 meses.

Es posible que veamos anuncios de supresores del apetito en revistas u online. Aunque los supresores del apetito pueden ayudar a algunas personas a perder peso, es posible que no funcionen para todos. Hay muchas razones por las que las personas mantienen o aumentan de peso, y la cantidad de alimentos que ingiere es solo un factor.

Los supresores del apetito no se dirigen a la alimentación emocional, la alimentación sin sentido o el comportamiento sedentario, todos los cuales también se asocian comúnmente con el exceso de peso y la obesidad. Estos funcionan de varias formas: algunos hacen que nos sintamos menos hambrientos o llenos antes, mientras que otros dificultan que el cuerpo absorba la grasa de la dieta. Sin embargo, ni los supresores del apetito recetados ni los naturales son un reemplazo de ciertos cambios en el estilo de vida para lograr la pérdida de peso.

Además, antes de comenzar con cualquier supresor del apetito, debemos analizar con un médico cualquier diagnóstico médico subyacente, emergencias médicas previas, medicamentos actuales y preocupaciones generales que podrían interferir con el supresor. Algunos supresores del apetito recetados advierten de su uso entre personas con enfermedades cardíacas, presión arterial alta o incontrolada, glaucoma, antecedentes de trastornos alimentarios o hipertiroidismo.

Efectos secundarios

Los suplementos para bajar de peso no son para todos, así que se recomienda hablar con un médico. Es posible que nos animen a probar otras cosas, como hacer cambios en la dieta, ejercicio y hábitos de sueño. También pueden sugerir manejar cualquier problema emocional antes de probar un supresor del apetito. Pero si los cambios en el estilo de vida no han funcionado, entonces un supresor del apetito podría estar bien.

Al igual que con cualquier medicamento, los supresores del apetito a veces causan efectos secundarios, que pueden incluir:

  • Mareo
  • Insomnio
  • Nerviosismo
  • Sequedad en la boca
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Problemas digestivos como náuseas, estreñimiento, diarrea y dolor de estómago

Los efectos secundarios suelen ser leves, aunque no siempre, y algunos expertos creen que los riesgos no valen la pena. Un supresor del apetito, la liraglutida, ha causado cáncer de tiroides en estudios realizados en animales, aunque no se sabe si causa esa enfermedad en las personas. En raras ocasiones, los supresores del apetito causan daño hepático. Deberíamos llamar al médico si notamos signos de enfermedad hepática, como ictericia (piel u ojos amarillentos).

Si nos decidimos a probar un supresor del apetito, lo aconsejable es hablar a un médico si tenemos algún efecto secundario.

yerba mate como supresor del apetito

Supresores de apetito naturales

Algunos productos están disponibles online y en tiendas naturistas o farmacias que afirman ser supresores naturales del apetito. La fibra, por ejemplo, ayuda a sentirnos satisfechos durante más tiempo después de comer. Por esta razón, algunos fabricantes de suplementos de fibra lo denominan supresor natural del apetito.

Si estamos considerando comprar un producto a base de hierbas para controlar el apetito, se recomienda asegurarnos de reunir todos los datos antes de comprarlo. Es posible que incluso quieras hablar con un médico o farmacéutico antes de comprar uno. Algunos productos son costosos y es posible que no sean tan efectivos como prometen.

Los siguientes son algunos de los supresores naturales del apetito más populares.

Fenogreco

La alholva es una hierba mediterránea con semillas que huelen y saben a jarabe de arce. Las semillas y los extractos molidos se utilizan en la cocina, mezclas de especias, medicinas y productos cosméticos.

La fibra puede actuar como un supresor natural del apetito al prolongar la saciedad, y las semillas de fenogreco son ricas en fibra. Un estudio también encontró que beber té de fenogreco en comparación con un placebo provocaba una mayor sensación de saciedad en las mujeres con sobrepeso.

La alholva se considera segura en cantidades que normalmente se encuentran en los alimentos, pero se desconoce su seguridad en grandes dosis. Existen algunos efectos secundarios potenciales, como diarrea, náuseas y síntomas del tracto digestivo. La alholva también puede causar reacciones alérgicas en algunas personas. En casos muy raros, el fenogreco puede causar mareos y dolores de cabeza. Las personas que lo toman solo y en combinación con otras hierbas han informado algunos casos de toxicidad hepática.

Glucomanano

Extraído de la raíz de la planta konjac, el glucomanano está lleno de fibra soluble. Se dice que ayuda a aumentar la saciedad y prolonga el tiempo que tarda la comida en salir del estómago. Varios ensayos clínicos han evaluado el glucomanano, pero los efectos sobre la pérdida de peso han sido inconsistentes.

Tomar glucomanano no está exento de riesgos. A corto plazo, parece que solo tiene efectos secundarios menores, como eructos, hinchazón, heces blandas, malestar abdominal, gases, diarrea y estreñimiento. Sin embargo, no se sabe mucho sobre la seguridad a largo plazo del glucomanano.

Yerba mate

La yerba mate es una planta originaria de América del Sur y es conocida por sus propiedades energéticas. Los estudios en animales han demostrado que consumir yerba mate durante un período de 4 semanas disminuye significativamente la ingesta de alimentos y agua y ayudó a perder peso.

El GLP-1 es un compuesto generado en el intestino que regula el apetito, mientras que la leptina es la hormona encargada de señalar la plenitud. El aumento de los niveles conduce a menos hambre. Otros estudios también han demostrado que la yerba mate, en combinación con otros ingredientes, puede ayudar a reducir el hambre y el apetito.

La yerba mate parece ser segura y no produce efectos secundarios graves. Las dosis recomendadas son: beber 3 tazas de té(330 ml cada una) al día; o tomar de 1 a 1,5 gramos por día de polvo.

Ácido linoleico conjugado

El ácido linoleico conjugado (CLA) es un tipo de grasa trans que se encuentra naturalmente en algunos productos de origen animal graso. Curiosamente, tiene varios beneficios para la salud comprobados. Se ha demostrado que el CLA ayuda con la pérdida de peso al aumentar la quema de grasa, bloquear la producción de grasa y estimular la descomposición de la grasa.

Las investigaciones muestran que el CLA también aumenta la sensación de saciedad y disminuye el apetito. Además, parece ayudar a reducir la grasa corporal. Los estudios consideran que el CLA es seguro y no se han informado eventos adversos en dosis de hasta 6 gramos por día. Tan solo debe tomarse con las comidas.

café como supresores de apetito

Té verde y extracto de té verde

La cafeína y las catequinas son los dos componentes activos del té verde asociados con la pérdida de peso. Muchos estudios han buscado probar si el té verde y sus componentes producen una reducción del peso corporal, específicamente a través del aumento del gasto energético, la oxidación de grasas, la disminución de la absorción de grasas y la reducción de la lipogénesis.

Los estudios concluyen que podría haber un efecto moderado sobre la pérdida de peso, pero el efecto sería pequeño y no clínicamente relevante. No se han realizado estudios que investiguen directamente si el té verde o el extracto de té verde funcionan como supresores del apetito.

No obstante, existe evidencia de que el extracto de té verde puede causar daño hepático, particularmente cuando se toma con el estómago vacío.

Garcinia cambogia

Garcinia cambogia es un árbol frutal que se encuentra en Asia, África y las islas de la Polinesia. La corteza de la fruta del árbol contiene altos niveles de ácido hidroxicítrico (HCA). Se cree que el HCA suprime la ingesta de alimentos y reduce el aumento de peso.

Garcinia cambogia y HCA tienden a tener efectos secundarios leves, que incluyen dolor de cabeza, náuseas, problemas gastrointestinales y síntomas del tracto respiratorio superior. Sin embargo, se desconoce su seguridad a largo plazo. Algunas personas que tomaron suplementos que contenían garcinia cambogia tuvieron casos de toxicidad hepática, pero la garcinia cambogia no pudo estar directamente implicada ya que los suplementos contenían ingredientes adicionales.

Café

El café es una de las bebidas más consumidas en el mundo. Se sabe que el café y su alta concentración de cafeína tienen muchos beneficios para la salud. Los estudios sobre el café muestran que puede ayudar con la pérdida de peso al aumentar la quema de calorías y la descomposición de grasas.

Además, el café puede ayudar a disminuir el apetito, ayudando así a perder peso. Parece que la ingestión de cafeína entre 0,5 y 4 horas antes de una comida puede influir en el vaciado del estómago, las hormonas del apetito y la sensación de hambre. Además, beber café puede hacer que las personas sean menos propensas a comer más durante la siguiente comida y durante el día, en comparación con no beberlo.

La cafeína también podría ayudar a aumentar el metabolismo hasta en un 11% y aumentar la quema de grasa hasta en un 29% en personas delgadas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la ingesta de cafeína de 250 mg o más puede elevar la presión arterial en algunas personas.

¡Sé el primero en comentar!