¿Puedes tomar aspirina con aceite de pescado?

La aspirina tiene propiedades anticoagulantes similares a las que se encuentran en medicamentos llamados anticoagulantes, que retrasan la coagulación normal de la sangre. Los betabloqueantes son una clase de medicamentos comúnmente utilizados para tratar casos de presión arterial alta. ¿Qué pasaría si se mezclan?

El uso de aspirina o betabloqueantes puede dañar tu salud si se combina con aceite de pescado. El uso de aspirina con betabloqueantes también puede causar problemas. Busca el consejo de tu médico antes de tomar cualquiera de estos medicamentos. Incluso, se aconseja comentar con un médico especialista la combinación de la aspirina con otros medicamentos o suplementos vitamínicos. Es posible que se ponga en riesgo la absorción de algunos nutrientes y cause efectos poco positivos en la salud.

Los anticoagulantes logran sus efectos al reducir la «adherencia» de los componentes en tu sangre llamadas plaquetas, que normalmente se agrupan y forman coágulos beneficiosos que detienen el flujo sanguíneo cuando sangra. En personas con enfermedades del corazón, la formación de coágulos no deseados dentro de las arterias puede disminuir el flujo sanguíneo normal y aumentar en gran medida el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Los betabloqueadores logran efectos al bloquear las consecuencias de la hormona adrenalina en los receptores en su cuerpo llamados receptores beta; a su vez, la respuesta disminuida en estos receptores conduce a un menor estrés cardíaco y, en consecuencia, a una menor presión en los vasos sanguíneos.

Efectos al mezclarlas con aceite de pescado

El aceite de pescado contiene ingredientes activos llamados ácidos grasos Omega-3, que parecen disminuir moderadamente la presión arterial al ensanchar el interior de los vasos sanguíneos. Los Omega-3 también reducen la tendencia normal de coagulación de la sangre y, por sí solos, las dosis diarias de aceite de pescado en exceso de 3 gramos pueden aumentar el riesgo de hemorragia incontrolada.

En combinación con aspirina o cualquier anticoagulante, el uso de cualquier cantidad de aceite de pescado puede aumentar tus riesgos de sangrado. En combinación con los betabloqueantes o cualquier otro medicamento para la presión arterial alta, el uso de aceite de pescado puede reducir tu presión arterial demasiado y poner en peligro tu salud.

Los científicos han descubierto que la aspirina desencadena la producción de moléculas llamadas resolvinas, que ayudan a apagar o “resolver” la inflamación que puede causar enfermedades crónicas. Este hallazgo sugiere que esta fase de resolución tardía podría mostrar propiedades únicas para combatir la inflamación descontrolada.

Los investigadores confirmaron que el tratamiento con aspirina desencadenó la producción de una forma de resolvina D3 de acción más prolongada a través de una vía diferente. La aspirina es capaz de modificar una enzima inflamatoria para que deje de formar moléculas que propaguen la inflamación y, en su lugar, produzca moléculas de ácidos grasos omega-3, como la resolvina D3.

El cuerpo produce naturalmente las resolvinas a partir de los ácidos grasos omega-3, pero los investigadores descubrieron que la aspirina aumenta sus efectos antiinflamatorios. Se puede obtener el máximo beneficio para la salud con tan solo 81 miligramos de aspirina al día, aproximadamente una cuarta parte de la cantidad de una tableta estándar. Sin embargo, las personas con antecedentes de hemorragia gastrointestinal deben tener cuidado al tomar aspirina, incluso en dosis bajas.

En definitiva, el aceite de pescado y otros productos que contienen ácidos grasos Omega-3 rara vez pueden aumentar el riesgo de sangrado cuando se combinan con otros medicamentos que también pueden causar sangrado, como la aspirina.

aceite de pescado en pildoras

Aspirina con betabloqueantes

La aspirina y los betabloqueantes se usan para tratar o prevenir problemas relacionados con la salud cardiovascular. Antes de usar estos medicamentos en combinación, debes buscar el consejo y la aprobación de tu médico. En algunos casos, es posible que debas ajustar tus niveles de betabloqueantes o que tu médico deba controlar tus reacciones a los medicamentos más de cerca. Antes de usar aspirina, también debes hablar con tu médico si usas otros medicamentos que pueden afectar a tu salud cardiovascular, incluidos los anticoagulantes.

Los betabloqueantes utilizados comúnmente incluyen metoprolol, atenolol, nadolol, labetalol y propranolol. Los anticoagulantes de uso común incluyen heparina, clopidogrel y warfarina. Los inhibidores comúnmente utilizados incluyen catopril, lisinopril, benazepril y fosinopril.

Los expertos aseguran que los riesgos de combinar el aceite de pescado con medicamentos para la presión arterial alta como moderados y los riesgos de combinar el aceite de pescado con aspirina y/o anticoagulantes son menores. Otros medicamentos que pueden desencadenar efectos no deseados en combinación con aceite de pescado incluyen las píldoras anticonceptivas y el bloqueador de absorción de grasa.

No obstante, un estudio ha sugerido que los bloqueadores beta, la aspirina o ambos podrían modificar las vías fisiológicas que se activan en el duelo por la muerte de un ser querido. Así, los investigadores se propusieron probar si una dosis baja del betabloqueante metoprolol en combinación con aspirina podría reducir los marcadores de riesgo cardiovascular sin interferir con el proceso de duelo.

El principal hallazgo fue que el medicamento activo, utilizado en dosis bajas una vez al día, redujo con éxito los picos en la presión arterial y la frecuencia cardíaca, además de demostrar un cambio positivo en la tendencia a la coagulación de la sangre. El medicamento no tuvo ningún efecto adverso en las respuestas psicológicas y, de hecho, disminuyó los síntomas de ansiedad y depresión.

Además, persistió la reducción de los niveles de ansiedad y presión arterial, incluso después de suspender las 6 semanas de betabloqueante y aspirina diarios. Este hallazgo sobre el beneficio potencialmente protector de este tratamiento también es un buen recordatorio para que los médicos consideren el bienestar de los pacientes. Se espera que en los próximos años haya un mayor avance en la investigación.

Se necesitan estudios futuros para evaluar si estos medicamentos podrían usarse para otros períodos cortos de estrés emocional severo, como después de desastres naturales o duelo masivo, donde actualmente no hay pautas. No obstante, es un gran avance conocer que podría ayudar a mejorar la salud psicológica y física de personas que se encuentran ante un duelo. Sobre todo si tienen riesgos de ataques cardíacos.

¡Sé el primero en comentar!