¿Para qué sirve la Rhodiola Rosea?

¿Para qué sirve la Rhodiola Rosea?

Carol Álvarez

La rodiola (Rhodiola rosea) es una hierba que crece en las regiones frías y montañosas de Europa y Asia. Sus raíces se consideran adaptógenos, lo que significa que ayudan al cuerpo a adaptarse al estrés cuando se consumen. Lo cierto es que aporta numerosos beneficios en la salud.

A la rodiola también se conoce como raíz ártica o raíz dorada. Su nombre científico es Rhodiola rosea. Su raíz contiene más de 140 ingredientes activos, siendo los dos más potentes rosavin y salidroside. Las personas en Rusia y los países escandinavos han usado la rodiola durante siglos para tratar la ansiedad, la fatiga y la depresión. Hoy en día, se usa ampliamente como suplemento dietético por sus muchos beneficios para la salud.

¿Qué es?

Esta planta forma parte de la familia de las crasuláceas (si les echas un ojo, sabrás cuáles son perfectamente). Tiene su origen en zonas de clima frío, siendo por eso conocida como «la raíz del Ártico». Los vikingos eran grandes consumidores de esta planta para incrementar su fuerza y energía cuando tenían que luchar cuerpo a cuerpo contra el enemigo.

Aunque también es cierto que los emperadores chinos mandaron recolectar la Rhodiola Rosea para usarla en sus terapias medicinales.

Esta planta posee muchas propiedades beneficiosas, pero la que más destaca es que es capaz de adaptarse a las necesidades de nuestro organismo. Por eso su consumo se da tanto en personas deportistas como en aquellos que padecen insomnio o estrés.

Beneficios

Algunos investigadores han clasificado la Rhodiola rosea como un adaptógeno, lo que significa que ayuda a que sea menos propenso al estrés físico y emocional. Otras de las muchas ventajas las contamos a continuación.

Mejora el rendimiento

Es capaz de aumentar nuestra energía y favorecer la recuperación muscular después de los entrenamientos. Asimismo, aseguran que incrementa la síntesis de proteínas y glucógeno, favoreciendo el crecimiento muscular.

La rodiola podría mejorar la potencia muscular y el rendimiento de la fuerza. Además, se sabe que la ingestión de rodiola reduce el tiempo de reacción y el tiempo total de respuesta en hombres jóvenes, sanos y físicamente activos. También aumentó la actividad antioxidante, pero no tuvo ningún efecto sobre la resistencia general. En otros estudios, se ha demostrado que la rodiola mejora el rendimiento del ejercicio al disminuir el esfuerzo percibido, o la intensidad con la que los participantes sentían que sus cuerpos estaban trabajando.

En el lado escéptico, la investigación apunta a estudios que muestran que la suplementación con Rhodiola Rosea no cambió la absorción de oxígeno ni el rendimiento muscular, y no mejoró el sistema inmunológico de los atletas de maratón.

Disminuye la fatiga

El estrés, la ansiedad y la falta de sueño son solo algunos de los factores que pueden contribuir a la fatiga, lo que puede provocar una sensación de cansancio físico y mental. Debido a sus propiedades adaptogénicas, se cree que la rodiola ayuda a aliviar la fatiga.

En un estudio, personas con síntomas de fatiga crónica recibieron 400 mg de Rhodiola Rosea todos los días durante 8 semanas. Experimentaron mejoras significativas en síntomas de estrés, fatiga, calidad de vida, estado anímico y concentración. stas mejoras se observaron después de solo 1 semana de tratamiento y continuaron mejorando hasta la última semana del estudio.

Reduce los niveles de estrés

Es perfecta para reducir los niveles de cortisol (hormona del estrés) gracias a que es una planta adaptógena. Puede mejorar el sistema inmunológico para luchar contra el estrés y evitar el daño que produce en nuestro cuerpo. Se cree que consumir adaptógenos durante momentos estresantes lo ayuda a manejar mejor las situaciones estresantes.

También se ha demostrado que la rodiola mejora los síntomas del agotamiento, que pueden ocurrir con el estrés crónico. Un estudio involucró a personas con agotamiento relacionado con el estrés que tomaron 400 mg de Rhodiola Rosea al día durante 12 semanas. Los participantes del estudio mostraron una clara mejoría en varios síntomas, como el estrés y la depresión, comúnmente asociados con el agotamiento.

La mayor mejora se produjo durante la primera semana y continuó durante todo el estudio. Los investigadores señalaron que este fue el primer ensayo que investigó los resultados clínicos del tratamiento con Rhodiola Rosea para el agotamiento.

Mejora la depresión

Contiene salidrósido y rosavina, que son dos de sus más importantes compuestos. Estos ayudan a mantener en un nivel adecuado la serotonina y dopamina (hormonas de la felicidad), que también influyen en tener una mejor calidad de sueño.

La depresión es una enfermedad común pero grave que afecta negativamente a cómo nos sentimos y actuamos. Se cree que ocurre cuando las sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores se desequilibran. Los profesionales de la salud suelen recetar antidepresivos para ayudar a corregir estos desequilibrios químicos.

Se ha sugerido que la Rhodiola rosea puede tener propiedades antidepresivas que ayudan a equilibrar los neurotransmisores en el cerebro.

Previene los problemas cardíacos

Verás que todo está relacionado, los problemas de corazón suelen estar causados por el estrés. Y como te decíamos antes, la Rhodiola Rosea ayuda a controlar esos niveles de cortisol para reducir también la presión arterial alta.

Controla la diabetes

La diabetes es una condición que ocurre cuando su cuerpo desarrolla una capacidad reducida para producir o responder a la hormona insulina, lo que resulta en niveles altos de azúcar en la sangre. Las personas con diabetes comúnmente usan inyecciones de insulina o medicamentos que aumentan la sensibilidad a la insulina para controlar mejor sus niveles de azúcar en la sangre.

Curiosamente, la investigación en animales sugiere que la Rhodiola rosea puede ayudar a mejorar el control de la diabetes. Se ha demostrado que el compuesto de salidrósido ayuda a proteger contra la diabetes y la nefropatía diabética (enfermedad renal).

beneficios Rhodiola rosea

¿Cómo se toma?

Es mejor tomar Rhodiola rosea con el estómago vacío pero no antes de ir a dormir, ya que tiene un efecto ligeramente estimulante. La mayoría de las personas toman extracto de rodiola en cápsulas o tabletas que contienen entre 100 y 200 mg con un 3 % de rosavinas y un 0,8–1 % de salidrósido.

Según los hallazgos de investigaciones actuales, la rodiola puede ser eficaz para mejorar los síntomas de estrés, fatiga o depresión cuando se toma en dosis que oscilan entre 400 y 600 mg por día en dosis únicas o divididas.

Además, algunos estudios han demostrado que dosis más bajas, entre 200 y 300 mg por día, pueden ayudar a mejorar el rendimiento deportivo.

Contraindicaciones

Los efectos secundarios de la Rhodiola rosea son generalmente raros y de leves a moderados. Pueden incluir dolor de cabeza, malestar estomacal, somnolencia, mareos y dificultad para dormir. Puede causar algunos efectos adversos raros si se consume en cantidades excesivas. Estos efectos secundarios incluyen nerviosismo, agitación, boca seca y problemas para dormir.

Podemos experimentar somnolencia si combinamos rhodiola rosea con benzodiazepinas, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina. Además, las personas con trastorno bipolar y las personas que toman medicamentos para la presión arterial alta deben evitar el uso de este medicamento a base de hierbas.

No se recomienda tomar rhodiola rosea si se está embarazada o amamantando, o si estamos tomando inhibidores de la monoaminooxidasa recetados.

No se conocen riesgos asociados con la rhodiola rosea; sin embargo, no hay un organismo que regule la producción de hierbas y suplementos. La mayoría de las hierbas y suplementos no se prueban a fondo y no hay garantía con respecto a los ingredientes o la seguridad de los productos.

¡Sé el primero en comentar!