¿Cómo saber si la proteína en polvo está caducada?

Después del entrenamiento, muchas personas añaden proteína en polvo a su batido favorito. El problema es que la proteína normalmente viene en un bote gigante, y hay ocasiones en los que terminarse un paquete completo antes de que caduque puede ser misión imposible. Pero, ¿es realmente malo preparar un batido días o semanas después de que la proteína en polvo haya «caducado»?

Los expertos en seguridad alimentaria y los microbiólogos tienen buenas noticias para ti: la fecha impresa en el envase es una fecha de calidad, no una fecha de seguridad. Es decir, es la fecha que los fabricantes ponen pensando que mantendrá sus condiciones óptimas. Sin duda, muchas personas tienen una errónea creencia sobre la fecha de caducidad de la mayoría de productos. También significa que eres libre de seguir usando tu proteína en polvo semanas e incluso meses después de la fecha de «consumir antes» en el envase.

Recuerda que es un producto muy seco e inerte, al igual que un producto enlatado. Los productos secos, como la proteína en polvo, tienen un riesgo muy bajo de hacer que enfermes.

¿La proteína en polvo caducada sigue siendo efectiva?

La vida útil normalmente se refiere a cuánto tiempo los alimentos retienen una calidad óptima después de la producción. Los fabricantes de suplementos no tienen que incluir una fecha de vencimiento en sus productos, aunque muchas empresas proporcionan voluntariamente un sello de vencimiento o «caducidad» junto con una fecha de fabricación.

En estos casos, depende del fabricante respaldar la fecha de vencimiento de sus productos con datos para demostrar que no es engañoso. Hay estudios que han encontrado que la proteína de suero en polvo tiene una vida útil de más de 12 meses, incluso hasta 19 meses en condiciones normales de almacenamiento, que se serían a 21 ° C y 35% de humedad. En cambio, si se almacena a 35ºC puede alcanzar los 9 meses en perfecto estado. Se desconoce si la vida útil sugerida de la proteína de suero se aplica a otras fuentes de proteína, pero es probable que sea similar si se almacenan en las mismas condiciones. En cualquier caso, la mayoría de las proteínas en polvo del mercado contienen aditivos que aumentan la vida útil, como maltodextrina, lecitina y sal, lo que permite una vida útil de alrededor de 2 años.

Así que no te enviará a la sala de urgencias, ¿pero el polvo seguirá ayudándote a desarrollar músculo y absorber proteínas más saciantes? La proteína es proteína, son aminoácidos, por lo que no se descompondrá en otra cosa. En principio no hay ninguna razón para pensar que eso va a ser un problema en términos de proteína. Incluso, los carbohidratos que contiene tampoco cambiarán con el tiempo. Aunque, si se profundiza un poco, la proteína en polvo caducada puede comenzar a hacer que este macronutriente reaccione con el azúcar presente en el producto (incluso si es solo un poco), pudiendo descomponer el contenido de lisina (un aminoácido) en el producto.

Sin embargo, no todos los ingredientes son tan estables. Lo más importante es preocuparse por la grasa, ya que podría ponerse rancia si la dejas reposar demasiado tiempo. Para saber si ha pasado demasiado tiempo, tu nariz te dirá si la grasa se ha vuelto poco comestible. El olor no es agradable, así que si tu proteína en polvo huele mal, no recomendamos usarla.

Ya sea que estés usando una proteína en polvo a base de plantas, una fórmula a base de lácteos u otra cosa, es probable que los micronutrientes (también conocidos como vitaminas) disminuyan con el tiempo. Las vitaminas podrían no ser tan efectivas con el paso de dos años.

¿La proteína vegana caduca?

Al igual que sucede con los suplementos de suero de leche, la mayoría establece una fecha de vencimiento de aproximadamente 2 años desde la fabricación. Aunque puede ser posible usarla después de esa fecha, bajo ciertas condiciones.

El mayor problema, además de poder caer enfermos, es que la calidad de la proteína se degrada. Dos aminoácidos en particular, la arginina y la lisina, son susceptibles a una reacción llamada pardeamiento de Maillard, que hace que se descompongan. La reacción de Maillard puede ocurrir en la proteína de suero como resultado de la interacción entre los azúcares de la lactosa y los aminoácidos. Sobre todo ocurre cuando la proteína se expone al calor y puede tener un impacto negativo en los aminoácidos, incluidos la lisina y la isoleucina.

Una vez que los niveles de lisina de la proteína comienzan a agotarse, el perfil de la proteína en polvo comienza a disminuir, agotando su poder de desarrollo muscular. Una manera fácil de verificar si la proteína de suero se ha echado a perder a través del pardeamiento de Maillard es probarla. Si está perdiendo su sabor o ya sabe a cartón, se acabó.

Cuanto más alta sea la temperatura a la que almacenó la proteína, más probable es que esta reacción haya comenzado a ocurrir. Si la proteína ha estado en una despensa fría, debemos ser bastante optimistas. La reacción es simple y ocurre cuando los azúcares reaccionan con los componentes de las proteínas. Aunque hay que tener en cuenta que no todas las proteínas en polvo tienen azúcares.

La mejor manera de saber si la proteína vegana ha caducado es mediante el olfato y el gusto. Si huele significativamente diferente de lo que recordamos o esperamos, la tiraremos. Si huele bien, podemos probar un poco antes de mezclar. Si sabe muy mal, es probable que esté caducada, así que la tiraremos.

Sabemos que la proteína en polvo es costosa, pero no es lo suficientemente costosa como para que valga la pena caer enfermos. Pero, si huele y sabe normal, probablemente no haya mucho problema en seguir usándola, y solo aceptamos arriesgar un poco.

mujer usando proteinas en polvo

¿Cómo mantener el polvo fresco durante más tiempo?

Cuando compras envases o bolsas de tu suplemento favorito, nunca querrás dejarlas abiertas. Asegúrate siempre de volver a poner la tapa herméticamente y, si es una bolsa, intenta exprimir todo el aire de la bolsa y luego cierra perfectamente la abertura. Tampoco es aconsejable dejar la bolsa o el bote durante mucho tiempo, ya que el calor y la humedad pueden entrar y comenzar a dañar el contenido. El mejor lugar para guardar la proteína en polvo es en una zona fresca, seca y oscura, como una despensa o uno de los armarios de tu cocina, donde esté lejos de la luz solar directa y la humedad.

Entre otras maneras de extender la vida de tus proteínas favoritas, se encuentran estos consejos:

  • Siempre debes guardar la proteína en polvo en el recipiente en el que viene. El envase oscuro u opaco protege el contenido de la luz.
  • Coloca el recipiente en un lugar fresco y seco, como un armario o despensa. También, de manera alternativa, puedes guardarla en el congelador para conservar las grasas durante más tiempo.
  • No almacenes la proteína en polvo encima del frigorífico. El calor mecánico y la humedad harán que se acorte su vida útil. Si almacenamos proteína en polvo en el refrigerador, puede absorber la humedad. Por otro lado, congelarla y descongelarla provocará condensación en el sobre. Y ya sabemos que la humedad es un asesino de proteína en polvo.
  • Asegúrate de que la cuchara que uses esté siempre seca. Si introduces agua en el recipiente, existe la posibilidad de que crezca moho, con lo cual se puede conducir al crecimiento bacteriano, y cualquier proteína en polvo con moho debe ser tirada de inmediato.
  • No guardar encima de un electrodoméstico. Una vez más, esto tiene que ver con la temperatura. El calor mecánico de un frigorífico puede provocar un deterioro más rápido de la proteína en polvo.

Señales de proteína caducada

Esto puede ocurrir incluso antes de que el producto alcance su fecha de vencimiento. Si ves grumos húmedos cuando miras el bote, significa que la humedad entró dentro de tu suplemento deportivo. En ese punto, lo mejor es tirar la proteína en polvo y abrir un nuevo bote. Además, la proteína de suero es un subproducto del queso. Incluso como polvo seco, puede estropearse con el tiempo. Si abres el recipiente de y huele mal, tíralo. Al igual ocurre con las que tienen bases de huevo y soja.

Además, como no puedes confiar únicamente en la fecha del envase, usa todos tus sentidos para comprobarlo.

Olor desagradable

Comprueba si hay un olor desagradable, lo que indicará que la proteína en polvo se ha echado a perder. Nuestra nariz siempre nos dará la primera pista. Si no huele dulce o con el sabor que avisa el envase, será momento de tirarla.

Y si por un casual no ha caducado, pero huele mal, es posible que sea por las bacterias. El ambiente húmedo y rico en proteínas es un caldo de cultivo perfecto para las bacterias y, cuando se combina con cualquier bacteria transferida de la saliva al beber, puede comenzar a apestar bastante si no se lava durante la noche o durante un par de días.

Cambios en la textura

Mira la textura. Si está densa o agrupada, podría ser una mala señal. Posiblemente se daba a que existe humedad en el interior. Se recomienda no intentar disolverla con líquidos, ya que tampoco se encuentra en condiciones óptimas para consumirla.

Los grumos en las proteínas en polvo no son una característica buena, ni una señal normal que debamos aceptar. Si no tiene una textura fina y suave, como una harina, podría indicar mal estado. No obstante, podemos comprobar si esas pequeñas agrupaciones de polvo se pueden disolver fácilmente con los dedos, sin dejar rastro de humedad.

Mal sabor

Si sabe mal, tírala. No es necesario que tomemos un vaso entero, tan solo valdrá con mezclar un poco de agua para darle un buche y saborear. Cuando no notemos el sabor real de lo que pone el envase, será una clara señal. Otra cosa distinta es que no nos guste el sabor elegido.

Normalmente, cuando una proteína está en mal estado tiene un sabor poco gustoso o excesivamente dulce (tanto que tampoco gusta). Sin embargo, hay que tener en cuenta que si no está caducada y tiene mal sabor, puede deberse a que no se está mezclando bien o lo estamos mezclando con líquidos que no combinan en sabor.

Color distinto

También es posible que una proteína caducada tenga otro color. Si notamos algunas manchas grises u oscuras, posiblemente tenga moho. La presencia de moho es una señal segura de que la proteína en polvo se echó a perder.

En este caso no vale con eliminar las zonas con moho para comer el resto. Todo el envase estará contaminado, por lo que debe desecharse completamente.

hombre tomando un batido de proteinas

¿Te puedes poner enfermo si está caducada?

Con la excepción de la fórmula para bebés, las fechas de vencimiento o caducidad no son indicadores de seguridad sino de calidad. Las proteínas en polvo son alimentos con bajo contenido de humedad, lo que significa que son menos propensas al crecimiento bacteriano.

Aunque es probable que el consumo de este suplemento en polvo poco después de su fecha de vencimiento sea seguro si el producto se ha almacenado correctamente, es cierto que pueden perder contenido de proteína con la edad. Un estudio mostró que el aminoácido lisina en la proteína de suero disminuyó de 5.5% a 4.2% en 12 meses cuando se almacenó a 21 ° C con 45-65% de humedad. Sin embargo, la proteína en polvo utilizada en este estudio no contenía ninguno de los aditivos que contienen muchos productos en el mercado para extender su vida útil.

También es posible que se eche a perder antes de la fecha de vencimiento indicada, especialmente si no se almacena en condiciones de almacenamiento frescas y secas. Por ejemplo, otro estudio mostró que cuando la de suero se almacenaba a 45 ° C durante 15 semanas, había un aumento significativo en la oxidación, lo que conducía a la producción de varios compuestos que causan cambios indeseables en el sabor.

La oxidación, la reacción de las grasas con el oxígeno, aumenta con el tiempo de almacenamiento y daña la calidad de las proteínas en polvo. Las altas temperaturas conducen a la oxidación, y las investigaciones sugieren que la oxidación aumenta 10 veces por cada 10 ° C de aumento.

De manera similar a comer alimentos en mal estado, consumir proteína en polvo con uno o más de estos signos, independientemente de la fecha de vencimiento, podría hacerte enfermar.

¿Cuánto tiempo dura mezclada con líquidos?

Muchas personas mezclan su proteína en polvo en un batido antes de ir al trabajo o al gimnasio y lo guardan en el frigorífico o en una bolsa hasta que llegue el momento de consumirlo. Puede ser que nunca hayas pensado en esto, ¿pero es igual de válida esta proteína en líquido después de un largo período de tiempo? En principio sí, aunque no para un almacenamiento a largo plazo.

Si mezclas el polvo con tu líquido favorito, debes consumirlo dentro de las 48 horas. Dicho esto, si dejas el batido en un ambiente cálido o caluroso, no deberías beberlo. En ese momento, tíralo, lava la botella o el recipiente de mezcla y vuelve a hacer un nuevo batido de proteínas fresco.

La conclusión clave de mezclar previamente el batido y mantenerlo en una botella sería asegurarte de que el mezclador o el recipiente estén bien sellados en todo momento antes de beberlo. Tenerlo abierto o poco protegido puede hacer que no estés con las mejores características al consumirlo.

Además, cuando hayas terminado de tomarlo, asegúrate de enjuagarlo por encima y lavarlo cuando llegues a casa. Lo último que quieres hacer es dejar una botella o un recipiente usado en tu coche durante un día caluroso de verano. Si has hecho esto, lo más recomendable es que tires la botella. A parte de oler como un animal muerto, ha estado demasiado tiempo encerrado bajo el calor y pueden proliferar las bacterias.

¿Qué hacer con la proteína en polvo caducada?

Antes de tirar las proteínas en polvo caducadas, hay algunas alternativas para reutilizarla. Mucho de lo que compramos para consumir se desperdicia y termina en vertederos cuando no es necesario.

Una de las mejores cosas que podemos hacer con las proteínas en polvo caducadas es usarlas como una alternativa para abono de las plantas y así les daremos un impulso de vitaminas y minerales esenciales, sin los productos químicos agregados de los alimentos vegetales tradicionales.

Las proteínas en polvo caducadas también se pueden compostar, pero nos aseguraremos de verificar primero los ingredientes.

¡Sé el primero en comentar!