¿Cómo funcionan las pastillas de lactasa?

Las personas sensibles o intolerantes a la lactosa buscan la forma de poder consumir productos lácteos sin sufrir molestias estomacales. La mayoría toma ocasionalmente pastillas de lactasa, ¿pero para qué sirven exactamente?

La lactasa es una enzima digestiva involucrada en la descomposición de la lactosa, un azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos. Esta encima se produce en el revestimiento del intestino delgado, divide la lactosa en moléculas de azúcar más pequeñas (conocidas como glucosa y galactosa) para que pueda digerirse. Si tenemos intolerancia a la lactosa, es porque no somos capaces de producir suficiente lactasa por nosotros mismos.

Tomar pastillas de lactasa, disponibles en tabletas, masticables y otras formas, puede reducir o prevenir muchos de los síntomas que ocurren cuando alguien con intolerancia a la lactosa consume lácteos, incluidos calambres estomacales, diarrea y gases.

¿Qué es la lactasa?

La lactasa es una enzima producida por los seres humanos (y muchos otros mamíferos y organismos) en el intestino delgado. Las enzimas lactasa (a veces también llamadas lactasa-florizina hidrolasa) son esenciales para la digestión adecuada de los productos lácteos, incluida la leche. Esto se debe a que esta enzima descompone la lactosa, un azúcar que se encuentra naturalmente en la leche y que contribuye a su dulzura.

La ubicación específica en el intestino delgado donde se produce la lactasa se denomina «borde en cepillo», que está formado por células que recubren las paredes del intestino delgado (células epiteliales intestinales). Estas células tienen pequeñas microvellosidades en forma de dedos que absorben los nutrientes de los alimentos para que puedan pasar al torrente sanguíneo y dispersarse según sea necesario.

La lactasa en sí no se encuentra en los alimentos, pero la lactosa (un tipo de azúcar) sí lo está. Algunos ejemplos de alimentos ricos en lactosa son la leche de origen animal, el yogur, el queso ricotta, los polvos de proteína de suero o los flanes.

Dosis recomendada

Además de las cápsulas y los masticables, las suplementos de lactasa se venden en forma de polvo y gotas. Estos se pueden almacenar de forma segura a temperatura ambiente en un recipiente sellado. Nunca debemos usar un suplemento después de su fecha de vencimiento.

La dosis estándar es de 6000 a 9000 unidades internacionales (UI) tomadas inmediatamente antes de una comida que contenga productos lácteos. Otros han descubierto que agregar 2000 UI de lactasa en polvo a dos tazas (500 mililitros) de leche puede ayudar a mitigar los síntomas.

Como regla general, empezaremos con una dosis baja y aumentaremos gradualmente hasta lograr el control deseado. Aunque no podemos tener una sobredosis de lactasa, tomar cantidades más pequeñas puede reducir el impacto en el nivel de azúcar en la sangre y ayudarnos a ahorrar dinero.

Siempre nos aseguraremos de tomar un suplemento de lactasa antes del primer bocado. Si comemos durante más de 20 a 30 minutos (por ejemplo, en el banquete de una boda), tomaremos otra dosis de 2000 mg durante la comida para extender el beneficio protector. Se aconseja no sobrepasar los seis comprimidos al día.

Sin embargo, el hecho de que estemos tomando un suplemento de lactasa no significa que consumamos lácteos sin miramientos. Si somos intolerantes a la lactosa, es importante que controlar el consumo, omitiendo la nata, el queso o la leche extra siempre que sea posible.

Beneficios

Estas son algunas de las funciones y ventajas de tomar pastillas lactasa.

Ayuda con la digestión de lácteos

El trabajo más importante que tiene la enzima lactasa es catalizar la descomposición de la lactosa (un azúcar disacárido de la leche), convirtiéndola en azúcares simples llamados glucosa y galactosa.

Cuando ocurren mutaciones en los genes que controlan la producción de lactasa, lo que resulta en una menor producción, se desarrolla la deficiencia de lactasa (una forma de intolerancia a la lactosa). Esto resulta en la incapacidad de digerir la lactosa. La lactosa que no se absorbe en el tracto gastrointestinal sufre fermentación en el colon por bacterias. Esto conduce a síntomas como una mayor producción de gases, distensión estomacal, diarrea, dolor y malestar intestinal general.

Hay tres tipos de intolerancia a la lactosa que pueden impedir una digestión adecuada: primaria, secundaria y congénita o del desarrollo.

Convierte la leche en energía

La producción de lactasa suele ser más alta en los seres humanos durante la infancia, ya que la leche (materna o fórmula) es normalmente el único alimento que consumen los bebés. La alta producción de lactasa ayuda a los bebés y bebés a absorber los azúcares y otros nutrientes disponibles en la leche.

Sin embargo, conforme los humanos envejecen, la capacidad de producir suficiente lactasa disminuye. La enzima lactasa convierte la lactosa en glucosa y galactosa, azúcares más simples que los adultos también pueden usar como energía. Estos azúcares también se combinan con proteínas, grasas saludables y muchas vitaminas y minerales dentro de la leche (entera), lo que la convierte en un alimento rico en nutrientes para aquellos que pueden tolerarlo.

mujer con pastillas de lactasa

¿Para qué se utiliza?

Se estima que alrededor del 70 % de la población mundial tiene deficiencia de lactasa, y la prevalencia más alta se encuentra entre las personas de ascendencia asiática oriental, africana occidental, árabe, judía, griega o italiana.

En raras ocasiones, la intolerancia a la lactosa puede ocurrir al nacer, una condición conocida como deficiencia congénita de lactasa. Pero los expertos ahora entienden que una disminución gradual en la capacidad de producir lactasa después de la primera infancia es un rasgo humano muy común y la causa más común de intolerancia.

Por suerte, la mayoría de las personas con deficiencia de lactasa nunca desarrollan síntomas de intolerancia a la lactosa. Pero para aquellos que lo hacen, los síntomas pueden variar de leves a significativos y, por lo general, ocurren entre media hora y unas pocas horas después de comer productos lácteos.

Las pastillas de lactasa (tomadas antes de las comidas) pueden ayudar a estas personas a consumir más productos lácteos, lo que les permite satisfacer sus necesidades dietéticas de calcio, así como ayudarlos a superar los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

Intolerancia a la lactosa

A pesar de los beneficios de las pastillas de lactasa, sigue habiendo una escasez de investigaciones que demuestren sus efectos. Aunque los científicos están de acuerdo en que los suplementos son seguros, no siempre ha habido consenso sobre cómo de bien funcionan.

Según la ciencia, las pastillas de lactasa muestran una clara superioridad en el alivio de la intolerancia a la lactosa en comparación con el probiótico Lactobacillus reuteri.

No obstante, puede haber otros factores que contribuyen a la incapacidad de metabolizar la lactosa o, alternativamente, que se pueden necesitar otros tipos de lactasa para metabolizar la lactosa en ciertas personas.

Salud ósea

Las pastillas de lactasa en sí mismas no pueden mejorar la salud ósea directamente. Pero debido a que pueden ayudar a las personas intolerantes a la lactosa a comer más lácteos sin consecuencias, pueden facilitar el consumo de cantidades adecuadas de calcio. Esto, por supuesto, puede ayudar a construir y mantener huesos saludables mientras reduce el riesgo de pérdida ósea y osteoporosis.

Según un estudio, cuando las personas con intolerancia a la lactosa evitan o reducen los lácteos, corren el riesgo de pérdida ósea y fracturas. Pero la intolerancia en sí misma no afecta significativamente la capacidad de los adultos para absorber calcio (lo mismo ocurre con la deficiencia de lactasa).

Se recomienda que todos, incluidos aquellos con intolerancia a la lactosa, consuman tres porciones de productos lácteos al día. Las pastillas de lactasa pueden ayudarnos a lograrlo.

Posibles efectos secundarios

Las pastillas de lactasa se consideran seguras y son bien toleradas sin efectos secundarios conocidos.

Sin embargo, las personas con diabetes deben usar suplementos de lactasa con precaución. Una vez ingerida, la lactasa se descompone en azúcares simples que pueden aumentar el nivel de glucosa en sangre. Aunque es posible que esto no cause ningún problema significativo, es importante controlar el nivel de azúcar en la sangre de 20 a 30 minutos después de tomar una dosis para estar seguro.

En raras ocasiones, se sabe que los suplementos de lactasa desencadenan reacciones alérgicas. Si esto ocurre, llamaremos al 112 o iremos a la sala de urgencias más cercana si desarrollamos urticaria, sarpullido, dificultad para respirar, sibilancias, mareos, aturdimiento, frecuencia cardíaca rápida o hinchazón de la cara, la lengua o la garganta después de tomar un suplemento de lactasa. Si no se trata, la anafilaxia puede provocar shock, coma, insuficiencia respiratoria o cardíaca y la muerte.

Los suplementos de lactasa no deben ser utilizados por mujeres embarazadas o lactantes ya que no hay suficiente información para garantizar su seguridad. También se desconoce si los suplementos de lactasa pueden interactuar con otros medicamentos o suplementos.

¡Sé el primero en comentar!