El pan es uno de los alimentos más consumidos por la población. Este alimento puede ser fabricando con distintos ingredientes base. En este articulo vamos a analizar los distintos tipos de pan que hay en el mercado, según su ingrediente base, y los beneficios de cada uno.

Pan como alimento

El pan tiene como principal nutriente energético el hidrato de carbono, ya que principalmente es harina de cereales (aquí tendremos que vigilar que la harina no sea refinada). Por otro lado, según el pan que escojamos o como lo realicemos (si es casero) va a tener una cantidad de grasa y proteínas variable.

Respecto a las grasas de los diferentes panes, la mayoría son insaturadas, y algunos industriales pueden contener grasas trans, el cual tenemos que vigilar y evitarlo. Las opciones con semillas y cereales adicionales serán una buena opción si buscamos más fibra y grasas insaturadas.

Por otro lado, tendremos que vigilar la presencia de azucares en este alimento, así como la cantidad de sal.

Pan casero frente al pan industrial

Dicho todo esto, la mejor opción a la hora de consumir pan será realizar un pan casero de grano entero, ya que evitaremos el azúcar adicional, así como aditivos y conservantes. Por otra parte, al realizar un pan casero, podremos añadirle distintas semillas y cereales que nos gusten para complementar su valor biológico.

Pan de trigo

La harina integral de trigo es la más común en los alimentos industriales. Esta es la que mayor porcentaje de gluten contiene. Es pobre en grasas y rico en vitaminas B.

Pan de centeno

La harina de centeno integral contiene más hierro, potasio, magnesio, fósforo, zinc, ácido pantoténico y ácido fólico que el resto de las harinas. Contiene menor porcentaje de gluten que el pan de centeno.

Este tipo de cereal está relacionado con propiedades beneficiosas para el sistema cardiovascular.

Pan de avena

La avena es de los cereales con mayor aporte proteico y de fibra. Por otra parte, posee un mayor porcentaje de grasas que el resto de los cereales (un 54 % de grasas no saturadas y un 46 % de ácido linoleico). Es rica en potasio, magnesio, calcio, y vitaminas del complejo B.

Conclusión

Los tres tipos de pan mencionados contienen propiedades beneficiosas, y son una buena fuente de hidratos de carbono y vitaminas. Lo que realmente distinguirá un pan saludable de otro menos saludable, será que se utilicen harinas integrales y no salvados, así como la mínima presencia de azúcar añadidos.

Si se busca un mayor aporte de fibra, la mejor opción sería un pan que contenga cierta cantidad de avena o centeno.

Por otra parte, si se tiene cierta indigestión al gluten, lo mejor será optar por un pan que contenga el mínimo trigo posible, y contenga mayor porcentaje de avena y centeno.