Las semillas de girasol eran una opción divertida de snack para salir al parque con tus amigos y ver pasar las horas. Entrando un poco en los buenos recuerdos, había hasta quien hacía competiciones de escupir las cáscaras.

Probablemente ya no lo hagas, pero las semillas de girasol siguen siendo una opción muy conveniente para comprar en cualquier tienda de alimentación. Por supuesto, ahora que eres un adulto, lo seguro es que te estés preguntando sobre el aporte nutricional de las cosas y pensando en si estas pipas son tan saludables como parecen.

¿Qué son las semillas de girasol y cómo es su valor nutricional?

Evidentemente, las pipas de girasol son el fruto de los girasoles, que se cosechan, se secan y luego se preparan para convertirse en un sabroso snack para picotear. Las semillas de girasol son una fuente muy buena de vitamina E, magnesio y selenio, que justo son nutrientes faltan en nuestras dietas.

Por ejemplo, en una taza de semillas de girasol con cáscaras encontramos:

  •  269 ​​calorías
  •  9’5 gr de proteína
  •  24 gr de grasa
  •  9 gr de carbohidratos
  •  4 gr de fibra
  •  1 gr de azúcar

En cambio, en una taza de semillas de girasol sin cáscara (o peladas):

  • 818 calorías
  • 29 gr de proteína
  • 72 gr de grasa
  • 28 carbohidratos
  • 12 fibras
  • 3’7 gr azúcar

¿Cómo podemos comparan las semillas de girasol con otras semillas?

Ahora que están tan de moda el consumo de semillas, es interesante saber las diferencias que hay entre unas y otras. En este caso, las semillas de girasol son ricas en calorías, aunque proporcionan muchas proteínas de origen vegetal, grasas saludables y fibra. Al comerlas sin cáscara, encontramos más proteínas que en las semillas de lino y más fibra que las semillas de cáñamo.

Las semillas de girasol también proporcionan tanto hierro como las semillas de cáñamo, lino y chía (aunque no son tan altas en calcio).

En cuanto a las calorías, una taza de pipas de girasol sin cáscara (818 calorías) tiene mas que una de semillas de lino (600 calorías), pero menos de una taza de semillas de cáñamo o chía (885 y 960 calorías).

Entonces, ¿son saludables las semillas de girasol?

Evidentemente: sí, las semillas de girasol son saludables. Son nutritivas y deliciosas, y se pueden usar de diferentes maneras.

Pueden ayudar a saciarte

Las semillas de girasol tienen mucha grasa, fibra y proteínas. Comer alimentos que contienen proteínas, grasas y fibra, como las semillas de girasol, pueden ayudar a sentirte más lleno y más saciado durante más tiempo.

Son buenas para tu corazón

Las semillas de girasol contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que muestran un claro beneficio para la salud, sobre todo en relación con la salud del corazón y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Pueden ayudar a bajar el colesterol

Estas semillas tienen compuestos de origen vegetal llamados fitosteroles, que ayudan a reducir el colesterol. Los fitoesteroles son estructuralmente similares al tipo de colesterol que es malo para tu cuerpo, por lo que cuando los come, en realidad compiten con ese colesterol por la absorción en el tracto digestivo.

Son una buena fuente de antioxidantes

Las semillas de girasol son una buena fuente de vitamina E, que tiene propiedades antioxidantes. Esta vitamina viaja a través del cuerpo y neutraliza los químicos nocivos en el cuerpo que pueden dañar las células. Además, también ayuda a reducir el riesgo de endurecimiento de las arterias.

El selenio también actúa como antioxidante y puede ayudar a reparar las células dañadas.

¿Las semillas de girasol nos hacen engordar?

Realmente no existe un límite para la cantidad de semillas de girasol que debes comer en un día, tan solo debes tener en cuenta el tamaño de las porciones para no aumentar demasiado la cantidad de calorías y grasas que ingieres. Como cualquier alimento, las semillas de girasol solo te harán engordar cuando abusas de su consumo.

Vale la pena señalar que la principal diferencia entre las semillas con cáscara o las pipas peladas es la densidad de nutrientes (y calorías). Comer semillas de girasol sin cáscara significa que obtienes más calorías, grasa, fibra y proteínas por taza (principalmente porque las cáscaras ocupan más espacio).

También debe optar por pipas que no contengan sal o que sean bajas en sodio. De lo contrario, podría estar ingiriendo una bomba de sodio. Además, si te gusta comer las semillas de girasol con las cáscaras, solo debes tener en cuenta que pueden ser fuertes para tu estómago si realmente tragas una cáscara (en vez de escupirla).