El tartar, el sashimi, el carpaccio o el ceviche son platos que se han introducido en nuestra alimentación recientemente. Sí, comer alimentos crudos es tendencia, en parte como rechazo a las comidas procesadas. Aunque sea una mejor opción comer natural y fresco, hay que tener en cuenta la cantidad de riesgos a los que nos exponemos.

Por todos es bien sabido que para minimizar los riesgos es mejor congelar previamente el pescado o tener una correcta manipulación con la carne. Los peligros pueden ir desde un problema digestivo hasta una infección grave.

¿Cómo reducir los riesgos en los alimentos crudos?

El problema muchas veces no es que los alimentos estén en mal estado, sino que están mal conservados o manipulados. Cuando los cocinamos, nos estamos asegurando de que se disminuyen los microorganismos. También es cierto que las embarazadas, los niños y las personas mayores son más vulnerables a las infecciones alimentarias, por lo que deben extremar su cuidado.

Toma nota de los siguiente consejos para diminuir el riesgo a sufrir problemas por los alimentos crudos:

Huevos

Comer huevos en crudo implica que hay que extremar las medidas de higiene para evitar que al romper la cutícula del huevo se traspase la salmonela. En este artículo te contamos cómo debes conservar los huevos para reducir el riesgo a que se parta la cutícula.
Tan solo es recomendable lavarlos justo antes de su consumo. Lo ideal es que consumas huevo pasteurizado, como las claras que venden en los supermercados, y tener especial cuidado cuando realizamos mayonesa casera.

Frutas y verduras

También dedicamos un post para que aprendieras a lavar correctamente tus vegetales. Aun así, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición aconseja lavarlas bajo el grifo y secarlas con papel de cocina, aun cuando las vayamos a pelar.
Si vamos a tomar la fruta con su piel o la verdura fresca y cruda, lo ideal es meterla en agua durante 5 minutos.

Carne

Aunque la carne es estéril en su interior, en la superficie pueden albergar microorganismos como la salmonela, la listeria o la e. coli durante su manipulación.
Cuando se haga carpaccio o tartar, debes asegurarte de que el transporte, la conservación y la elaboración son las correctas.

Pescado

El pescado es uno de los alimentos más vigilados cuando se toma en crudo. El anisakis es el peligro más famoso al que nos enfrentamos, incluso si tomamos boquerones en vinagre.
Cuando se cocinan, cualquier microorganismo desaparece; aun así, hay personas que prefieren congelar el pescado a -20ºC y cuidar de no dejarlo fuera del frigorífico más de una hora.