La culpa es de su textura pálida y grumosa, pero el requesón tiene una mala reputación. Tiene un símil con el odio a las coles de Bruselas, este alimento a menudo se pasa por alto y se subestima. Pero no dejes que los bultos te vuelvan receloso. El queso cottage está relleno de cuajada, que tiene un montón de ventajas.

Relativamente bajo en calorías, el requesón es una fuente sólida de nutrientes esenciales como calcio y proteínas (entre 20 y 28 gramos por taza. Eso lo hace ideal para cualquiera que cuente calorías o rastree sus macros.

Conoce los beneficios que aporta el queso cottage (disponible en Mercadona)

¡Espera! Antes de correr hacia el pasillo de los lácteos, ten en cuenta que no todos los productos son iguales. Te sugiero hacerte con las variedades de queso cottage con bajo contenido de grasa (entre 2 y 3 gramos por porción), evitar los aditivos (especialmente el azúcar extra) y comprar productos orgánicos cuando sea posible.
Siempre revisa la etiqueta nutricional para conocer el contenido de sodio. El cottage tiende a ser rico en sodio: 1 taza puede contener hasta 900 miligramos, o más de un tercio de la cantidad diaria recomendada por la American Heart Association. Entonces, compara marcas y elija la que tenga menos sal. Comer media porción también puede ayudar con el manejo del sodio.

Y aunque sabe muy bien con fruta para el desayuno o una merienda, el requesón es mucho más versátil de lo que piensas. Desde frittatas hasta pasteles de avena y salsas de espinacas con alcachofas. Hay innumerables formas de incorporar este queso cremoso, incluso puedes ocultar completamente el sabor y la textura entre otros ingredientes si eso se adapta mejor a tus papilas gustativas.

¿Listo para darle una oportunidad justa al requesón? Te garantizamos que todas estas recetas, que contienen tanta proteína como una pechuga de pollo (27 gramos), te harán cambiar de opinión sobre este producto lácteo subestimado.

Requesón con mantequilla de cacahuete y chocolate

Este tazón de requesón con sabor a mantequilla de cacahuete y chocolate es tan delicioso como el pudín.

  • Calorías: 327
  • Proteína: 35 gramos

¿A quién no le gusta la combinación de mantequilla de cacahuete con chocolate? Esta merienda dulce acumula proteína (la friolera de 35 gramos por porción) gracias a una mezcla de requesón y proteína en polvo. Con solo cinco minutos desde la preparación hasta el plato, es una merienda rápida y conveniente para el desarrollo muscular después del gimnasio, especialmente en los días de entrenamiento de fuerza.

¿A qué se debe tanta locura con la crema de cacahuetes de Mercadona?

Patata dulce de alta proteína dos veces horneada

  • Calorías: 221
  • Proteína: 27 gramos

Si estás buscando un acompañamiento dulce y salado, no busques más que una batata dos veces horneada. Esta tiene el doble de queso, queso cheddar y requesón bajos en grasa, por el doble de sabor y calidad. Y a pesar de que esta versión más saludable es tan sabrosa como las batatas cargadas de grasa, solo tiene unos 4 gramos por batata.

Queso y verduras para untar en galletas

No es el queso y las galletas promedio, esta receta está repleta de fibra y proteína para un día.

  • Calorías: 498
  • Proteína: 51 gramos

Este simple snack le da un giro a tu queso y galletas tradicionales, reemplazando el queso cheddar y gouda con queso cottage. Suficientemente abundante para servir como un almuerzo ligero, este combo ofrece 24 gramos de fibra gracias a verduras frescas y 51 gramos de proteína.

¿La mejor parte? No se requiere cocinar. Simplemente corta los pimientos, la zanahoria y unos palitos de apio y échalos en tu tazón de requesón. Para obtener aún más fibra de relleno, usa galletas integrales para sumergirlas.

Tortilla de champiñones y tomate

Esta tortilla de queso contiene toneladas de proteína gracias a la adición de requesón.

  • Calorías: 249
  • Proteína: 36 gramos

Cargado con champiñones carnosos y tomates jugosos, esta tortilla baja en calorías es la manera perfecta de comenzar el día. Entre los huevos y el requesón, contiene un poderoso aporte de proteínas de 36 gramos por porción. Esa es mucha más proteína de la que obtendrías con el consumo de otros quesos, como el estadounidense y el suizo, que solo ofrecen 4’8 gramos y 7’7 gramos de proteína, respectivamente. Como referencia, media taza de requesón bajo en grasa cuenta con 12 gramos de macro.

Revuelto de pavo y queso

Este desayuno revuelto presenta tres potentes proteínas: huevos, pavo y requesón.

  • Calorías: 236
  • Proteína: 34 gramos

Este revuelto simple pero satisfactorio solo requiere huevos, requesón y pavo. Bajo en grasa y bajo en carbohidratos (solo 8 gramos y 6 gramos, respectivamente), esta comida rica en proteínas también contiene cero fibra, así que asegúrate de combinarla con una tostada de trigo integral o un poco de fruta.

Tortitas de proteína con queso cottage

Nunca sabrías que las tortitas se pueden hacer con requesón.

  • Calorías: 306
  • Proteína: 25 gramos

¿No te gusta la textura del requesón? Esta receta de tortitas con alto contenido de proteínas es para ti. El queso cottage se camufla cuando se mezcla con avena, huevos y extracto de vainilla para hacer una masa suave. Así obtienes todas las proteínas y el calcio sin los bultos grumosos.

Lasaña magra

Esta lasaña ligera reemplaza la ricota con queso cottage sin grasa.

  • Calorías: 274
  • Proteína: 26 gramos

El queso cottage sin grasa funciona como un sustituto estelar del ricotta en esta lasaña baja en calorías controlada por carbohidratos. En comparación con una porción de lasaña clásica, que tiene siete veces más de grasa y cuadruplica el sodio, esta versión casera más liviana todavía tiene todos los ingredientes básicos que te encantan: carne molida (pavo), tomates y mozzarella, además de algunos agregados extra saludables -como espinacas y champiñones.