La moda de los superalimentos parece no terminar nunca. La mayoría de las nuevas tendencias suelen llegarnos desde países asiáticos, donde la alimentación es muy diferente a la occidental. Teniendo en cuenta esto, deberías saber también que eso ha provocado que ellos tengan una tolerancia mayor a ciertos alimentos que tú no posees. ¿Por qué? Tan sencillo como que tu organismo nunca se ha enfrentado a ellos y no está acostumbrado.

El último alimento de moda se llama Konjac y, aunque su nombre te recuerde a una bebida alcohólica, la realidad es que es un tubérculo repleto de propiedades beneficiosas. Te contamos qué es y si realmente es un alimento dietético, ideal para adelgazar y tener una vida saludable.

¿Qué es el Konjac?

El konjac (realmente llamado Amorphophallus konjac) es un tubérculo de origen asiático y muy consumido en China, Japón y Corea. Lo que consumimos es la raíz, al igual que ocurre con la patata, y aseguran que está compuesta al 100% de fibra y con una gran capacidad de absorción de agua.

Quizá a algunos les suene el nombre glucomanano, y es que la fibra del Konjac se ha usado bajo este nombre en pastas y productos dietéticos que aseguran la pérdida de peso. De hecho, cada vez es más común encontrar en los supermercados fideos de Konjac.

Es curioso que la pasta de este tubérculo se haya puesto tan de moda cuando, realmente, no aporta casi ningún nutriente. Más del 90% de su contenido es agua, así que no debemos caer en el error de sustituir nuestra ingesta habitual de cereales o pasta integral por este tipo de noodles.
Curiosamente, esta es la razón por la que muchas personas lo usan en sus dietas de adelgazamiento. No quiero decir que no podamos incluirlo dentro de una alimentación variada y equilibrada, sino que no debe convertirse en el sustituto de nada.

Cocinar los fideos es tan fácil como ponerlos a cocer durante un par de minutos. Es cierto que su textura gelatinosa y el sabor insípido puede hacerlos poco atractivos, pero aderezándolo con las especias convenientes y combinándolos con verduras y proteínas, tendremos un sabroso plato. ¡Y nutritivo!

Como beneficios podemos destacar su efecto saciante durante más tiempo, gracias a la gran cantidad de fibra que nos aporta. Además,aseguran que controla los niveles de colesterol, reduce el estreñimiento, mantiene los niveles de azúcar en sangre y mejora la apariencia de la piel.
Por si no lo sabías, el Konjac también es usado en la industria de la cosmética, aunque no en forma de fideos.

Información Nutricional

Estos tubérculos enteros son principalmente carbohidratos y prácticamente no contienen grasa. Según un estudio de marzo de 2016 en la revista Food Reviews International, está compuesto de:

  • 54’7 a 61’6% de fibra (de los cuales 52 a 59% es fibra de glucomanano)
  • 12’3 a 20’1% de almidón
  • 2’7 a 3’8%  de azúcar
  • 5 a 7% de proteína

El konjac entero también contiene pequeñas cantidades de una variedad de micronutrientes, que incluyen vitamina A, vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (niacina), vitamina B3 (riboflavina), calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, selenio y zinc.

Una vez procesado, el konjac puede usarse como almidón, harina o gel. La harina, que es principalmente fibra de glucomanano, puede usarse para hacer variaciones bajas en carbohidratos de fideos o arroz. Sin embargo, se requiere muy poco para hacer este tipo de productos. La mayoría de los productos de konjac son principalmente agua, con pequeñas cantidades (entre 1 y 5%) de konjac.

Valor nutricional

El producto medio es esencialmente solo fibra y ningún otro nutriente. Por ejemplo, los famosos espaguetis de konjac, por cada porción de 100 gramos, encontramos 9 calorías, 4 gramos de fibra y 0’2 gramos de proteína. No existen otros nutrientes.

Encontrarás una nutrición similar para la mayoría de los productos preenvasados. El arroz orgánico tiene 10 calorías, 5 gramos de fibra y 0.3 gramos de proteína, en una porción de 128 gramos. La etiqueta de este producto también dice que también contiene pequeñas cantidades, entre 1 y 4 por ciento del valor diario, de calcio y fósforo.

¿Cómo afecta el consumo de fibra?

Según Harvard Health Publishing, las mujeres deben consumir entre 21 y 25 gramos de fibra al día, mientras que los hombres deben consumir entre 25 y 30 gramos de fibra diarios. La cantidad exacta que debes consumir se basa en tu consumo total de calorías.

Hay dos tipos de fibra que puede consumir: fibra insoluble y fibra soluble. Debes obtener aproximadamente el 60% de tu ingesta diaria de fibra de fibra insoluble, que apoya la digestión y la excreción de alimentos a medida que pasan a través de tu tracto gastrointestinal. Este tipo de fibra no se descompone durante el proceso de digestión.

El 40% restante de tu consumo de fibra debe provenir de fibra soluble, como el glucomanano. La soluble puede ayudar a regular el azúcar y el colesterol en la sangre y retrasar la digestión. A diferencia de la insoluble, se descompone cuando se digiere, concretamente durante el proceso de digestión; y puede ayudar a regular el azúcar en la sangre y el colesterol. La fibra insoluble no se descompone: este tipo de fibra ayuda a la digestión de otros alimentos a medida que se mueve por el intestino.

Dado que el principal nutriente que encontrará en konjac es el glucomanano, el principal beneficio que tiene es su contenido de fibra soluble.

Beneficios y efectos secundarios

La mayoría de los españoles consumen solo 15 gramos de fibra diarios, aproximadamente la mitad de la cantidad total que deberían consumir. La integración de konjac en tu dieta puede ayudar a aumentar ese consumo de fibra y mejorar la salud.

No obstante también tiene algunos beneficios asociados con su tipo específico de fibra soluble, el glucomanano. Según un estudio de mayo de 2016 en el Journal of Food Hydrocolloids, el glucomanano puede:

  • Apoya la pérdida de peso.
  • Estimula los microbios que viven en tu colon.
  • Estimula el sistema inmunitario.
  • Regula los niveles de azúcar en la sangre.
  • Regula los niveles de colesterol.
  • Reduce los triglicéridos.
  • Promueve sentimientos de plenitud.
  • Proporciona al intestino prebióticos beneficiosos.
  • Ayuda a manejar la diverticulitis.
  • Ayuda a controlar la diabetes.
  • Ayuda a controlar la enfermedad del intestino irritable.
  • Alivia el estreñimiento.
  • Se adhieren a los patógenos y previenen enfermedades.

También puede ser una alternativa para esas personas con dietas bajas en carbohidratos o cetogénicas. Debido a que tienen cero carbohidratos netos, los alimentos hechos con konjac son ideales, y son bajos en calorías. Sin embargo, al igual que con todos los alimentos ricos en fibra, se debe consumir con moderación. Si estás tratando de aumentar tu consumo de fibra dietética, no debes hacerlo de una vez o es más probable que experimente efectos secundarios. El consumo excesivo de fibra puede provocar una variedad de problemas intestinales, como calambres, diarrea e incluso estreñimiento.

Oligosacáridos y problemas intestinales

Los efectos secundarios provienen del tipo de carbohidratos que contiene. Aunque estos son generalmente beneficiosos, no son adecuados para todos.

Como prebiótico, el konjac contiene carbohidratos fermentables de cadena corta (también conocidos como FODMAP u oligosacáridos fermentables, disacáridos, monosacáridos y polioles). El contenido de carbohidratos fermentables suele ser bueno para tu salud, pero también puede ser difícil de digerir para ciertas personas. Cuando lo comes, estos carbohidratos fermentan en tu intestino grueso, donde pueden causar una variedad de efectos secundarios gastrointestinales.

Los alimentos ricos en FODMAP pueden causar problemas gastrointestinales, como hinchazón, gases, calambres y dolores de estómago. Ciertas personas, como aquellas con síndrome del intestino irritable, pueden necesitar evitar los alimentos ricos en FODMAP. Si has experimentado problemas intestinales desagradables después de comer konjac, es posible que debas limitar tu consumo de carbohidratos fermentables o simplemente consumirlos menos.