A veces, nada da en el clavo como un buen tazón humeante de fideos después de tu entrenamiento, pero el ramen ya no es la única opción de moda. En estos días, todo el mundo parece estar tomando una sopa vietnamita, llamada Pho (pronunciado «fuh»). Sin embargo, aún no está claro cómo de nutritivo es el plato ni cuántas calorías.

El Pho se originó hace cientos de años en Vietnam y comenzó como una humilde comida callejera. Es tradicionalmente una sopa aromática con base de caldo de res servida con fideos de arroz, trozos de carne y muchas hierbas frescas. Lógicamente, la calidad de este plato empieza con ingredientes de buena calidad.

Valor nutricional y contenido calórico

En realidad, depende.

Pho ha sido disfrutado por las familias vietnamitas durante siglos. Cada familia tiene una receta diferente y la forma en que la sirven varía también. No fue creado para ser un plato de dieta o encajar en un conteo de calorías.

Dado eso, las calorías de pho varían según el tamaño del tazón que coma, cuántos fideos agregues y qué proteína uses, como un corte de carne de res más grasoso o gambas. Además, ya sea que estés cocinando Pho en casa, pidiéndolo en un restaurante o comiendo una versión preenvasada, también influye en la cantidad de calorías que consumirás.

Esto es lo que obtienes en una taza de sopa vietnamita de carne casera:

  • Calorías: 215
  • Grasas: 5,47 g
  • Carbohidratos: 25.2 g
  • Fibra: 1,22 g
  • Proteína: 15 g
  • Azúcar: 1,93 g
  • Sodio: 1,200 mg.

Y en una porción de vegetal preenvasada:

  • Calorías: 210
  • Grasas: 1,5 g
  • Carbohidratos: 45 g
  • Fibra: 2 g
  • Proteína: 4 g
  • Azúcar: 2 g
  • Sodio: 1,240 mg.

Obviamente, es probable que obtengas más de una taza si vas a un restaurante. También debes tener en cuenta que muchas recetas también son altas en sodio y contienen algo de azúcar añadida.

¿Se puede considerar saludable?

En teoría, es un gran plato porque presenta todos los componentes que necesita: carbohidratos, proteínas y grasas saludables. Además de las proteínas, la carne de res también proporciona vitaminas B, zinc y hierro. Dependiendo de las hierbas y verduras que agregues a tu tazón, obtendrás un poco de fibra y otras vitaminas.

Los condimentos que agregas a tu bol también pueden mejorar tus beneficios. Las especias son fuentes de fotoquímicos importantes que pueden ser antiinflamatorios, aumentar el metabolismo y mucho más. Incluso los fideos de arroz ofrecen algo de nutrición, como ácido fólico, vitaminas B, potasio, magnesio y selenio.

Además, las cosas son simplemente satisfactorias. El sabor robusto, la temperatura y la textura contribuyen a una gama completa de atractivo sensorial. Básicamente, una porción tiene todo lo que necesitas para sentirse súper nutrido y satisfecho.

¿Hay desventajas en el consumo de Pho?

La mayor preocupación, particularmente en restaurantes o productos preenvasados, es el sodio. De hecho, algunas porciones del tamaño de un restaurante pueden incluir el consumo de sodio recomendado de casi un día.

Pero eso no significa que la sopa de fideos esté prohibida. Solo considera los niveles de sodio en el contexto de tu dieta general. Para las personas que son sensibles a la sal o les han dicho que reduzcan su consumo de sodio para ayudar a controlar una condición de salud, deberían prestar atención a la cantidad de la misma manera que lo harían en cualquier comida de restaurante.

Otra cosa a tener en cuenta: los tamaños de las porciones, que a menudo son demasiado grandes.

¿Qué diferencias existe con el ramen?

Aunque tanto el pho como el ramen son sopas populares con base de fideos, existen algunas diferencias clave entre los dos alimentos reconfortantes.

El Pho tiene un caldo claro de sabor completo hecho tradicionalmente con especias, huesos de carne y aromáticos; mientras que el ramen, por otro lado, se elabora tradicionalmente con caldo de cerdo. Además, la sopa vietnamita es típicamente más rica por llevar carne, pescado seco y algas marinas.
Sin embargo, a medida que tanto el ramen como el pho se vuelven más populares y ampliamente disponibles, las versiones de caldo de pollo y vegetariano se están volviendo más comunes.

La otra diferencia principal: los fideos. Pho presenta fideos de arroz, mientras que el ramen usa fideos de trigo, que pueden ser un poco más gruesos y pesados.

¿Cómo hacer que tu plato de pho sea lo más saludable posible?

Un plato completo de proteínas saludables, carbohidratos y grasas es perfecto, por lo que esta sopa también lo es. Sin embargo, puedes ajustarlo totalmente para satisfacer tus gustos y necesidades dietéticas.

Por ejemplo, puedes cambiar los fideos o la fuente de proteínas para acomodar cualquier alergia a los alimentos o restricciones dietéticas. ¿No comes carne roja? Opta por caldo hecho con huesos de pollo y adorne con pollo desmenuzado. ¿Eres alérgico al pescado? Agrega una pizca de salsa de soja en lugar de la salsa de pescado tradicional.

Finalmente, si estás enfocado en comer más a base de plantas, opta por tofu, tempeh o incluso frijoles (como edamame sin cáscara o garbanzos) para tu ración de proteína, y agrega verduras adicionales, como brócoli, guisantes, zanahorias y cebollas a tu tazón.