Bajo la premisa cada vez mayor de que los millennials lo arruinan todo, la generación de personas nacidas entre 1981 y 1996 está viviendo una caída del 5’4% en las ventas de patatas en los últimos tres años. Esto se debe a que las personas con edades de entre 22 y 37 años prefieren los carbohidratos «saludables y exóticos».

Estos son todos los beneficios que pueden aportarte las patatas

Pero antes de pensar en un plato de patatas fritas, es bueno que pienses en que es un alimento que solo aporta 168 calorías, contiene más potasio que un plátano, es buena para la presión arterial y la función muscular, y ofrece más de un tercio de tu dosis diaria de vitamina C y vitamina B6. Además, nos sacian suficiente como para calmar la ansiedad por la comida. Un estudio comparó la satisfacción de hambre después de una comida con patatas, pasta o arroz; y descubrió que las papas eran las mejores para satisfacer el hambre y aportaban menos calorías en general que los otros dos tipos de hidratos.

Es evidente que las patatas sí contienen carbohidratos, fundamentales para hacer ejercicio de alta intensidad, como andar con peso y ​​escalar. Pero, además, también son ricas en fibra y actúan como un probiótico beneficioso para gozar de una buena salud intestinal y promover el control saludable del azúcar en la sangre. La ciencia ha demostrado que se maximizar el contenido de almidón en las patatas enfriándolas y comiéndolas fríos después de cocinarlas.

¿Qué diferencia existe entre el pan blanco y el integral?

¿Por qué deben tomarla los deportistas?

Además de todos los beneficios anteriormente nombrados, hay deportistas que defienden a capa y espada este alimento. Es uno de los mejores vegetales que existen, y fundamental para el día de una competición. Durante las carreras por etapas, es interesante comerlas a diario. Existen numerosas maneras de comer patatas (cocidas, al horno, en puré…), aunque puedes apostar por la patata dulce (batata). Tiene unas características muy similares a la patata, pero es más deliciosa.

Boniato o patata, ¿con cuál te quedas tú?