El único melón que la mayoría conoce es el que tomamos como fruta con la llegada del buen tiempo. Realmente, existe otro tipo menos conocido llamado melón amargo, y que cuenta con numerosas propiedades para la salud. Momordica charantia o calabaza amarga es típica en lugares con clima tropical y pertenece a la familia de la calabaza, pepino y calabacín.

Esta planta se cultiva en todo el mundo, aunque originalmente tiene su esencia en la Asia sudoriental. Es considerad un alimento básico en este tipo de cocinas, y también se ha usado durante años como medicina natural. El melón amargo, como puedes observar en la foto, tiene una forma alargada, un color verde y está cubierto con protuberancias parecidas a las verrugas (algo propio de las calabazas también).

A continuación te descubrimos las propiedades nutricionales que posee este alimento, además de los beneficios que aporta a la salud.

Perfil nutricional del melón amargo

El melón amargo tiene muy pocas calorías, tan solo 17 por cada 100 gramos. No obstante, su contenido nutricional es muy destacable. Sus vainas son ricas en fitonutrientes, fibra, minerales, vitaminas y antioxidantes. Además, es una buena fuente de folatos, vitamina B-3, vitamina B-5, vitamina B-6 y minerales como hierro, zinc, potasio, manganeso y magnesio. Sin olvidar su contenido en vitamina C (93% de la ingesta diaria recomendada), vitamina A (44%) y vitamina C.

El melón amargo es especialmente rico en vitamina C, por lo que ayudará en la prevención de enfermedades, formación de huesos y regeneración de heridas. Por su parte, la vitamina A es soluble en grasa y mantiene una buena salud de la piel y de la visión. Asimismo, su contenido en antioxidantes (catequinas, ácido gálico, epicatequina y ácido clorogénico) ayuda a proteger a las células contra daños externos.

Beneficios que aporta el melón amargo en la salud

Ayuda a disminuir los niveles de azúcar en sangre

Las propiedades nutricionales del melón amargo han sido usadas durante años para tratar enfermedades relacionadas con la diabetes. Hubo un estudio, que duró 3 meses, y que contó con la participación de 24 adultos con diabetes. Estos tomaron 2.000 mg de melón amargo todos los días y disminuyeron el azúcar en sangre y los niveles de hemoglobina A1c.
En otra investigación participaron 40 personas con diabetes, y encontraron que tomando 2.000 mg al día de esta fruta durante un mes, reducía ligeramente los niveles de azúcar en sangre.

Se piensa que el melón amargo mejora la manera en que el cuerpo usa el azúcar y promueve la secreción de insulina (hormona responsable de controlar los niveles de azúcar).

Es recomendable para combatir el cáncer

En un estudio se comprobó que el extracto de melón amargo sirvió para matar las células cancerosas del estómago, colon, pulmón y nasofaringe. Asimismo, hubo otra investigación que obtuvo resultados parecidos, en el que el extracto de melón amargo fue capaz de bloquear el crecimiento y la expansión de las células de cáncer de mama, a la vez que promovía la muerte de las células cancerosas.

Ayuda a disminuir los niveles de colesterol

Tener un nivel alto de colesterol pueden hacer que se formen placas de grasa en las arterias, por lo que se obliga al corazón a que trabaje más para bombear la sangre y se aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.
Hubo un estudio, realizado en roedores con una dieta alta en colesterol, que observó que ingerir extracto de melón amargo reducía significativamente los niveles de colesterol total, LDL (malo) y triglicéridos.

Realmente, existen muchos estudios en animales y muy pocos en humanos, por lo que se necesita más información para corroborar esos efectos en personas.

Favorece la pérdida de peso

El melón amargo es un fruta muy usada en dietas que tienen como objetivo la pérdida de peso, ya que es bajo en calorías y alta en fibra dietética. La fibra ayuda a mantenernos saciados durante más tiempo, por lo que se reduce el apetito y la ansiedad por la comida.
Incluso, hay estudios que muestran que el melón amargo tiene efectos beneficiosos sobre la quema de grasa y la pérdida de peso.