Una dieta variada y equilibrada pasa por incluir una cantidad importante de frutas y verduras a diario. Cada una de ellas dispone de unas características que nos aportan grandes beneficios y mejoran nuestra salud. Los higos, por ejemplo, son muy saludables y nutritivos. Si no sabes si decantarte por los higos secos o frescos, te hablamos de ambos para que puedas optar por los que más te guste.

Los higos son frutos dulces de textura crujiente y que resultan muy deliciosos y sabrosos. Pueden incluirse en multitud de recetas aportándoles un toque muy especial. Pero lo mejor no está solo en su sabor, y es que son alimentos que aportan mucha energía y son excelentes para cuidar nuestra salud.

Los higos están compuestos por una elevada cantidad de agua y son ricos en carbohidratos. Suponen un gran aporte de fibra con efecto saciante, que regula el tránsito intestinal y favorece la salud digestiva. Aportan gran cantidad de minerales y vitaminas y disponen de un importante poder antioxidante, protector de nuestro organismo frente a enfermedades y el envejecimiento prematuro.

¿Qué aportan los higos secos concretamente?

Los higos son frutas de temporada y termina en octubre. No obstante podemos seguir disfrutando de ellos a lo largo del invierno, gracias al proceso de secado. Éste nos deja un resultado dulce, energético y con grandes beneficios para la salud.

Los higos secos tienen en torno a un 80% de agua en su composición. Además, son ricos en hidratos de carbono y azúcares naturales (fructosa, sacarosa y glucosa). Su elevado contenido en azúcares puede hacer que no sean recomendables en dietas de adelgazamiento. Sin embargo, su aporte de energía lo convierten en una alternativa ideal para personas activas y deportistas.

Estos son ricos en vitamina A, grupo B, C y E; y minerales como el hierro, calcio, potasio, magnesio, zinc, fósforo y cobre.

En relación a los higos frescos, los secos tienen una mayor cantidad de azúcar, siendo en este sentido más recomendables los frescos, dependiendo siempre de cada persona; y es que los secos pueden tener tres veces más calorías que los frescos. Sin embargo, cuando están secos, se potencia su contenido en potasio y fibra, así como el aporte restante de minerales y vitaminas.

Beneficios básicos de los higos secos

  • Gran aporte de energía, excelente para personas deportistas o en etapas de mayor rendimiento físico o intelectual
  • Muy ricos en fibra ideales para tratar el estreñimiento y favorecer la salud digestiva
  • Ideal para los huesos, músculos y sistema nervioso por su contenido en calcio y magnesio
  • Gran aporte de hierro y vitamina B ideal para tratar la anemia
  • Sus propiedades expectorantes ayudan a limpiar los pulmones de mucosidad en procesos catarrales