Muchas personas deciden emprender su camino hacia un estilo de vida más saludable. Para ello, cambian sus hábitos alimentarios y deciden pautar una dieta más equilibrada. Sin embargo, en ocasiones y pese a la motivación, el picoteo se interpone en nuestros objetivos. Descubre nuestra lista de alimentos saciantes y cumple con tu plan nutricional a rajatabla.

Si eres de esas personas que se pasarían el día comiendo, debes saber que no es una actitud demasiado saludable. Comer por ansiedad y no por hambre, no deja el espacio necesario entre ingestas, interrumpiendo así las funciones digestivas de nuestro organismo. Además, comemos para dotar a nuestro cuerpo de los nutrientes básicos necesarios para que pueda funcionar correctamente. Sobrepasar las ingestas recomendadas no es, bajo ningún concepto, una buena opción.

No obstante, sabemos que la teoría es fácil de aprender, sin embargo, llevarlo a la práctica es más complicado. Lo primero que debes hacer es aprender a diferenciar entre el hambre y la ansiedad por la comida. Una vez tengas detectada tu dinámica nutricional, puedes consultar esta lista de alimentos saciantes, que te permitirán sentirte pleno durante el día, evitando así la necesidad de atracones innecesarios.

Lista de alimentos saciantes para evitar el picoteo

  • Copos de avena: ideales para desayunar y llegar al momento del almuerzo sin haber tenido que recurrir a picoteos. Su alto contenido de fibra te hace sentir lleno por más tiempo. Es un cereal con un mayor aporte de proteínas que el resto. Además, es muy versátil, ya que se puede combinar con leche, queso, yogur; para hacer tortitas, crepes porridge…
  • Legumbres: ricas en proteínas, minerales y vitaminas. Proporcionan energía constante y fibra. Si quieres un aporte menor de calorías, consúmelas en ensaladas en lugar de potajes. Sin embargo, ambas opciones son saludables y recomendables para cuidarte.
  • Patatas cocidas: tienen efecto saciante por su elevado contenido en agua. Olvídate de las patatas fritas y opta por consumirlas hervidas o asadas. Son una alternativa ideal para comer, ya que te dejará una sensación de saciedad que te mantendrá alejado de la nevera por más tiempo. Tomarlas con verduras, complementará su valor nutricional y su sabor.
  • Crudités: El contenido en agua y fibra de las verduritas frescas cumplen perfectamente con la necesidad saciante que perseguimos. Por ello, cuando te entre hambre entre horas, recurre a unos palitos de pepino, zanahoria, apio, pimiento o cebollita y disfruta de su excelente sabor natural. Puede elaborar tu propio hummus o guacamole natural y satisfacer tu hambre de una forma saludable.
  • Arándanos: no subestimes su pequeño tamaño. Suponen un elevado aporte de fibra muy indicado cuando necesitamos controlar nuestro apetito. Además, son una poderosa fuente antioxidante que nos ayuda a mantenernos sanos. Los antioxidantes luchan contra los daños ocasionados por los radicales libres, previniendo la aparición de enfermedades y manteniéndonos jóvenes por más tiempo.
  • Frutos secos: fuente de proteínas, minerales, vitaminas y ácidos grasos saludable. Tienen multitud de propiedades y, además, están deliciosos. Cómpralos naturales, sin freír, salar o tostar. A menudo las opciones más saludables pueden ser las más apetecibles.
  • Aguacate: rico en ácidos grasos, magnesio y vitaminas del grupo B. Son ideales para consumir en momentos de nervios o estrés, ya que favorecen la salud del sistema nervioso.
  • Arroz integral: se trata de un importante aporte de fibra y energía. Tiene propiedades depurativas y diuréticas, que ayudan a eliminar las toxinas del organismo.
  • Cacao: elige un chocolate con un porcentaje de cacao superior al 70%. Date un pequeño y saludable capricho y deja a un lado las costumbres que no te hacen bien, como el picoteo.
  • Plátano: es una fruta ideal cuando de propiedades saciantes se trata. Se recomiendo, incluso, consumirla después de cenar para evitar atracones nocturnos.
  • Dátiles: tienen un gran poder reconstituyente, energético y revitalizante. Aunque no conviene abusar de ellos, son alimentos súper saludables y saciantes.
  • Pimientos: son alimentos con un elevado contenido de agua y bajo de calorías. Es un alimento, rico en fibra, básico en dietas de adelgazamiento y control de peso por sus propiedades saciantes.
  • Huevo cocido: comer huevo hervido en el desayuno, constituye un aporte de proteínas que te mantiene lleno y con menos necesidad de recurrir a antojos. Por ello, opta por esta alternativa y observa cómo tu cuerpo no siente esa necesidad de ingerir alimentos menos recomendables.
  • Semillas de chía: son ricas en fibra y ácidos grasos esenciales. Puedes añadirlas a las ensaladas, yogures, leche… son muy versátiles y su textura y sabor hacen que sean muy fáciles de tomar.

Como puedes observar, no se trata de restringir tu alimentación y obligarte a comer cosas que no te gustan. Tienes un amplio abanico de posibilidades, sabores, texturas, colores… para que tu alimentación sea completa , equilibrada y que te suponga un verdadero disfrute.