La Lisina es un aminoácido esencial que tiene importancia en la producción de colágeno. Es fundamental para el crecimiento óseo, la cicatrización de heridas, la descomposición de las grasas y la absorción de calcio. Son muchos los alimentos que contienen proteínas y que también poseen lisina, aunque los frutos secos suelen tener unos niveles relativamente bajos. Sin embargo, los frutos secos con cáscara parece que tienen una íntima relación con el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

¿Cuál es la función de L-lisina y L-arginina?

Son muchos los científicos que consideran que el contenido de l-lisina tiene cierta relación con otro aminoácido, la l-arginina. La L-arginina tiene un papel fundamental en la dilatación de los vasos sanguíneos, la producción de hormona de crecimiento, la mejora del sistema inmunológico y el mantenimiento del equilibrio del pH. Podría decirse que la lisina y la arginina compiten entre sí por la absorción de nutrientes y ejercen efectos opuestos dentro del organismo. Las nueces es de los pocos alimentos que poseen altas cantidades de l-arginina y bajas cantidades de l-lisina.

¿Por qué es importante para la salud?

Tener un alto contenido en l-arginina y bajo en l-lisina significa que los frutos secos con cáscara son un buen alimento para las personas con problemas cardiovasculares, que comprometen al corazón o los vasos sanguíneos. Por ejemplo, aquellas personas que sufren insuficiencia cardíaca, dolor en el pecho, presión arterial elevada, enfermedad arterial coronaria o disfunción eréctil.
En cambio, en una dieta que se evita el consumo de frutos secos y promueve los alimentos ricos en L-lisina, parece que se ha convertido en una recomendación para las personas con herpes. Según algunos estudios, la arginina promueve el crecimiento del virus que causa el herpes, aunque se sigue necesitando más investigación en este campo.

¿Qué tipos de frutos secos con cáscara existen?

Tanto las nueces molidas, como las nueces de macadamia, las almendras, los pistachos y los cacahuetes, contienen altas proporciones de l-arginina frente a l-lisina. En cambio, existen pequeñas variaciones entre ellas. Por ejemplo, las nueces de macadamia superan al resto en una proporción de 78 a 1.; siendo el pistacho la que menos aporta.

Cuando tratamos de saber la cantidad de l-arginina o l-lisina, podemos comparar los frutos secos con la carne, las aves, el pescado, las legumbres y los huevos. Tanto las nueces como las legumbres presentan altas proporciones de l-arginina, mientras que el pescado, la carne y las aves siguen el patrón opuesto. Los huevos son un alimento que mantiene el equilibrio de las proporciones entre ambos aminoácidos. Esto no quiere decir que tengas que hartarte a comer frutos secos, ya que son bastante calóricos y debe seguirse un consumo moderado.

Lógicamente, los beneficios que aportan los frutos secos no pueden atribuirse solamente a sus niveles bajos de lisina. Además de aportar una alta proporción de l-arginina frente a l-lisina, las nueces aportan nutrientes como grasas monoinsaturadas, fibra y vitamina E. Es un alimento totalmente recomendable en una dieta saludable y equilibrada.