Descubrir la comida saludable es sinónimo de conocer nuevas recetas. Muchas personas creen que comer sano implica pasar hambre o no tomar caprichos, y se equivocan. Os vamos a contar cómo hacer mantequilla de frutos secos, algo que tan de moda se ha puesto para complementar a las tortitas o frutas.

En los supermercados nos podemos encontrar mantecas de todos los frutos secos que queramos, el problema es que sus ingredientes dejan mucho que desear. La mayoría tiene un bajo porcentaje de frutos secos y se excede con el contenido de azúcar. Lo más recomendable, en vez de volverte loco leyendo etiquetas nutricionales, es crear la tuya propia.

¿Qué aportan las mantequillas de frutos secos?

Si podemos tomar los frutos secos al natural, ¿para qué hacerlos mantequilla? Es un perfecto añadido a tus desayunos o meriendas, sin la necesidad de que crujan en tu boca. Tienen un alto contenido en proteínas vegetales, calcio, potasio, vitamina B, E y grasas saludables. ¿Te imaginas desayunar tortitas con mantequilla de cacahuete? Es posible siempre que optes por la opción saludable. Tortitas de avena con claras de huevo, mantequilla casera y un poco de fruta es un desayuno perfecto.

Que sea saludable no implica que podamos excedernos. El contenido nutricional de una casera es mucho mejor que una procesada, pero de calorías pueden estar muy similares. Recordemos que los frutos secos aportan un alto número de calorías, por lo que debemos controlar su consumo para no engordar. Todo en exceso es desaconsejable, aunque se trate de algo natural.

¿Cómo hacer la mantequilla casera?

Para hacer una mantequilla de frutos secos tan solo vas a necesitar tu fruto favorito al natural o tostado. Ambas opciones son posibles, aunque su sabor será diferente. La mayoría de personas optan por el tostado, sobre todo en el caso de las avellanas porque recuerda a la Nutella.
Mete los frutos en la batidora, sin ningún ingrediente más, y dale caña hasta que quede una textura suave. Los propios frutos tienen una grasa, por lo que no tendrás que añadir aceites como emulgente. Este proceso te puede durar unos 10 minutos y tendrás que dejar que tu batidora repose para que no se sobrecaliente.

La mantequilla casera te durará en perfecto estado unos 4 días en el frigorífico. Tú mismo notarás por el sabor y la acuosidad que ya no tiene la misma consistencia. Esto es normal, no le añadimos ningún químico para que aguante su conservación durante meses, como sí lo hacen las de fábrica.

Debemos decir que la mantequilla puede ser una opción diferente para tomar frutos secos, pero no debe ser la única. Cuando trituramos los frutos, estamos transformando el alimento y también es interesante consumirlos de forma natural.