En los últimos años hemos visto como la presencia de bollería industrial, harinas refinadas y azúcares se ha apoderado de nuestra alimentación. Apostar por alimentos naturales, ecológicos y caseros nos hará mejor en salud y favorecerá el rendimiento de nuestro entreno. El gofio es un superalimento a tener en cuenta para introducir en tu dieta de deportista. A continuación te contamos qué es y qué beneficios nos aporta.

¿Qué es el gofio?

Es posible que pocos conozcan la existencia del gofio, a no ser que seas de las Islas Canarias. Allí empezó el consumo de esta harina integral entre los pueblos indígenas, convirtiéndose en una pieza fundamental de su dieta. El gofio es un alimento compuesto por una harina de cereales tostados (normalmente, trigo o millo) que suele comerse habitualmente con leche, en platos como potajes o caldos, o bien se usa en panes y postres.
Podríamos decir que se trata de una mezcla de granos tostados y molidos a la piedra, a la que añadimos un poco de sal para darle sabor.

Aunque su apariencia es muy parecida a la harina blanca, destaca su diferente color amarillento y oscuro. El color variará dependiendo de su composición y del grano que usemos para tostarlo.
Tradicionalmente, el gofio se ha elaborado con maíz o/y trigo, pero en la actualidad nos encontramos con una amplia variedad que abarca más cereales y legumbres. El procedimiento de moler y tostar el cereal es el que da nombre a la palabra Gofio, haciéndolo un producto 100% soluble sin azúcares añadidos, conservantes ni colorantes.

Beneficios para el deportista

  • Rico en fibra. El gofio es un alimento integral con alto contenido en fibra dietética, por lo que se convierte en una opción ideal para regular el tránsito intestinal, y mantener y mejorar la salud digestiva. Además, nos ayudará a prevenir o eliminar el estreñimiento y controlará el colesterol alto y los triglicéridos.
  • Indicado para diabéticos. Es muy adecuado para personas con diabetes ya que ralentiza la absorción de carbohidratos simples. Es decir, es un producto natural que ayuda a regular los niveles de glucosa, impidiendo que haya picos altos de insulina.
  • Nos mantiene el colesterol a raya. Gracias a su contenido en ácidos grasos omega 6, es un alimento perfecto para quienes necesiten reducir sus niveles de colesterol alto.
  • Es un alimento bajo en grasa. Es una pieza fundamental para dieta equilibrada o, incluso, para dietas que buscan bajar peso. Al ser un producto natural, contiene numerosos nutrientes esenciales y muy poco contenido graso.
  • Rico en vitaminas. Principalmente, destaca por las vitaminas del grupo B (B1, B2 y B3), además de las vitaminas C, A y D. También es rico en minerales como el hierro, calcio, magnesio, potasio, sodio y zinc.

¿Cómo puedo tomarlo?

Existen diferentes formas de introducir el gofio en tu dieta. Elige la que más se adapte a tu forma de vida, ya que quizá no tengas suficiente tiempo como para realizar un pan o un bizcocho. Aun así, si tienes tiempo, prueba a hacer algún dulce y verás lo rico que salen.

  • Gofio en polvo. Añádelo a la leche o bebida vegetal como desayuno y combínalo con tus proteínas en polvo. Al aumentar el consumo de hidratos de carbono de asimilación lenta se te hará perfecto para tomarlo antes de entrenamientos largos o como método para recuperarte después de un intenso entrenamiento.
    Puedes incluso tomártelo como si fuera canela en polvo, esparciéndolo sobre trozos de fruta o yogurt.
  • Gofio mezclado. Lo puedes mezclar con aceite de oliva virgen y panela para convertirlo en una bomba energética y fácil de asimilar. Es cierto que esta receta contiene un alto contenido calórico, por lo que es ideal para deportistas que se sometan a bajas temperaturas (buceadores, triatletas, corredores de trail o ultra distancia en montaña, esquiadores, etc).
  • Gofio en mezclas especiales. Puedes tomarlo mezclado con almendras, pasas o miel. Lo convertirás en un alimento con una alto contenido en hidratos de carbono y con distintos ritmos de asimilación.
  • Pasta de gofio y miel. Si eres de los que consume gel energético, con el gofio puedes hacerte uno casero y adaptado a tus gustos. Le puedes añadir sales minerales, tus proteínas en polvo, proteína de suero, lecitina de soja, etc. Haz bolitas o barritas para transportarlo de la forma más cómoda.

Es posible que estés pensando que en tu ciudad no vendan gofio porque hemos comentado que es un producto típico de las Islas Canarias, ¡pues te equivocas! Hay hipermercados (Alcampo, Corte Inglés, Carrefour) que trabajan con él y lo venden en formato de harinas, aunque también es probable que lo encuentres en alguna herbolistería o tienda de alimentos ecológicos.
Cierto es que existen barritas proteicas que contienen este superalimento, pero nosotros siempre te vamos a recomendar que apuestes por lo casero para controlar lo que entra en tu cuerpo.