Si parece un gato y maúlla como un gato, entonces es un gato, ¿verdad? En lo que respecta a farro, ese no es necesariamente el caso.

Aunque se puede confundir fácilmente con los granos sin gluten como el arroz integral, el farro es en realidad una variedad de trigo, lo que significa que no está libre de gluten. Así que si eres intolerante o sensible al gluten, querrás mantener a Farro lejos de tu despensa.

Propiedades y beneficios del Farro

Farro es un tipo de trigo, lo que significa que contiene proteínas de gluten, según la Fundación para la Enfermedad Celíaca. A diferencia de la mayoría del trigo, este suele tener referencia de forma independiente, como la quinoa, que sí es un grano sin gluten. Por esta razón, puede ser fácil pasar por alto el hecho de que farro es, de hecho, trigo. Tampoco ayuda que se parezca bastante al arroz integral, lo que hace que sea fácil confundirlos.

Farro (también conocido como emmer) es una de las primeras formas de trigo y se originó en la región del Mediterráneo Central. Al poseer el grano entero, es rico en nutrientes como fibra y calcio, que en su mayoría son subconsumidos por la mayoría de los adultos. Supera los 15 gramos de proteínas por cada 100 gramos y tiene un elevado contenido de fibra (7 a 10%). En cuanto a los hidratos, posee el 65% y apenas aporta grasas (3%).

Es fácil de masticar y tiene sabor a nuez, además se prepara en agua o caldo, como el arroz. El grano generalmente se come como granos de trigo integral, por lo que es una adición nutritiva a las sopas, ensaladas o casi cualquier comida.

Alternativas a este cereal (para celíacos)

Si estás buscando agregar algunos granos a tu dieta diaria pero quieres evitar el gluten, hay muchas alternativas que puedes considerar. La quinoa, el trigo sarraceno, el arroz y el mijo son algunas comparaciones bastante cercanas y son fáciles de cambiar por el trigo.

No obstante, aunque los granos como el arroz integral o el mijo están naturalmente libres de gluten, siempre debes verificar el envase. Primero, lee la lista de ingredientes para verificar que no haya ingredientes con base de trigo, centeno o cebada en los granos que está comprando. O busca una etiqueta sin gluten en el paquete.

Si deseas asegurarse de que un producto alimenticio no contenga gluten, busca una etiqueta o sello sin gluten en el envase. ¡Siempre revisa el panel nutricional y la lista de ingredientes también!