La manzana siempre ha sido una de las frutas más comunes en las meriendas del colegio junto a los bocadillos. Fácil de comer, duradera y saciante. Parece que todo son beneficios, ¿pero por qué es tan buena para ti? Lo que todos conocemos es su alto contenido en fibra y su sabor dulce, pero un grupo de investigadores también destaca su contenido bacteriano.

¿Son bacterias beneficiosas?

En el estudio, que se publicó en Frontiers in Microbiology, los científicos analizaron las bacterias de las manzanas y compararon muestras de tipos orgánicos y no orgánicos para ver cuáles eran las diferencias. Descubrieron que las manzanas contienen 100 millones de bacterias. Puedes estar pensando en ir corriendo a tu frigorífico y tirar inmediatamente este alimento. ¿En serio estamos comiendo bacterias? Afirmativo, pero pueden desempeñar un papel importante en la mejora de tu salud intestinal.

En total, los científicos encontraron que una manzana clásica contiene 100 millones de bacterias, concretamente 1.755 tipos diferentes. De hecho las encontramos en: el extremo del tallo (9.5 millones), la cáscara (1.6 millones), la pulpa de la fruta (19.7 millones), las semillas  (37.7 millones) y el extremo del cáliz (22 millones).

«El consumo de una manzana entera, con núcleo y semillas, incluye una absorción de alrededor de 100 millones de bacterias. Si solo comes la cáscara y pulpa de fruta, el número se reduce 10 veces», dijo la autora del estudio, Birgit Wassermann. «Y también la diversidad bacteriana que consumes se reduce en consecuencia. Entonces sí, cómetelo todo«.

Cuando escuchamos «bacterias», lo primero que se nos viene a la mente con casos de intoxicación alimentaria por culpa de E. Coli, Staphylococcus aureus o Bacillus cerus, o por algún virus. Pero no estamos hablando de este tipo de bacteria en las manzanas. De hecho, se necesitaría una gran abundancia de cepas patógenas para causar una enfermedad, y no se encontró en las muestras.

Además, ingerir la diversidad de cepas de bacterias que se encuentran en las manzanas, puede proporcionarle al intestino diversos microbios, esenciales para la salud intestinal. De hecho, tener un microbioma intestinal diverso se ha relacionado con beneficios potenciales, como reducir el riesgo de hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares, además de estimular el sistema inmunológico.

¿Existen diferencias entre las manzanas clásicas y orgánicas?

Los investigadores encontraron que la bacteria Lactobacillus (utilizada a menudo dentro de los probióticos) era más común en la piel de las manzanas orgánicas. Aunque la cantidad de bacterias fue la misma en las manzanas orgánicas y convencionales, la microbiota de las manzanas orgánicas es significativamente más diversa y más equilibrada, dijo Wasseremann. Y esto puede conducir a una mejor salud intestinal.

No obstante, aunque estemos hablando de los beneficios de las bacterias de la manzana, no quiere decir que dejes de lavarla antes de morderla. El lavado no eliminará la bacteria que es naturalmente una parte de la fruta, pero sí ayudará a minimizar la introducción de todas las bacterias que se unieron en la recolecta del huerto, la tienda y tu bolsa de deporte, dijo Wassermann.