La mayoría de nosotros crecimos viendo a Popeye cómo comía espinacas a todas horas para ser mucho más fuerte que Brutus. Era todo un reclamo para que desde pequeños consumiéramos verduras en nuestra alimentación diaria, aunque también estaba la vertiente (totalmente errónea) de tomar petit-suisse para crecer más rápido. Y parece que no iban muy mal desencaminados con las espinacas. Un reciente estudio de la Universidad de Berlín ha demostrado que este vegetal contiene una sustancia que puede tener un gran efecto sobre nuestro rendimiento físico.

¿Pueden las espinacas tener el mismo efecto que los esteroides?

En el estudio se detectó que las espinacas contienen ecdisterona, que tienen un efecto muy parecido a los esteroides. Hace tiempo se demostró que tenían ese efecto en roedores, pero ahora se ha confirmado que también funciona en humanos. La ecdisterona es una hormona esteroidea que se conoce desde los años 80, y se le otorgó un gran efecto en la fortaleza. En la actualidad, se comercializa como suplemento indicado para incrementar el rendimiento deportivo.

Para llegar a esta conclusión, los científicos contaron con dos grupos compuestos por deportistas. El primero se tomó una cápsula de ecdisterona diariamente, mientras que el segundo ingirió una cápsula placebo. Como se esperaba, los deportistas que tomaron la ecdisterona obtuvieron un mejor rendimiento general, además de mejorar también en el levantamiento de pesas.

¿Cuánta cantidad deberíamos comer para notar los efectos?

Según los expertos, para notar resultados tendríamos que consumir unos 4 kilos, aunque para lograr resultados de manera natural es bastante complicado. No obstante, los científicos son conscientes de que crear complementos con esta sustancia es fácil, y han decidido alertar a la Agencia Antidopaje de que la hormona ecdisteroide (en la que se incluye la ecdisterona) no forma parte de las sustancias prohibidas.

Lo que no se conoce aún son los posibles efectos secundarios a largo plazo, por lo que se recomienda no excederse en el consumo de cualquier suplemento con esta sustancia.  No obstante, puedes seguir comiendo espinacas para beneficiarte de todas sus propiedades y mejorar tu rendimiento. En el estudio se administraron 800 mg de ecdisterona, y para conseguir esta dosis de las espinacas habría que comer más de 6’5 kg al día. Es una locura esa cantidad, recuerda que todo en exceso es negativo.

La investigadora Maria Kristina comentaba que «esperábamos ver un aumento del rendimiento, pero no imaginábamos que fuera tan grande«.