Principales especias para tener una buena digestión

Todos estamos de acuerdo en algo: las hierbas y las especias hacen que la comida sepa mucho mejor. Pero es posible que no sepas que tu especiero también es un gran recurso de remedios que puedes usar para aliviar el dolor de estómago o promover una digestión saludable. Así que ha llegado el momento de reducir el consumo de sal para abrir paso a distintas hierbas.

¿Por qué hay especias que mejoran la digestión?

Este condimento se ha utilizado a lo largo de la historia como estimulante digestivo.

En los últimos años, los estudios han demostrado que muchas especias estimulan el hígado, lo que hace que secrete bilis, que tiene un mayor porcentaje de ácidos biliares. Los ácidos biliares son importantes para la digestión de las grasas, así como para la absorción, por lo que es importante asegurarse de tener una cantidad suficiente.

También se ha descubierto que muchas especias estimulan las actividades de la lipasa, proteasa y amilasa pancreáticas. Estas enzimas ayudan a mantener un sistema digestivo más eficiente.

Algunas incluso ayudan a mejorar el tiempo de tránsito de los alimentos en el tracto gastrointestinal. Un tracto gastrointestinal lento permite que se absorba más agua de los alimentos digeridos; esto puede resultar en un estreñimiento doloroso. Además, cuanto más tiempo permitas que los alimentos digeridos permanezcan en tu sistema antes de ser eliminados, más propenso serás a ser atacado por bacterias no saludables.

jengibre y especias en cuencos

Especias y hierbas que son buenos digestivos

Incorporar hierbas o especias a nuestros platos no es tan complicado. Siempre resultará más sabroso condimentar con estos, antes que abusar del consumo de sodio. Seguramente, notarás que se potencian algunos sabores más que otros. Las que te proponemos a continuación no solamente mejoran su gusto, sino que nos protegen de ardores digestivos.

Jengibre

Lo más probable es que hayas tomado un sorbo de ginger ale o té de jengibre para el malestar estomacal. Esta hierba antigua se ha utilizado durante siglos como un antídoto tradicional para las molestias gastrointestinales.

El jengibre se considera antiemético, lo que significa que ayuda con las náuseas y los vómitos. Algunas investigaciones sugieren que la hierba podría incluso servir como un tratamiento seguro y eficaz para las náuseas durante el embarazo y la quimioterapia.

También aumenta la motilidad gástrica y puede incrementar la velocidad del vaciado del estómago, lo que explica por qué puede ayudar a aliviar otros síntomas como la indigestión y la hinchazón abdominal dolorosa.

Cúrcuma

Conocida por sus propiedades antiinflamatorias, la cúrcuma promociona el potencial para ayudar con los problemas digestivos.

De hecho, la evidencia preliminar sugiere que la cúrcuma puede resultar beneficioso como tratamientos complementarios para las enfermedades intestinales como la enfermedad inflamatoria del intestino y el síndrome del intestino irritable.

También hay investigaciones emergentes de que la curcumina, el componente principal de la cúrcuma, podría ayudar a mejorar la disbiosis del microbioma intestinal, que es un desequilibrio de las bacterias intestinales.

Comino

Esta especia con sabor ahumado se ha relacionado con ayudar a mejorar los síntomas del síndrome del intestino irritable.

De hecho, el uso de su aceite esencial puede disminuir significativamente el dolor abdominal y la hinchazón y mejorar la consistencia de las heces y la frecuencia de defecación en personas con este síndrome. La mayoría de los beneficios declarados del comino tienen que ver con la digestión, el sistema inmunológico y la circulación. Incluso puede evitar que las células cancerosas se multipliquen y ayudar a reducir el dolor con sus propiedades antiinflamatorias.

especias en cuencos

Hinojo

Masticar semillas de hinojo se ha utilizado durante mucho tiempo como ayuda digestiva después de la cena, sobre todo en la India. Esto se debe a que la hierba con sabor a regaliz puede ayudar a regular la motilidad de los músculos lisos del intestino y reducir el gas.

Aparte de sus muchos usos culinarios, el hinojo y sus semillas ofrecen una amplia gama de beneficios para la salud y pueden proporcionar efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antibacterianos. Además, los flavonoides y compuestos fenólicos abundantes en antioxidantes que se encuentran en esta especia parecen exhibir beneficios antiinflamatorios.

Especias de la menta

La menta puede ayudar con la hinchazón del vientre y apoya la digestión; es por eso que el aceite de menta es un remedio común para las personas con problemas digestivos, especialmente IBS.

Se piensa que estas especias actúan ayudando a la relajación del músculo liso, disminuyendo la sensibilidad visceral, que puede ayudar con el dolor, y actuando como antimicrobiano / antifúngico.

Aunque el tratamiento para el SII a menudo incluye cambios en la dieta y tomar medicamentos, las investigaciones muestran que tomar aceite de menta como remedio a base de hierbas también podría ser útil. El aceite de menta contiene un compuesto llamado mentol, que se cree que ayuda a aliviar los síntomas del SII a través de sus efectos relajantes en los músculos del tracto digestivo

Cilantro

El cilantro fragante es un ingrediente principal en una amplia variedad de platos regionales, desde la cocina india hasta la latinoamericana. Esta popular especia no solo proporciona un poderoso toque de sabor, sino que también ayuda con las dolencias digestivas.

Un pequeño estudio de personas con síndrome del intestino irritable encontró que un suplemento de hierbas que contiene cilantro reduce la gravedad y la frecuencia de dolor abdominal, malestar y distensión abdominal. También puede estimular el apetito en algunas personas.

Esta hierba también puede reducir el azúcar en sangre activando ciertas enzimas. De hecho, es lo suficientemente potente como para que las personas con niveles bajos de azúcar en sangre lo utilicen con precaución.

Cardamomo

El cardamomo es parte de la familia del jengibre, por lo que no es de extrañar que sea útil para la digestión.

Se ha utilizado en la medicina china e hindú durante siglos, pero también está respaldado por la ciencia porque tiene acciones que ayudan a aliviar la hinchazón y los gases (también conocidas como propiedades carminativas). Además, tiene propiedades antiespasmódicas, ya que puede reducir la velocidad de los calambres en los músculos del estómago.

El cardamomo también estimula el apetito junto con el alivio de los gases, las náuseas, la indigestión y los calambres. Ayuda a eliminar cualquier bacteria transmitida por los alimentos en el tracto digestivo, lo que ayuda a proteger contra la intoxicación alimentaria y la angustia gástrica.

Las vainas de cardamomo contienen un compuesto llamado limoneno, que generalmente se encuentra en las cáscaras de los cítricos. Se sabe que disuelve los cálculos biliares que contienen colesterol, además de aliviar la acidez y el reflujo gastroesofágico (ERGE).

Estas especias también tienen beneficios antioxidantes, además de ser una buena fuente de minerales, como hierro, manganeso, calcio y magnesio. Incluso funciona bien como diurético y puede reducir la hinchazón, la retención de agua, la hinchazón y el edema.

especias de alcaravea

Canela

La canela es deliciosa y, afortunadamente para aquellos de nosotros adictos a su dulzura cálida y picante, se cree que incluso una pequeña pizca diaria es buena para la salud intestinal.

No solo alivia las náuseas y los malestares estomacales, sino que los primeros estudios muestran que puede reducir los niveles de azúcar en la sangre al mejorar la sensibilidad a la insulina. Se ha demostrado que la canela reduce los niveles de azúcar en sangre en ayunas, y tiene un potente efecto antidiabético en 1 a 6 gramos o 0.5 a 2 cucharaditas por día.

También posee cinamaldehído, que tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas que pueden reducir las infecciones y ayudar a combatir las caries y el mal aliento.

Especias de alcaravea

La alcaravea es una hierba suprema para el sistema digestivo, alivia los calambres estomacales y las náuseas, ayuda a expulsar los gases del intestino y previene la fermentación en el estómago. Son conocidas como tónicos digestivos aromáticos o amargos aromáticos, que son plantas útiles para aliviar las molestias gastrointestinales.

Se ha descubierto que los aceites derivados de este grupo de plantas, incluidos el carvol y el carvene, alivian los músculos del tracto digestivo y los espasmos. Además, sus semillas son bastante dulces y se pueden usar para tratar a los bebés cuando sufren de diarrea dolorosa.

La alcaravea también tiene efectos positivos sobre la producción de glándulas biliares, gástricas y salivares.