En las últimas semanas hemos visto un crecimiento en el consumo de edamame gracias a que algunos supermercados lo están poniendo al alcance de todos. Como ya pasó con la quinoa, la soja texturizada o el tofu, el edamame es un alimento que no conocíamos. Sus propiedades aportan numerosos beneficios a nuestra salud, por lo que es interesante que lo empieces a introducir en tu alimentación saludable y variada.

El edamame es, básicamente, la vaina de la soja. Muchos lo consideran un super alimento, recomendado sobre todo para personas deportistas. Es un snack ideal para picar entre horas y muy fácil de cocinar para acompañar algún plato. Esta leguminosa tiene su origen en Japón, aunque se consume muchísimo en China, Corea y Hawai. Para conseguir ese color y textura, esta soja se cosecha en verde a un 80% de la madurez y lo podemos encontrar con y sin cáscara.

A continuación te desvelamos todas las propiedades y beneficios que puede aportarte su ingesta.

Tiene un alto contenido en proteína y bajo en grasa

El edamame es un alimento recomendable en dietas diseñadas para perder peso y para deportistas. Es una buena fuente de proteínas de origen vegetal, y cuenta con muy poco contenido graso. De hecho, casi no contiene grasas saturadas y nos aporta 17 gramos de proteínas por cada 100 gramos de producto. Siendo el 30% de la cantidad diaria recomendada en hombres y el 37% en mujeres. Combinándolo con otras proteínas vegetales podemos obtener todos los aminoácidos esenciales de manera completa.

Su consumo es personas deportistas es interesante porque el contenido proteico ayuda en la construcción del tejido muscular. Así que, en cierto modo, el edamame puede hacerte ganar masa muscular.

Favorece el sistema cardiovascular

Consumir la vaina de la soja es bueno para el corazón y para todo el sistema cardiovascular. Su alto contenido en fibra (unos 5 gramos por cada 100) nos ayuda a prevenir y combatir enfermedades cardiovasculares, además de mantenernos saciados por más tiempo. Asimismo, es rica en grasas monosaturadas y ácidos grasos esenciales Omega-3 y Omega-6. Por lo que también ayuda a mantener un buen nivel de colesterol en sangre.

Protege a los huesos

Si contenido en manganeso, vitamina K, potasio y magnesio ayuda a mantener unos huesos fuertes y protegidos. El magnesio es un mineral que procura tener fuerte el sistema óseo, mientras que la vitamina K aporta densidad. El magnesio y el potasio son minerales que previenen la osteoporosis Por su parte, el potasio y el magnesio previenen la osteoporosis.
Además, las isoflavonas (compuestos químicos propios de la soja) ayudan a mantener la densidad ósea.

Fortalecen el sistema inmunológico

El edamame contiene cobre, que mejora el funcionamiento del sistema inmunológico. Nos aporta un 60% de la cantidad diaria que debemos consumir de este mineral. Asimismo, cuenta con algunos compuestos (isoflavonas y saposinas) que tienen una función similar a los estrógenos y que nos pueden proteger frente a algunos tipos de cáncer.