La cúrcuma, una raíz de la familia del jengibre, tiene un gran poder antiinflamatorio. Se trata de una auténtica medicina natural por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. ¿Lo mejor de todo? Podemos utilizarla en muchos platos y, además de estar beneficiando nuestra salud, le estaremos dando un toque oriental muy sabroso a nuestra comida.

La cúrcuma no puede faltar en nuestra cocina, y es que tiene grandes propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias, antioxidantes y antibacterianas. Un alimento que, incluso, ha sido comparado con algunos medicamentos por su poder curativo.

Poder digestivo

  • Es un eficaz protector estomacal, útil en casos de estreñimiento.
  • Elimina la irritación de las paredes intestinales y disminuye el riesgo de úlcera.
  • Favorece la digestión y evita la acumulación de gases.
  • Protege la mucosa del estómago.

Poder antiinflamatorio

  • Se aconseja para el dolor articular o artritis.
  • Está indicada en algunos casos de afecciones en las vías respiratorias.
  • Tiene tanto poder como algunos fármacos antiinflamatorios.
  • Puede utilizarse tras la actividad deportiva, incluso en caso de haber sufrido una lesión.

Poder anticancerígeno

  • Se trata de un gran alimento natural preventivo.
  • Numerosos estudios han revelado que la cúrcuma reduce las posibilidades de desarrollar algunos tipos de cáncer.
  • Cuida el organismo a nivel celular, evitando la mutación de las células sanas.

Poder détox

  • Los componentes de la cúrcuma mejoran el estado del hígado. Lo protege del estrés oxidativo causado por los radicales libres.
  • Reduce la formación de piedras en la bilis.
  • Facilita la eliminación de desechos.

Otras propiedades

  • Además de los poderes ya mencionados, la cúrcuma estimula el sistema nervioso. Sirve para tratar problemas de depresión y estado de desánimo. Reduce los niveles de estrés y aumenta la producción de serotonina.
  • Protege ante enfermedades del corazón y ayuda a equilibrar los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Aumenta las defensas fortaleciendo el sistema inmunológico. En épocas de estrés es muy recomendable añadirla en los platos, para evitar las bajadas de defensas que favorecen las enfermedades e infecciones.

Puedes incluir la cúrcuma en tu alimentación en una gran cantidad de platos. Tanto en cremas o purés, sopas, legumbres, batidos, … Pruébala y experimenta con ella en la cocina. Los grandes beneficios que aporta a nuestra salud, son motivo suficiente como para empezar a utilizarla.