Cumplir con una alimentación variada y equilibrada es imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo. La alimentación, junto con la práctica regular de ejercicio físico y el descanso, es importantísima para una buena salud. Seguro que sabes que comer lentejas es bueno, pero, ¿conoces el por qué?

Propiedades y beneficios de las lentejas

Las lentejas son una de las legumbres más consumidas en el mundo. Es uno de los integrantes estrella en cualquier dieta, a causa de lo nutritivas que resultan.

Las lentejas suponen un importante aporte de proteínas e hidratos de carbono. Contiene minerales como hierro, zinc, magnesio, potasio, sodio, selenio y calcio. También son fuente de vitaminas A, E y, especialmente, del grupo B. Son ricas en fibra por lo que favorecen el tránsito intestinal y cuidan del sistema digestivo.

¿Por qué debería comer lentejas?

Las lentejas son súper nutritivas y favorecen tu salud en gran medida. Promueven el correcto funcionamiento de tu organismo y, además, son muy fáciles de preparar y de incluir en la dieta gracias a su versatilidad.

Favorecen la digestión

Las lentejas son fáciles de digerir por lo que constituyen un alimento ideal para personas que sufran de digestiones lentas o pesadas. Además, su contenido en fibra favorece el tránsito intestinal. De esta manera, previene y mejora el estreñimiento.

Dietas de adelgazamiento

Se trata de un alimento ideal en dietas de adelgazamiento. En primer lugar, la fibra que contiene nos aporta una gran sensación de saciedad, por lo que sentimos menos hambre y reducimos el perjudicial picoteo. Por otro lado, su contenido en grasas es prácticamente nulo. Por ello está muy indicado en personas que quieran perder peso.

Energía y vitalidad

Las lentejas, fuente de carbohidratos, proporcionan una gran energía para poder rendir con éxito durante la jornada. Son capaces de aumentar notoriamente el rendimiento tanto físico como intelectual.

Salud cardiovascular

Las lentejas tienen el poder de equilibrar los niveles de colesterol en sangre. Por ello, contribuyen a una óptima salud cardiovascular y reduce el riesgo de sufrir diferentes enfermedades del corazón.

Cuidado del cerebro

Los hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales que contienen, son necesarios para la alimentación del cerebro y de los nervios. Por ello, es muy recomendable tanto en personas expuestas a una elevada actividad intelectual, o física, como en las etapas de crecimiento. Además, su contenido en vitamina B es esencial para el cuidado del sistema nervioso y benefician el estado de ánimo.