Las avellanas son frutos secos propios de la temporada de otoño. Éstas disponen de amplias propiedades y beneficios que favorecen la salud. Si no sueles incluirlas en tu dieta, descubre todo lo que pueden aportarte, ¡tal vez cambies de idea! Te contamos varias cosas que debes saber sobre estos frutos que cuidan de tu organismo en muchos aspectos.

En muchas ocasiones te hablamos de lo ideal que resulta aprovechar los alimentos que la naturaleza nos brinda en cada estación. Incluir alimentos de temporada en nuestra dieta, hace que podamos disfrutar de su excelente sabor y aroma, así como adquirir los nutrientes que nos aportan. Las avellanas son frutos propios de la temporada de otoño y tienen una importante riqueza nutricional y muchos beneficios para cuidarte desde el interior.

 Valor nutricional de las avellanas

Las avellanas son alimentos ricos en grasas saludables, fibra, proteína vegetal, vitaminas y minerales. Contienen vitamina A, C, E y del grupo B; y minerales como potasio, fósforo, calcio, magnesio y manganeso, indispensables para el crecimiento.

Las avellanas suponen un importante aporte de antioxidantes para el organismo. Estos son los encargados de protegerlo, luchando contra los daños ocasionados por los radicales libres. Cuidan nuestra salud reduciendo el riesgo de sufrir numerosas enfermedades, así como combatiendo el envejecimiento prematuro.

Beneficios de las avellanas para la salud

  • Regulan los niveles de colesterol en sangre, favoreciendo la salud de nuestro corazón y reduciendo el riesgo de sufrir numerosas enfermedades cardiacas
  • Contribuyen al correcto funcionamiento del sistema cardiovascular
  • Ayudan a mantener la elasticidad y el buen estado de los vasos sanguíneos
  • La avellana es un alimento muy adecuado para personas muy activas, tanto física como intelectualmente, por su elevado aporte de energía
  • Ideales para periodos de sobreesfuerzo intelectual, geniales, por ejemplo, para estudiantes
  • Capaces de reducir el estrés, ya que equilibran el sistema nervioso
  • Su elevado contenido en fibra, ayudan a regular el tránsito intestinal
  • Adecuadas para prevenir y tratar el estreñimiento
  • Cuidan nuestros dientes y huesos
  • Cuida la piel, el cabello y las uñas desde el interior
  • Tienen efecto saciante
  • Fortalecen el sistema inmunológico
  • Favorecen la memoria y la concentración
  • Regulan la temperatura corporal
  • Gran poder antioxidante capaz de reducir los signos del envejecimiento
  • Ayudan a estabilizar los picos de glucosa en sangre
  • Pueden aliviar las molestias propias del síndrome premenstrual
  • Combaten la debilidad y el cansancio físico y mental