No es novedad que vivamos en una sociedad donde las prisas y la inmediatez prioricen por encima de todo. Ir a hacer la compra varias veces a la semana requiere de un tiempo que no muchos tienen, y si lo tienen prefieren invertirlo en otro tipo de cosas. Es muy común que nos decantemos por comprar productos congelados para ir abasteciéndonos durante la semana, pero el problema está en qué congelado elegir.

Hay ocasiones en las que es necesario congelar los alimentos, como el pescado, pero existen infinitos productos que podemos elegir de forma saludable y que nos “darán la vida” en nuestro día a día. ¿Qué te parecería tener que evitar cortar cebolla para siempre? Te contamos qué alimentos congelados son aptos para una dieta equilibrada.

IMPORTANTE: Fíjate en la fecha de envasado y caducidad, vigila que no esté blando al tocarlo y que no haya roturas de embalaje.

Pescados y moluscos

Pescado sin piel, sin cocinar y, en ocasiones, desmigado. Ni se te ocurra pensar que las varitas de merluza rebozadas (tan solo un 40% de pescado) son una buena opción para introducir pescado en la dieta, ni si quiera en la de los niños.
Es muy buena idea comprar pescado pelado y desmigado para realizar algún guiso casero o para introducirlo en alguna ensalada. Además, te evitas de tener que ir a la pescadería para decantarte por uno u otro. Lo que deberías tener en cuenta en la cantidad de producto sin agua que trae cada paquete. Es decir, fíjate en el peso neto para evitar el agua que suele cubrir el producto para evitar la oxidación y deshidratación.

También son muy recomendables las gambas peladas para añadir a los salteados de verduras caseros o ensaladas; así como unos mejillones cocidos para incorporar a la paella o fideuá artesana. Por favor, evita los congelados ultraprocesados, ya que tan solo aportan colorantes y edulcorantes para potenciar el sabor natural.

Frutas

Las frutas puedes comprarlas naturales y congelarlas en casa si piensas que no vas a consumirlas antes de que se pongan pochas. Aunque seguramente te habrás dado cuenta de que ya existen empresas que vender frutos del bosque, mango, coco, melocotón, fresas o plátanos troceados listos para meter en el yogur o en la batidora.

Son una genial idea para los smoothies de frutas, sobre todo ahora en verano.

Por supuesto, ingerirlas en su forma natural nos aporta muchos más nutrientes que congeladas. Por ejemplo, los frutos rojos pueden llegar a perder hasta un 15% de su contenido en vitaminas.

alimentos congelados

Verduras y salteados

Las brócolis, coles, zanahorias, habas, guisantes, espinacas, alcachofas, etc, son totalmente aptas para consumir. Te evitarás cortar los tallos o pelar la piel de las verduras, y tan solo tendrás que cocerlas para incorporar a tus recetas.

Con los salteados de verduras podríamos hacer una excepción en cuanto a que son congelados precocinados. Por supuesto, deberás leer las etiquetas nutricionales para escoger ingredientes que sean lo más saludables posibles.

Setas, cebolla, pimientos y ajos troceados

Se acabó cortar cebolla, pimientos o ajos, ¡se acabó llorar y tener mal olor en las manos!

Te servirá para hacerte un salteado rápido y totalmente saludable en poco tiempo. Asimismo, no tendrás que preocuparte por sus propiedades o nutrientes, ya que se conservan perfectamente y no se pondrán malas por dejarlas al aire. Incluso, el proceso de congelación provoca que se pierda parte del agua de los alimentos, concentrando al máximo muchos de sus micronutrientes.