El miso puedes disfrutarlo más allá de ese sabroso plato de sopa que tomas antes de picotear sushi. Este alimento es básico en la comida asiática y puedes usarlo de diversas maneras. El miso multipropósito puede añadir un impulso de sabor umami a tus comidas favoritas, desde la pasta hasta el postre.

¿Qué es el miso?

Esta pasta de soja fermentada contiene una gran cantidad de probióticos. Aspergillus oryzae es la cepa particular de probiótico que se encuentra en este alimento y que funciona simbióticamente con nuestras bacterias intestinales. Es decir, ayuda a hacer crecer aún más nuestras cepas ‘buenas’ mientras elimina las bacterias ‘malas’.

El proceso de fermentación, que implica la combinación de koji (un hongo), soja y sal, es lo que fomenta estas bacterias beneficiosas que pueden mejorar la salud intestinal.

Solo debes tener en cuenta que el miso es un alimento con alto contenido de sodio, por lo que cuando lo uses en una receta, no deberías añadir sal u otros alimentos potencialmente salados.

Una cosa que debes tener en cuenta es que al comprarlo hay que revisar la etiqueta nutricional para evitar los conservantes. El objetivo debería ser buscar productos que no incluyan mucho más que agua, soja orgánica, arroz, sal y koji. Algunas variedades pueden contener también algas o cebada.

¿Cómo usar el miso en las recetas?

Hacer adobo

El miso puede ser un adobo simple y delicioso para pescado o pollo. Tan solo tendrás que batirlo con vinagre de arroz y una pizca de azúcar morena, hervirlo a fuego lento y déjalo enfriar antes de usarlo.

Revuelve como aderezo para ensaladas

Solo una cucharada puede condimentar cualquier aderezo casero para ensaladas. La pasta de soja combina especialmente bien con el jengibre, la lima y el sésamo o el aceite de oliva.

Si prefieres una pizca de dulzura para equilibrar las notas de umami, puedes añadirle una gota de sirope de agave o miel.

Sirve como aderezo para sándwiches

Cualquier bocadillo puede mejorar con una sola cucharada de miso, que es un reemplazo divertido para los condimentos comunes. Solo tendrás que extenderlo en tu sándwich como lo harías con mayonesa, hummus o guacamole.

Mezclar con productos horneados

Como decíamos antes, este alimento tiene un regusto salado que puede proporcionar a los dulces un sabor más complejo y agradable al paladar.

Para darle un toque sabroso, es normal añadir 2 cucharadas de mantequilla de cacahuetes o galletas con chispas de chocolate. Pero añadir miso en tu masa también aumenta el perfil nutricional de los productos horneados gracias al aporte probiótico.

Mézclalo con pasta

El miso es el maridaje perfecto para la pasta, creando sabores más ricos, más profundos y con cuerpo en la salsa. Con solo agregar 2 cucharadas de miso blanco a tu salsa de pasta favorita y cocinar a fuego lento durante cinco a 10 minutos antes de servir.