Desde las pechugas de pollo hasta paninis envasados, la comida recalentada nunca parece saber tan bien al día siguiente. Pero tus sobras no tienen por qué ser una pérdida total. El problema suele estar en tu estrategia de recalentamiento, y con algunos pequeños ajustes, aún puedes saborear las sobras del segundo día como si estuvieran recién sacadas de la olla.

¿Cómo recalentar las sobras de forma segura?

Generalmente, la regla general es recalentar las sobras como las preparaste originalmente. En otras palabras, calentar pollo asado en el horno o sopa en la estufa es la mejor manera de conservar el sabor y la textura originales de la comida.

Pero cuando no tienes el tiempo o los medios para recalentar usando el mismo método de cocción, es posible que te apoyes en el microondas. El microondas suele estar bien para recalentar sopas, guisos y alimentos estofados. Solo asegúrate de distribuir tu comida de manera uniforme en un plato apto para microondas y cúbrela con una tapa ventilada o una toalla de papel húmeda. El vapor mantendrá tu comida húmeda, asegurará que esté bien cocida y ayudará a matar cualquier bacteria dañina.

Dado que algunos microondas tienen puntos calientes, usa un termómetro para alimentos para verificar la temperatura de tus alimentos en varios lugares y asegurar una cocción uniforme. Sabrás que tus sobras están listas para servir cuando alcancen los 73 grados.

¿Qué pasa con los restos de comida congelada? Si olvidas descongelar las sobras, aún puedes recalentarlas directamente del congelador sin descongelarlas. Sin embargo, ten en cuenta que los alimentos congelados tardarán más en calentarse.

Carne

Para obtener la mejor calidad y sabor, lo ideal es seguir con el mismo método para recalentar pollo y otras carnes que usaste para cocinarlas en primer lugar, es decir, en el horno o en la sartén.

Pero cuando tienes poco tiempo, recalentar la carne en el microondas es una opción viable. Simplemente agrega un poco de líquido y cubre tu carne cuando se caliente para retener la humedad. Además, cortar un trozo de carne más grande en cortes más pequeños ayudará a que se caliente de manera uniforme.

carne recalentada en el microondas

Pescado

El pescado es un sobrante voluble. Dependiendo de cómo se cocinase originalmente, su textura puede volverse empapada o seca fácilmente cuando se recalienta. Esto es especialmente cierto cuando intentas preparar mariscos en el microondas.

Dado que los platos giratorios en microondas son conocidos por sus puntos calientes, es probable que cocines demasiado el pescado de esta manera (sin mencionar que deje un olor a pescado duradero).

Para preservar la frescura y el sabor de tu pescado (y salvar tu cocina de los olores desagradables rebeldes), te recomendamos recalentarlo en la sartén o en un horno tostador. La técnica del horno tostador hace que el pescado empanizado y frito sea particularmente apetecible, ya que ayuda a mantener el factor crujiente del plato inicial en juego.

De cualquier manera, mantén el fuego bajo y caliente lentamente el pescado hasta que esté completamente caliente para evitar que se seque.

Sopas, salsas y jugos

Recalentar salsas, sopas y salsas es muy fácil. Simplemente llévalos a ebullición en la vitrocerámica. Alternativamente, los alimentos líquidos también son aceptables en el microondas.

Transfiere tu sopa o salsa a un recipiente grande apto para microondas con espacio en la parte superior (ten en cuenta que los líquidos pueden hervir y ensuciar), luego cúbrelo con una tapa, envoltura de plástico o una toalla de papel húmeda, con cuidado de dejar una pequeña abertura para ventilar el vapor.

Revuelve cada pocos segundos para asegurar un calentamiento uniforme hasta que el centro del líquido alcance los 73 grados.

Pasta

Cuando se trata de recalentar las sobras, la pasta puede ser complicada. Tu plato perfecto al dente puede convertirse rápidamente en una guarnición de espaguetis tristes y empapados o, por el contrario, en un plato poco agradable de campanelle crujiente.

La clave para calentar la pasta con éxito es la técnica. Para empezar, agrega un poco de líquido a la pasta para evitar que se seque. Una buena regla general: el líquido debe coincidir con la base de (o al menos complementar) tu salsa original.
Usa agua para la pasta mezclada con salsa de tomate (o fideos desnudos), leche o crema para platos de pasta a base de crema como fettucine alfredo y aceites vegetales para variedades veganas como la salsa de anacardos.

Luego, extiende los fideos de manera uniforme en un plato apto para microondas, cubre con una tapa ventilada, una envoltura de plástico o una toalla de papel húmeda y revuelve con frecuencia mientras recalienta.

Aunque el microondas también es suficiente para calentar platos de cazuela a base de pasta como el ziti horneado, el horno puede ser la opción óptima para recalentar de manera uniforme alimentos más abundantes y pesados ​​como lasaña de varias capas.

En este caso, cubre tu lasaña con un poco de salsa para retener la humedad, tapa con papel de aluminio y hornea a partir de 176 a 204 grados durante 20 a 40 minutos (dependiendo del tamaño de la porción).

sobras de pasta en una fuente de cristal

Verduras

Si tus verduras fueron originalmente hervidas, al vapor o salteadas, ponerlas en el microondas es un método de recalentamiento práctico y conveniente. De hecho, cualquier verdura que no necesite estar crujiente (como una papa al horno) puede explotar.

Por el contrario, si estás recalentando una verdura asada y deseas conservar tu textura crujiente, entonces el horno o el horno tostador, en un ajuste de temperatura baja (176 grados como máximo), es tu mejor opción.

Arroz y otros cereales

El principal problema con el recalentamiento de granos en el microondas es la sequedad. Para asegurarse de que tu arroz grueso y esponjoso no se convierta en un plato de granos secos, duros y crujientes, añade un chorrito de agua y cúbrelo con una toalla de papel húmeda para recuperar algo de humedad.

Además, asegúrate de esparcir el arroz en una capa uniforme en tu plato para ayudar a que se caliente de manera uniforme.

Alimentos fritos y empanados

¿Alguna vez has intentado recalentar aros de cebolla o rollos de huevo solo para encontrar los bocados que alguna vez estuvieron crujientes en un montículo de papilla? Desde filetes de pollo hasta papas fritas, los alimentos empanizados y fritos (o cualquier alimento que quieras que permanezca crujiente) pueden representar un desafío para el recalentamiento.

Estos tipos de bocados se desarrollan mejor en el calor seco de un horno o tostador donde pueden volver a crujir. Lo mismo ocurre con la pizza, los panini, los sándwiches, el pan crujiente o los productos horneados, básicamente cualquier cosa con pan que corra el riesgo de empaparse.

Para evitar que los alimentos empanados y fritos se sequen, cúbrelos con papel de aluminio y caliéntalos a baja temperatura (176 grados como máximo).