La quinoa ha llegado arrasando el mercado. Desde que la tendencia por unos hábitos alimenticios saludables y vegetarianos se asentó en la actualidad, la quinoa se ha posicionado con la misma relevancia que el arroz. Hoy te contamos qué es realmente, cuáles son las propiedades y los beneficios de su consumo, así como la mejor manera de comerla.

¿Qué es la quinoa?

La quinoa es un pseudocereal, denominado así por su composición similar a los cereales y a la forma de comerla. La semilla tiene su origen en los Andes, y es conocida por aportar gran cantidad de proteína vegetal (superior a la de cualquier cereal).
A pesar de llegar recientemente a nosotros, durante varios años fue base en la dieta de los habitantes de los Andes, junto a las alubias, el tomate y el maíz. Debido a la orden de los colonizadores europeos, este pseudocereal quedó olvidado durante siglos por un supuesto vínculo con supersticiones, que aseguraban que no aportaba beneficios a la salud. Gracias a la ciencia, a día de hoy sabemos sus excelentes cualidades y los grandes rendimientos de cosecha.

Está emparentada genéticamente con plantas hortícolas convencionales (espinaca y acelga); aunque en cuanto a su composición química y nutricional, tiene un mayor vínculo con los cereales.

Beneficios de su consumo

Como decíamos antes, la quinoa posee unas propiedades al que ningún otro cereal puede hacerle competencia. Es una semilla que contiene los 9 aminoácidos esenciales para el proceso de síntesis de proteínas. Suele ocurrir que los vegetales y cereales no tienen proteínas completas, por lo que un vegano tiene que jugar con la combinación de varios alimentos hasta conseguir la totalidad. Normalmente, suele faltar la lisina, que es un aminoácido esencial, y que la quinoa sí posee.

En cuanto al aporte vitamínico y mineral, sobresale la presencia en vitaminas del complejo B  (sobre todo tiamina, riboflavina, tocoferoles y ácido ascórbico). Además, aporta fósforo, hierro, potasio, magnesio, calcio y oligoelementos. También es fundamental su contenido en fibra, alcanzando una concentración del 15% por cada 100 gramos.

Entre sus cualidades a destacar encontramos que es un alimento apto para veganos y celíacos, además de poderse consumir en una dieta equilibrada y saludable. Aporta hidratos de carbono con un índice glucémico bajo, tiene un efecto antioxidante (gracias a los flavonoides), mejora el metabolismo (gracias a la vitamina B) y nos protege de enfermedades cardiovascualres.
Es altamente recomendable consumirla en dietas de pérdida de peso, ya que su poder saciante reducirá las ansias por comer.

¿Cómo comer quinoa?

Con la moda del real food y las dietas paleo, las personas buscan llevar una alimentación lo más natural posible. Por suerte, la quinoa puede consumirse en cualquier comida, incluso en el desayuno. Es bastante polivalente. Tan solo tendrás que lavar las semillas para eliminar la cobertura que le aporta el sabor amargo.

Puedes encontrarla cruda, precocinada o congelada. En el caso se querer cocerla tú mismo, debes llevar una proporción de 3:1 de agua y semilla. Hiérvela a fuego lento durante 15-20 minutos hasta que el grano esté transparente y el doble de gordo. Pásala por un colador para retirar el agua que sobra y úsala para cualquier receta.

Recetas que encontrarás en nuestra web

Bizcocho de quinoa con chocolate

Ensalada de calabaza y espinacas con quinoa

Quinoa con verduras y salmón

Hamburguesa de quinoa, brócoli y salmón