La dosis de cafeína puede ser una parte integral de tu rutina matutina. Pero resulta que aún puedes obtener un impulso de cafeína y algunos otros efectos sobre la salud de la forma original: granos de café.

Los granos tienen el mismo propósito que la bebida de muchas maneras, aunque la forma en que ingieres la cafeína es un poco diferente. Pueden proporcionar los mismos beneficios para la salud que el café, pero también pueden desencadenar acidez, problemas estomacales, problemas para dormir y posiblemente ansiedad.

Mastica tu dosis diaria de cafeína

La cafeína, la parte más importante de tu bebida, es la droga psicoactiva más consumida en el mundo, según un estudio publicado en Frontiers in Psychiatry en mayo de 2017. A menudo puede proporcionarte el impulso necesario para concentrarte, pero también puede balancearte en la otra dirección y ponerte nervioso y ansioso si consumes demasiada cantidad.

Una taza de café normal contiene aproximadamente 95 miligramos de cafeína de media, aunque eso puede depender del tipo que estés tomando. Mientras tanto, un solo grano de contiene aproximadamente 6 miligramos. La diferencia es que los granos (antes de diluirlos con agua para preparar la bebida) están mucho más concentrados que el café.

Sin embargo, tendrías que comer una buena cantidad de granos para obtener la misma dosis de cafeína que tomarías sorbiendo una taza. Y aunque no hay mucha investigación sobre si comer granos de café te proporcionará más cafeína más rápido, un estudio publicado en Medicina Deportiva en marzo de 2018 encontró que ciertos tipos de cafeína administrados por vía oral, como los aerosoles bucales con cafeína, pueden ingresar a tu sistema más rápido al ser absorbido por la boca en lugar de por el estómago.

No está del todo claro si los granos te darán mucha más sacudida adicional al masticar a través de su mayor concentración. Pero en las tardes cuando necesitas un poco de impulso y no quieres darte el gusto de una taza de café entera, comer algunos granos expresos cubiertos de chocolate puede darte ese pequeño impulso extra que necesita sin la ingesta total de cafeína. Siempre que mantengas tu nivel de ingesta de cafeína en aproximadamente 400 miligramos al día, debes estar seguro.

granos de café para comer

¿Qué beneficios aportan?

Aunque la comunidad científica parece ir y venir ocasionalmente sobre los beneficios para la salud del café, es seguro decir que hay una gran cantidad de evidencia sólida que respalda sus aspectos positivos. Una revisión de los metanálisis publicados en noviembre de 2017 en el BMJ encontró que el consumo de café tenía más probabilidades de beneficiar tu salud que de dañarla.

Y según Harvard Health Publishing, el consumo de café se ha asociado con una mejor salud cardiovascular y la reducción del riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad de Parkinson y ciertos tipos de cáncer.

No hay muchos estudios que demuestren que comer granos de café o incluso comer café molido (sí, es factible) tenga el mismo efecto en tu salud que beber café normal. Pero podemos asumir que comer granos de café puede ser más útil que perjudicial para tu salud. Un estudio publicado en el Journal of Agriculture and Food Chemistry en diciembre de 2012 encontró, de hecho, que los posos de café en realidad contenían más antioxidantes que la bebida.

Inconvenientes de comer granos de café

Reflujo ácido y acidez estomacal

Sin embargo, hay algunas cosas con las que debes tener cuidado al comer granos. Así como beber café regular (que tiene un alto contenido de ácido) puede causar problemas gastrointestinales, también los granos.

La enfermedad por reflujo gastrointestinal, o ERGE, también se conoce a veces como acidez de estómago y puede dificultar el consumo. Con la ERGE, el ácido y las enzimas digestivas regresan del estómago al esófago, provocando ardor y dolor. Beber o comer granos de café puede agravar ese u otros problemas estomacales, así que manténte al tanto de lo que sientes en tu sistema digestivo cuando obtienes tu dosis de cafeína.

Interfiere en tu descanso

Quizás la preocupación más común del exceso de cafeína es la obvia: puede afectar a tu sueño y causarle demasiada ansiedad. Un estudio, publicado en Sleep Medicine Reviews en febrero de 2017, encontró que, en general, la cafeína se asoció con menos tiempo de sueño, peor eficiencia del sueño y despertarse con más frecuencia durante la noche. Y la ansiedad de haber bebido demasiadas tazas demasiado rápido nunca es una buena sensación.

Pero todo eso se puede cambiar limitando la ingesta y consumiéndolo moderadamente. Al igual que cuando lo bebes, come sus granos con moderación. En lugar de comerte toda la bolsa de granos de café de una sola vez, mastícalos lentamente en tu escritorio de trabajo y saborea el sabor y el pequeño impulso de cafeína uno a uno.