En los últimos años, gracias al estilo de vida fitness y saludable, nos encontramos con alimentos antes desconocidos. El queso cottage ha aumentado su demanda gracias a que son muchos los deportistas que lo incluyen en su dieta debido a los beneficios que aporta en el organismo y su alto contenido en proteínas. Asimismo, es un tipo de queso con un bajo nivel calórico y con un sabor muy suave, perfecto para combinar con casi cualquier plato.

¿Qué es exactamente el queso cottage?

Este queso está elaborado con leche de vaca pasteurizada y no se somete ni a procesos de deshidratación, ni maduración ni compresión. Es por eso que su textura es tan cremosa, suave y fresca. Como la concentración de la grasa en la leche no es algo que importe mucho en la elaboración, podemos realizarlo con leche entera, desnatada o semidesnatada.
A partir de ahora te darás cuenta de cómo en los supermercados lo encontrarás en botes de diferentes tamaños. Seguramente, ni conocías la existencia de este tipo de lácteo.

La realidad es que es perfecto para cualquier plato que quieras cocinar, incluso postres. Lo puedes encontrar para untar, cremoso, con bajo contenido en sodio, sin sal, sin lactosa…

En cuanto a su valor nutricional, lógicamente depende del tipo de leche y la cantidad de sodio que incluya, pero suele contener más del 70% de proteínas. Además de ser bajo en calorías, contiene muchísimos minerales y vitaminas como fósforo, sodio, vitamina B12, selenio, calcio, Vitamina B1, B2, B6, A, hierro, zinc, cobre, potasio, magnesio… ¡Sin duda es de los quesos más perfectos nutricionalmente!

¿Puede ayudarnos a bajar de peso y ganar músculo?

El queso cottage se suele incluir en dietas que buscan la pérdida de grasa, ¿sabes por qué? Evidentemente, por su bajo contenido en calorías y alto en proteínas. Además, todos sabemos que ingerir proteínas nos mantiene saciados durante más tiempo y favorece a que evites comer en exceso.

Al ser un lácteo, también tiene un alto contenido en calcio que, según algunos estudios, ayuda a que no ganemos peso y reduce las acumulaciones de grasa en nuestro cuerpo.

Por otro lado, cuando queremos aumentar nuestra masa muscular, es necesario que ingiramos más proteínas y realicemos ejercicios de fuerza. Es por ello que muchos deportistas optan por su consumo. Las proteínas del queso cottage son de absorción lenta y favorecen a la producción de masa muscular. Además el 80% de su contenido es caseína y el 20% suero de leche, por lo que ambas nos aportan saciedad y ayudan a que no exista pérdida muscular.

¿Qué otros beneficios aporta?

Además de perder grasa y ayudarnos con el aumento de volumen muscular, el queso cottage ayuda a prevenir la resistencia a la insulina. Así que nos librará de padecer diabetes de tipo 2 y enfermedades del corazón.
También es una buena fuente de selenio y nos ayuda a mantener unos huesos más fuertes. El calcio, el fósforo y las proteínas están íntimamente ligados a la salud ósea.

No obstante, según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón, las dietas bajas en calorías, como la dieta del requesón, pueden causar fatiga, náuseas y una sensación general de debilidad. Si continúas con la dieta durante un largo período de tiempo, puede provocar la pérdida de tejido muscular, lo que a su vez puede hacer que su metabolismo se ralentice. Las dietas estrictas también pueden afectar a tu sistema inmunológico y hacerlo más susceptible a las enfermedades.

Beneficios post-entrenamiento

El requesón está disponible en variedades regulares, bajas en grasa y sin grasa. El bajo en grasa te brinda un refrigerio rico en nutrientes que es bajo en grasas saturadas, por lo que es una buena opción para tus meriendas después de entrenar y para perder peso. Este producto lácteo portátil también tiene beneficios específicos para la salud de tus huesos y músculos que pueden mantener tu cuerpo en buenas condiciones durante toda una vida de entrenamientos.

Favorece a la recuperación muscular

El queso cottage bajo en grasa proporciona beneficios para la buena forma física. Durante un entrenamiento que exige mucho a tus músculos, como levantar pesas, es normal experimentar pequeñas roturas en el tejido muscular. Este daño menor a los músculos y el proceso de reparación hacen que los músculos se fortalezcan.

Lo ideal es consumir una merienda que contenga carbohidratos y proteínas después de un entrenamiento de levantamiento pesado. Los carbohidratos reemplazan el combustible de los músculos, el glucógeno. La proteína ayuda a construir músculo, pero también ayuda a construir tejidos conectivos, anticuerpos, enzimas, cabello y sangre. En media taza de requesón nos encontramos 14 gramos de proteína.

Uno de los aminoácidos, la glutamina, es particularmente valiosa para ayudar al cuerpo a recuperarse después de un entrenamiento intenso, y los atletas de resistencia pueden ver que se agota. En esta variedad de queso encontramos este aminoácido.

Se centra en la hidratación

El requesón es más bajo en grasas saturadas y colesterol que los quesos duros como el curado o los quesos cremosos como el brie, lo que lo convierte en una opción más saludable después del ejercicio para tu corazón y tu cintura.

El cottage bajo en grasa es 82% de agua, lo que lo hace relativamente alto en agua en comparación con muchos otros alimentos proteicos. Es una buena opción para mejorar tu hidratación después de un entrenamiento, ayudando a reemplazar el líquido perdido por la transpiración.

Mejora la salud ósea

El consumo de queso cottage después de un entrenamiento no solo proporciona proteínas, sino que también puede contribuir a la salud ósea. Es una buena fuente de calcio. Una sola porción de 1 taza de queso cottage con 1% de grasa de leche proporciona 138 miligramos de calcio. Eso es el 14% del valor diario de calcio, basado en una dieta de 2.000 calorías.

Queso cottage de Mercadona

El supermercado más relevante de España vende este tipo de queso bajo la marca Arla. Es conocida por comercializar otros tipos de productos lácteos, por lo que se convierte en una referente en este sector. Su queso cottage contiene los siguientes valores nutricionales (por cada 100 gramos):

  • Calorías: 97 Kcal
  • Proteínas: 13 gramos
  • Carbohidratos (de los cuales azúcares): 1,8 gramos
  • Grasas: 4 gramos ( de los cuales saturadas 2,5 gramos)
  • Fibra: 0 gramos
  • Sodio: 800 mg

Te habrás fijado que por cada 100 gramos, la cantidad de proteína es bastante alta. Por eso se ha vuelto uno de los alimentos favoritos para muchos deportistas. Por otro lado, contiene 4 gramos de grasa, que es bastante bajo para ser un queso. Lo habitual es que ronden los 10-20 gramos, así que aprovecha también si estás siguiendo una dieta de pérdida de peso.

Cuando busques un producto lácteo, ya sea un yogurt o un queso, debes fijarte en que la cantidad de ingredientes sea la mínima. En este caso se compone de leche y nata pasteurizada, proteína de leche, sal, almidón modificado, conservantes y fermentos lácticos.

Por 1’20€ tienes la tarrina de 200 gramos. Una relación calidad-precio bastante buena.