Todos los deportistas de resistencia saben que el abastecimiento de combustible es de vital importancia. Incluso si no estás penando en llevar geles para tu próximo entrenamiento, entiendes que lo que pones en tu cuerpo afecta a cómo te sientes cuando comienzas a moverte.

Con una variedad aparentemente infinita de opciones, puede ser difícil determinar cuál es el mejor combustible. En última instancia, los deportistas deben elegir alimentos o productos que funcionen para ellos. En pocas palabras, tu combustible debería potenciar tus entrenamientos sin alterar el estómago. Cada persona es diferente, por lo que tienes que hacer muchas pruebas y errores.

Hay una gran opción que quizás no hayas considerado: la miel.

Es comida real

La miel es azúcar, pura y simple. Aunque no es lo que se conoce como azúcar natural, ese superlativo va solo a la fructosa y la lactosa, está mucho menos procesada que los azúcares de caña y los jarabes de maíz con alto contenido de fructosa. Muchos deportistas tienden a abastecerse de alimentos que no están altamente procesados ​​y elaborados con ingredientes de calidad. Revisa si hay miel.

¿En qué consiste el movimiento Real Food?

Tiene el azúcar simple que tu cuerpo necesita

Al buscar un combustible para mitad de una carrera, lo ideal es que te hagas con carbohidratos simples, que el cuerpo descomponga rápidamente y lo encuentre disponible de inmediato para usarlos como energía. Si tu combustible tiene demasiada grasa o proteína, eso ralentizará el proceso de digestión, lo que significa que tu cuerpo tardará más en absorber energía. Además, eso podría provocar problemas estomacales.

La miel, ya sea en un bote de miel pura o como el ingrediente clave en un producto masticable, en barrita o en gel, se considera una combinación de carbohidratos. Contiene los azúcares fructosa y glucosa, lo que la convierte en una excelente fuente del azúcar simple que tu cuerpo necesita mientras estás en movimiento y durante la recuperación, que es justo cuando se agotan las reservas de glucógeno de los músculos.

Lo ideal sería consumir aproximadamente 100 calorías, o unos 30-60 gramos de carbohidratos, en hora para carreras que duran más de 60 minutos. La miel tiene alrededor de 17 gramos de carbohidratos por cucharada. Esta estrategia de abastecimiento de combustible mantendrá el glucógeno en los músculos al máximo, lo que retrasará la fatiga.

Cuando pensamos en entrenamientos más largos, es probable que te muevas un poco más rápido de lo que lo harías andando. Eso significa que puedes extender esos intervalos de abastecimiento de combustible.

La miel sola no ofrece electrolitos, que son necesarios para promover la función muscular. Para eso, deberá complementar con una bebida deportiva o alimentos con electrolitos, como sodio y potasio.

¿Cómo evitar calambres musculares?

Se absorbe más eficientemente que otros azúcares

Además de poder descomponerse rápidamente, el cuerpo absorbe la miel de manera más eficiente que otros azúcares. Un estudio de 2011, publicado en el Journal of Sports Sciences, encontró que los productos que contienen mezclas de diferentes carbohidratos podrían maximizar la absorción de carbohidratos. La miel, que se compone de dos tipos diferentes de azúcar, se ajusta perfectamente.

Como la miel está compuesta de glucosa, fructosa y agua, es perfecta para ser digerida tan pronto como te la ponga en la boca. Este tipo de eficiencia asegura que tu cuerpo obtiene el combustible que necesitas cuanto antes.

¿Es mejor consumir miel en vez de azúcar?

Es duradera

Cualquier deportista que se alimente mientras entrena, sabe que una capa de chocolate no resistirá el calor, por mucho que la barrita esté metida en una chaqueta o bolsillo de la mochila o contra la piel. La miel es fácil de transportar, abrir y consumir mientras te mueves.
Gracias a la consistencia de la miel (en bruto o un gel centrado) no requiere casi masticarse.

Cuando no puedes masticar, un sorbito de miel o un gel orgánico se disolverán instantáneamente en tu boca.

Puede ayudar a iniciar la recuperación

Una vez que el azúcar de la miel, o cualquier fuente de carbohidratos, se usa para las necesidades energéticas inmediatas y para reponer las reservas de glucógeno en los músculos, el exceso de azúcar se almacena como grasa. Esto significa que la miel y los productos centrados en la miel pueden alimentar a tu cuerpo para ayudar a la recuperación y a abastecernos de energía.

Además, al menos un estudio encontró que los atletas que consumieron bebidas mezcladas de glucosa y fructosa durante la recuperación pudieron correr aproximadamente un 30% más en comparación con los corredores que consumieron solo glucosa para recuperarse.

Una merienda o comida de recuperación adecuada también debe incluir proteínas. Una buena opción es una tostada con mantequilla de frutos secos y un poquito de miel.

La miel no es solo azúcar. ¿Qué más aporta a la salud oral?

Es rica en antioxidantes

Sí, la miel y los productos hechos con este alimento pueden alimentar tus entrenamiento y la recuperación, pero también pueden proporcionar otras ventajas para la salud, gracias a su contenido antioxidante. No obstante, la composición exacta de los compuestos en la miel puede variar según el tipo de flores que polinizan las abejas.