El aguacate está de moda. Esta fruta se ha instaurado en nuestra dieta por la puerta grande, y lo que es un elemento clave en la nutrición en latinoamérica, ha terminado por instaurarse como un alimento lleno de propiedades beneficiosas en todo el mundo. Además, pocos alimentos son más versátiles que el aguacate. Dale rienda suelta a la imaginación y cuenta con un alimento como este. Hoy te convencemos de su importancia.

Orígenes

El guacamole y otros platos típicos mexicanos donde el aguacate es clave, no son casualidad. Y es que esta fruta nace precisamente de México, para ser más exactos del árbol de la Persea americana. Este fruto quizá por su color o su textura, no ha tenido tanta importancia en Europa hasta estos últimos años, sin embargo en latinoamérica desde siempre ha sido clave en la nutrición.

Sin ir más lejos, no será raro en zonas como México o Chile darle uso al aguacate como acompañamiento del pan. En otras zonas como Venezuela el aguacate será el principal aliado de una arepa sabrosa, mientras que en Colombia será fundamental en ensaladas. Con decirte que se usa hasta en cremas para la cara, su versatilidad está comprobada.

Entonces, ¿por qué no ha calado tanto en Europa hasta la actualidad? Desde luego el influjo de la rica comida mexicana ha hecho su efecto, pero creemos que tenemos una razón por la que el aguacate siempre lo ha tenido complicado en el viejo continente.

Tiene grasa, y es buena

Al aguacate le persigue una leyenda que le reconoce como un producto con grasas saturadas, y ante esto muchos lo desechan para una nutrición rica y saludable. Pues bien, es momento de desmentir esto.

Le sucede algo parecido a los huevos, de los que muchos se olvidan equivocadamente por el colesterol que teóricamente aportan. En el caso de esta fruta, sí es cierto que aportará un gramo aproximadamente de grasas saturadas contra los 6g de monoinsaturadas en cada cincuenta gramos de ingesta, por ello es considerado un alimento rico en grasas beneficiosas.

Además se ha descubierto que el aceite de aguacate posee propiedades antioxidantes. Es rico en grasa vegetal que aporta beneficios al organismo y en vitaminas E, A, B1, B2, B3, ácidos grasos, proteínas, minerales.

El problema nunca son las grasas, sino las grasas saturadas. El aguacate aportará sobre unos cinco gramos de grasas monoinsaturadas y solo uno de saturadas en unos cincuenta gramos. Cantidad insignificante para todos sus beneficios. Muchos creían que era incluso malo para tu sistema cardiovascular, pero está demostrado que es beneficioso. Todas sus propiedades lo hacen un alimento para tener en tu dieta sí o sí.

Aguacate completo

Otros beneficios del aguacate

  • Potencia la recuperación muscular: Su alto contenido en potasio (similar al de un plátano) y magnesio ayudan y mejoran la recuperación y evitan la fatiga muscular.
  • Saciante: El ser un alimento con cantidad de grasas (recuerda, no será negativo esto) terminará por saciarte en pequeña cantidad. Ofrece más por menos.
  • Gran cantidad de fibra: Como buena fruta, también ayudará a regular el tránsito intestinal. Esto unido a la anterior cualidad, lo hace fundamental si estás a dieta.
  • También tiene calcio: Expertos hablan de hasta 13 mg de calcio, de manera que tus huesos pueden estar tranquilos porque seguirán robustos.
  • Mejora del sistema inmune: Con cerca de 40 mg de magnesio unido al Omega-3, es buen alimento para evitar los catarros y protegerte ante ellos.
  • Poder antiinflamatorio: Sus grasas monoinsaturadas serán un magnífico antiinflamatorio. Este solo es uno más de los beneficios de un alimento considerado por muchos todo un superalimento.

Versatilidad total en la dieta

En muchas ocasiones un alimento ofrece un sinfín de beneficios, pero al mismo tiempo es complicado de combinar e introducir en una rutina nutricional. Pues bien, con el aguacate no tenemos este problema. Desde ensaladas, en natural como si de una fruta fuera, con rebanadas de pan o el archiconocido guacamole, podrás comerlo con mucha facilidad.

Por ello estás tardando en incorporar al aguacate en la cesta de la compra. Probablemente uno de los alimentos que más te dan con su consumo.