La hinchazón abdominal es un tema incómodo que a nadie le apetece hablar. ¿Por qué un día estamos perfectamente y al otro tenemos la barriga llena de gases? Sentirnos como un pez globo no es gracioso, y mucho menos si tienes cosas que hacer. Aun así, amigo, no estás solo en este drama. La hinchazón se debe a una acumulación de gas en el abdomen, bien sea por estreñimiento, comer en exceso, ingerir demasiado aire comiendo, beber rápido o enfermedades gastrointestinales.

Ese abultamiento abdominal también puede ser debido a comer alimentos que contengan alcohol, demasiada fibra o lactosa, y que resulten difíciles de digerir. Cuando estas sustancias pasan al colon, las bacterias se alimentan de ellas y producen las burbujas de gas que hacen que el estómago se hinche. También, cuando el cuerpo retiene demasiada agua y acumula líquido entre las células, por ejemplo, después de comer una pizza, suele manifestarse como una barriga hinchada.

Por suerte, incluso cuando te parezca que va a reventar tu estómago, hay métodos sencillos para “desinflar” la barriga y volver a apretarte el cinturón. A continuación te contamos diez alimentos anti-hinchazón que debes introducir en tu alimentación.

Kéfir

En ocasiones, el gas y la hinchazón pueden aparecer cuando las bacterias del tracto digestivo se vuelven inestables. Los probióticos en ciertos alimentos fermentados, como el kéfir, pueden ayudar a restablecer el equilibrio bacteriano para mantener una digestión eficiente. Seguramente pienses que el yogur es una de las mejores fuentes de probióticos, pero deberías saber que el kéfir contiene hasta tres veces más «bichos» beneficiosos. Además, si tienes problemas para digerir la lactosa, no cabe duda de que el kéfir es tu mejor opción.

Jengibre

El jengibre, uno de los remedios caseros más antiguos, tanto para dolores musculares como de garganta, y hasta para el hinchazón después de un exceso de comidas. Las sustancias del jengibre ayudan a estimular los jugos intestinales que influyen en la digestión y reducen cualquier hinchazón provocada por la indigestión.

Después de hacer una comida copiosa, sumerge un trocito de jengibre fresco en agua caliente y bébelo como un té.

Aguacate

Es evidente que necesitas algo de sodio en tu alimentación cuando haces mucho deporte, pero hay personas que comer demasiados alimentos salados les puede causar una retención de agua que provoque hinchazón. Así que una buena solución es tomar alimentos ricos en potasio, como el aguacate. El sodio succiona el agua de tus células y el potasio lo bombea para que pueda ayudar a desinflarlo.

Es habitual que las personas no lleguen a tomar las dosis recomendadas de potasio (4’7 gramos al día). Por eso, debes empezar a introducir en tu dieta los aguacate, patatas, plátanos, legumbres, espinacas y calabaza.

Naranjas

La mayoría de las personas tienen que ingerir más fibra en su dieta, pero después de comer hidratos de carbono no digeribles, el gas y la hinchazón pueden ser un efecto secundario, sobre todo cuando no estás acostumbrado a comer mucho. El gas se produce como un efecto de la digestión de la fibra, pero el consumo de agua puede ayudar a la estimulación del movimiento de la fibra a través del sistema digestivo. Por supuesto, la mejor manera de obtener líquido es bebiendo agua, pero también debes consumir alimentos ricos en agua como naranjas, fresas, tomates y pepinos.

Espárragos

Todos sabemos que los espárragos hacen que nuestra orina huela más fuerte de lo habitual, y es que al actuar como un diurético natural, ayuda a eliminar el exceso de agua de tu organismo. Esto ayuda a aliviar las molestias provocadas por la hinchazón que, a su vez, retiene el agua.
Además, los espárragos también contienen fibra prebiótica que que son bacterias vivas que se encuentran en alimentos y suplementos, y que ayudan a alimentar a las bacterias buenas de tu intestino para mantener el tracto digestivo funcionando sin problemas.

Menta

Pocos remedios calman mejor los dolores estomacales que una taza de té de menta. Los aceites en la menta, incluso el mentol, pueden ayudar a relajar los músculos gastrointestinales para aliviar los espasmos que causan molestias y que el estómago se hinche. Remoja las hojas de menta fresca directamente, ya que en el proceso de trituración se pierde el aceite que favorece a deshincharnos.

Semillas de hinojo

Las semillas con sabor a anís no solamente son una excelente manera de reducir un mal aliento, sino que también tiene una larga tradición de ser usada para aliviar aflicciones digestivas, como la hinchazón y los cólicos. Se dice que las semillas de hinojo contienen compuestos que reducen los espasmos gastrointestinales. Y este es el motivo por el que muchos restaurantes indios te dan semillas de hinojo después de una comida potente.

Diente de león

Muchos recordamos esta planta por el efecto que tiene cuando soplamos sus pétalos. Tiene un sabor ligeramente amargo y es un diurético natural que incita a tu cuerpo a orinar el exceso de líquido; proceso que ayuda a aliviar la distensión del estómago causada por la retención de agua. Cuando se elimina el agua y el sodio del cuerpo, también tienden a disminuir los números de presión arterial en algunas personas.

Frijoles

¿Quién iba a pensar que los frijoles pueden ayudarte con la hinchazón abdominal? Si cuando comes este tipo de alimentos sientes que se te hincha el estómago demasiado, el truco puede estar en «entrenar» a tu cuerpo para digerirlos mejor. Así que si tomas pocas legumbres por miedo a que te creen gases, prueba a tomarlos de manera más regular. El problema también puede estar en la forma de cocinado.

Leche con proteína A2

La lactosa también suele ser una causa de hinchazón abdominal, pero la ciencia también señala a otro componente: la proteína beta-caseína A1. La leche con proteína A2 proviene de vacas que, de manera natural, producen un líquido blanco libre de la potencial proteína problemática del estómago. Por lo tanto, si tomas leche sin lactosa y no notas alivio, busca en el mercado una leche que solo contenga proteína beta-caseína A2.