¿Se puede potenciar el bronceado comiendo frutas y verduras?

¿Se puede potenciar el bronceado comiendo frutas y verduras?

Sofía Pacheco

Sabemos que hay alimentos que nos ayudan, por ejemplo, a eliminar el colesterol, otros a limpiar la sangre, otros regulan el azúcar, y así sucesivamente, pero también existen algunos alimentos que potencian el bronceado.

El bronceado, dependiendo de la zona de España en la que se viva, se puede iniciar en marzo y terminarse casi en noviembre. A lo largo de este texto vamos a indicar bastantes alimentos que ayudan a activar la melanina y a potenciar el bronceado.

Es un proceso que no sirve si se hace de un día para otro. Para activar la melanina debemos preparar al organismo y darle todos los nutrientes necesarios para que nuestro bronceado sea de 10.

También es importante nutrir la piel con cremas hidratantes, ya que una piel sana y bien protegida no se quema y no se daña tanto con el Sol, permitiendo que el bronceado sea más uniforme y duradero.

Consejos para preparar la piel y conseguir un mejor bronceado

Una mujer tomando el Sol en bikini

Los primeros días de Sol son peligrosos y más si nos exponemos a la radiación solar estando blancos, sin la piel nutrida y sin protección. Es bastante probable que ese día nos pique la piel, tengamos rojeces, el cuerpo caliente, dolor por las quemaduras y varias consecuencias más por una exposición irresponsable.

Igual que cuidamos nuestro cabello usando aceites, champú sin parabenos y acondicionares sin químicos, también debemos cuidar nuestra piel. Para ello vamos a dar algunos consejos básicos:

  • Usar exfoliantes corporales al menos 2 veces a la semana.
  • Lavarnos con geles lo más naturales posibles.
  • Crema corporal diaria después de la ducha adaptada a nuestro tipo de piel.
  • Desmaquillarnos siempre que lleguemos a casa con productos adecuados y sin ejercer una fuerza excesiva en la piel.
  • Lavarnos la cara dos veces al día y usar crema hidratante adaptada a la edad (de día y de noche), con protección solar y que no sea grasa.
  • Usar mascarillas y exfoliantes 1 vez a la semana en el rostro.
  • Los labios y el contorno de ojos tienen sus propios cuidados con cremas especiales.
  • Si tenemos codos y rodillas secas, debemos usar una crema específica para esas zonas.

Si nuestra piel es sensible y encima somos muy pálidos, la exposición al Sol no se recomienda. Si aun así decidimos darnos baños de Sol y broncearnos, nuestro protector solar deberá ser superior a factor 30.

Una mujer poniendo crema solar en su cuerpo

¿Qué significa SPF y para qué sirve cada factor?

SPF son las siglas de Factor de Protección Solar y cada número se corresponde con un tipo de piel y circunstancia. Además, cada número indica las veces que tardaríamos en quemarnos al usarla, es decir, un SPF 30 significa que tardaremos unas 30 veces más en quemarnos que si no usamos crema.

Los factores más comunes son 15, 30 y 50. El 15 es el mínimo, y el que más se repite en cremas hidratantes de día. El factor 30 es el mínimo que siempre se recomienda, sobre todo a gente adulta con un tono de piel no pálido, y el SPF 50 es el recomendado para pieles sensibles y en días con mucha radiación solar.

Vitaminas, omega 3 y mucha agua

Cuando estamos pensando en broncear nuestra piel, tenemos que tener en cuenta 3 cosas muy importantes, la vitamina E que se encuentra en el aguacate, en el aceite de girasol y en el de oliva, así como en frutos secos. El omega 3, que también es esencial para dar elasticidad a la piel y mantenerla nutrida, y beber dos litros de agua al día, para que nuestro cuerpo no se deshidrate en ningún momento.

Mejores frutas y verduras para un bronceado de 10

Existen ciertas frutas y ciertos vegetales, verduras y hortalizas que son idóneos para potenciar el bronceado, pero como decimos no sirve de un día para otro, sino que es un proceso de varias semanas en las que preparamos al cuerpo de cara a los baños de sol de primavera y verano.

El bronceado no se es algo mágico, sino que para que nuestra piel se oscurezca debemos propiciar la creación de melanina, que a su vez nos protege de la radiación solar.

Un hombre alzando una zanahoria

Zanahoria

Aparte de sus beneficios, también cuenta con gran cantidad de betacaroteno que ayuda a potenciar el bronceado y a favorecer la creación de melanina en nuestra piel. De esta forma conseguiremos una piel brillante y el tono dorado con el que todos señamos.

Calabaza

Un alimento cargado de carotenoides, betacaroteno y vitamina C perfectos para broncear nuestra piel en verano. Además, lo bueno de esta hortaliza es que se puede comer cruda, asada, en cremas y en zumos. No nos olvidemos de sus pipas, que también son esenciales para el organismo.

Boniato y batata

Son verduras muy versátiles, ya que se pueden freír, asar, usar en pasteles, cremas, zumos, y demás. Ambos tienen un alto porcentaje de carotenoides y se les acusa de ser los responsables del bronceado natural de la piel.

Mango

Una fruta deliciosa como ella sola. El mango está cargado de betacaroteno y antioxidantes, dos aliados para una piel bronceada por más tiempo. Los antioxidantes protegen a las células y retrasan el envejecimiento de la piel.

Un melocotón partido por la mitad y sumergido bajo el agua

Melocotón

Una fruta muy clásica y que siempre vemos en las macedonias de frutas de los supermercados. Además, los zumos de melocotón, por norma general, son los favoritos de los niños. Si queremos una piel sana y bronceada, será mejor que nos aficionemos a comer melocotones por su alto contenido en betacaroteno y en potasio, un mineral esencial para el buen funcionamiento del organismo.

Tomate y pimiento rojo

El tomate se considera fruta y el pimiento es una hortaliza, y ambos son un equipo perfecto para la época estival donde nos acostumbramos a tomar el sol. Ambos alimentos son de color rojo, y eso indica un alto contenido de betacaroteno y ayudan al bronceado y que éste sea más duradero.

Col, brócoli, espinacas y vegetales de hojas verdes

Las verduras de hojas verdes están cargadas de beneficios para nuestra salud, pues en verano no iban a ser menos. Todos estos vegetales de color verde también ayudan en el proceso de creación de melanina y potencian un bronceado natural.

Frutos secos y semillas que propician el bronceado saludable

Muchas veces leemos y oímos que añadir frutos secos y semillas al yogur es beneficioso para la salud. Esto se debe a la cantidad de vitaminas y minerales que contienen. En verano también podemos comerlos si queremos que nuestra piel sea más oscura y su efecto sea más uniforme y dure más tiempo.

Además, los frutos secos y las semillas nos protegen del sol hasta en un 25% que en dietas que carecen de estos alimentos. Esto es gracias a sus antioxidantes y a la estimulación de colágenos que protegen nuestra piel y retrasan el envejecimiento prematuro que causa la exposición al Sol.

Diferentes tipos de frutos secos encima de una mesa

Nueces

Este fruto seco se usa muchísimo en repostería, aunque también causa muchas alergias en muchas personas. Las nueces favorecen la absorción de los rayos del Sol aumentando las posibilidades de pigmentación de la piel. Nos broncearnos más rápido y mejor gracias a que el manganeso protege nuestra piel de la radiación.

Almendras

Con ellas, no solo logramos nutrir nuestro cuerpo, sino que mejoramos nuestra piel para que luzca brillante. Las almendras son ricas en ácidos oleicos, calcio y vitamina E, y la unión de todos estos beneficios propician la creación de una barrera que nos protege de la radiación solar. (El protector solar en crema sigue siendo obligatorio).

Avellanas

Las avellanas son sabrosas cuando se tuestan, el problema de aumentan su valor calórico, pero sigue siendo un fruto seco muy sano y un buen aliado para el bronceado gracias a su vitamina E que actúa como barrera de protección contra la exposición solar.

Avena y otras semillas

Hay quienes no les dan importancia a las semillas como las de chía, lino, pipas, amapola, sésamo, etc. Todas estas semillas, al verlas tan pequeñas pasan desapercibidas, pero están llenas de beneficios para el organismo. Tiene vitaminas, antioxidantes y minerales tan importantes como el hierro, calcio, zinc, magnesio, entre otros.