Los carbohidratos son uno de los grupos nutricionales más importantes de la alimentación. Eliminar los hidratos de carbono es perjudicar seriamente la salud al dejar de introducir nutrientes necesarios para el organismo. Son moléculas biológicas que están formadas en su totalidad por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno; y, como muchos sabéis, tienen como función aportar energía inmediata y permitir el buen funcionamiento del organismo.

Hace un tiempo os contamos los diferentes tipos de carbohidratos que podemos encontrar en los alimentos, pero me gustaría profundizar un poco más en aquellos productos que desconocemos de qué están compuestos. ¿Eres de los curiosos que le da la vuelta al envase para ver la composición de proteínas, grasas, sodio e hidratos de carbono? Quizá en algunos sea muy evidente, como en el caso de la pasta o el pan, pero hoy quiero enseñarte muchos más.

¿Por qué son importantes los carbohidratos?

Me explota la cabeza cuando escucho hablar de que en ciertas dietas hay que eliminar los hidratos de carbono si quieres adelgazar, o que no se pueden comer de noche porque engordan. Crear falsos mitos sobre un grupo nutricional determinado hará que se generen carencias en el cuerpo y no funcione correctamente. Si eres deportista, conocerás la importancia de comer carbohidratos para rendir mejor.
Se podría considerar que son los encargados de asentar la función de las proteínas, valiéndose del consumo de proteínas.

Dependiendo del tipo de carbohidrato que ingiramos, la digestión será más o menos rápida; aunque en comparación con las proteínas o las grasas, es la más veloz. De ellos se extrae la glucosa, que es la principal fuente de energía que usa el cuerpo para hacer cualquier actividad o proceso interno.
Prohibirlos en una dieta pone en peligro la salud y el rendimiento físico; si aprender a combinarlos con ejercicio físico, el cuerpo crea unas biomoléculas pensadas para controlar el peso y mejorar la resistencia deportiva.

Alimentos en los que podemos encontrar hidratos de carbono

Más allá de los conocidos por todos, como son las verduras, las frutas y los cereales, me gustaría que descubrieras otros alimentos que contienen carbohidratos “ocultos” y en los que nunca habrías caído en la cuenta.

Azúcar

Sí, el azúcar, tanto si es blanca, moreno, en sirope o en miel, es una gran fuerte de hidratos de carbono. Por supuesto, cualquier sustituto del azúcar (stevia, edulcorantes, melaza, etc) contienen este nutriente, así que presta atención si apuestas por productos “sin azúcar”.
El 99’8% del contenido del azúcar blanca es de hidratos, mientras que en la morena es de 97’6%. No es mala, ni tóxica, como nos hacen creer. El abuso continuado o la desinformación es lo que lleva a problemas cardiovasculares y acumulación de grasa.

Lácteos

A pesar de que los productos lácteos (leche, queso o yogur) son conocidos por su aporte proteico, graso y de calcio, la realidad es que también contienen carbohidratos. El hidrato más predominante es la lactosa, que es un tipo de azúcar (monosacárido) que se descompone con gran facilidad. La lactosa es la encargada de aportar un sabor dulce a los lácteos, además de tener 4 calorías por gramo.

¿Qué ocurre en los productos sin lactosa? ¿Dejan de tener hidratos? Pues no exactamente. Como bien sabrás, la mayoría de las empresas añaden a la leche una molécula (lactasa), que descompone el azúcar de la leche en dos moléculas más simples y así no afecta a nuestro sistema digestivo. Realmente no es “sin lactosa”, es con lactosa + lactasa. Así que la cantidad de azúcar total no varía y seguimos ingiriendo el mismo número de carbohidratos.

Productos ultraprocesados

Cualquier producto ultraprocesado tendrá un gran contenido en hidratos de carbono, pero seguro que no de buena calidad. La bollería, la comida precocinada, los panes industriales e, incluso, los embutidos poseen hidratos. Algunos lo usan como sustituto de un alimento más caro (por ejemplo, el jamón york suele estar basado en féculas de patata), y otros para convertirlos en adictivos mediante el azúcar.

Cerveza y vino

Las bebidas que tienen un origen en frutas o cereales conservan los hidratos de carbono originales. Es por eso que siempre ha existido la duda de si el alcohol (cerveza o vino) engorda más que una bebida destilada. Realmente en las bebidas destiladas no encontraremos ningún tipo de nutriente, tan solo energía y calorías vacías; pero en la cerveza y el vino sí podemos obtener carbohidratos, minerales y vitaminas. Lógicamente, cualquier aporte nutricional se ve opacado por la ingesta de alcohol.