Seguro que en alguna ocasión has oído a hablar sobre los alimentos con almidón, pero realmente no sabes qué es ni qué función tiene en nuestro organismo. A continuación te contamos qué es esta sustancia y cuáles son los alimentos que la contienen. Te adelantamos que más de un tercio de tu alimentación (saludable) contiene altas concentraciones de almidón.

¿Qué es el almidón?

En una dieta saludable y equilibrada están presentes tres tipos de hidratos de carbono: fibra dietética, azúcar y almidón. Siento este último uno de los más importantes en una alimentación variada. El almidón es un polisacárido vegetal, el único asimilable (y rápido) por el cuerpo humano y que aporta grandes beneficios al organismo. Por ejemplo, es uno de los combustibles básicos de nuestro cuerpo para poder realizar cualquier actividad diaria.

Su presentación es un polvo de color blanco, compuesto con partículas microscópicas y que tienen un gran valor nutricional. Existen numerosos alimentos en nuestra dieta que lo contienen, sobre todo aquellos que están en la base de la pirámide nutricional (verduras, frutas, cereales…). Es una excelente fuente de energía que mantiene un correcto nivel de glucosa en sangre. Asimismo, nuestro cuerpo es capaz de asimilarlo rápidamente y nos aportará energía de forma casi instantánea.

Podríamos resumir su función en una importante presencia para la energía celular, una vez que se transforma en azúcar simple para ser usado por las células. Además de regular el metabolismo de la grasas y ayudar en los procesos de desintoxicación hepática.

Alimentos que contienen almidón

Como el almidón tiene una gran presencia en nuestra dieta, es interesante que conozcas qué alimentos poseen esta sustancia.

Cereales integrales y refinados

Sin duda, este grupo de alimentos es el que mayor presencia de almidón tiene. Los cereales como el trigo, cebada y productos como la pasta o el pan, encabezan el listado. Siempre se recomienda consumir cereales integrales para aprovechar las propiedades del salvado y el germen, pero incluso en las harinas refinadas, el almidón se encuentra en un alto porcentaje.

Verduras y frutas

Las verduras son la mejor opción para introducir esta sustancia en nuestra alimentación. Son hidratos de carbono ricos en micronutrientes (minerales y vitaminas), fibra y proteínas, por lo que resulta el mejor combo nutricional para el organismo. La zanahoria, el maíz, el boniato, la calabaza, el pepino y la patata con los que mayor concentración poseen. En cuento a las frutas, nos deberíamos fijan en los plátanos, ciruelas y mangos.

Legumbres

Las legumbres son otros hidratos de carbono ricos en almidón. Destacan principalmente las lentejas, los garbanzos, los guisantes, las judías, las habas y los frijoles, los cuales también aportan fibra, hierro, potasio y proteínas vegetales.