Cuando una lesión aleja de los entrenamiento a un deportista, el primer pensamiento que tienen es reducir las calorías hasta que llegue el momento volver a quemar energía. Pero el proceso de recuperación también requiere combustible, teniendo que incrementar las calorías hasta en un 20%. Puedes compararlo como si estuvieras arreglando una casa; tendrás que invertir dinero en buenas materias primas y esas materias primas son los alimentos.

Las proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes son los principales que ayudan a curar heridas, relajar los tendones estresados y reparar los huesos fracturados con una mayor rapidez. Así que, además de los consejos de tu médico de elevar las piernas y aplicar frío, es interesante que elijas las combinaciones adecuadas de alimentos para acelerar la recuperación y volver a entrenar. Ten en cuenta los siguientes consejos cuando vayas al supermercado.

Sección de productos frescos

¿Qué comprar? Zanahorias, espinacas, batatas y col rizada para la vitamina A; naranjas, fresas, pimientos y brócoli para la vitamina C.

¿Por qué? La vitamina A influye en la producción de glóbulos blancos para combatir las infecciones, algo que siempre es un riesgo de lesión. Asimismo, se ha comprobado que la vitamina C ayuda a que las heridas de la piel se curen más rápido y más fuerte, por lo que te vendrá bien si te has caído y tienes una herida abierta. Además, la vitamina C ayuda a reparar los tejidos conectivos y el cartílago, y contribuye en la formación de colágeno.

Carne

¿Qué comprar? Pavo magro, solomillo, pescado y pollo.

¿Por qué? Las carnes magras contienen más cantidad de proteínas, un nutriente fundamental para la producción de células nuevas. En un estudio, realizado en 2008 y publicado en la Revista de la Federación de Sociedades Americanas para la Biología Experimental, los investigadores de la Universidad de Ottawa identificaron que la proteína actuaba como un puente entre los tejidos dañados, y promovía la reparación. Ya que los deportistas requieren una buena dosis de proteína diaria, la manera más fácil de adquirirla es mediante la carne.

Sección de lácteos

¿Qué comprar? Huevos, leche y yogurt.

¿Por qué? Los tres son una buena fuerte de proteínas. La leche y el yogur también contienen calcio, que interfiere en el proceso de reparar los huesos y los músculos. Además, los lácteos contienen vitamina D que mejora la absorción de calcio y ayuda a curar los huesos y músculos lesionados. Un estudio, publicado en el Journal of Bone and Joint Surgery, comentó que el aumento de los niveles de proteína en pacientes deficientes generó resultados mejores.

Pasillo de los cereales

¿Qué comprar? Cereales fortificados.

¿Por qué? Son cereales hechos a base de granos enteros y contiene zinc, un activo que mejora el sistema inmunológico y ayuda a curar heridas. Junto con la carne roja, los cereales fortificados son las mejores fuentes de zinc. Por sí mismo, este micronutriente no repara el tejido dañado, pero sí ayuda a los nutrientes que lo hacen. Lógicamente, no debes abusar de su consumo, pero tanto estos cereales como los integrales estimularán los esfuerzos de curación de tu cuerpo y evitarán que acuda a las proteínas para obtener energía.

Sección de mariscos

¿Qué comprar? Salmón, atún y trucha.

¿Por qué? Para muchos será una escusa la lesión con tal se disfrutar del pescado. Además de ser un extra de proteína, contienen Omega-3, ácidos grasos que reducen la inflamación que aparece en la recuperación de la tendinitis, fracturas óseas y ligamentos torcidos.