En la actualidad, la sociedad está cada vez más concienciada acerca de la importancia de una dieta equilibrada. Y es que una buena alimentación es clave para disponer de una óptima salud y poder disfrutar de una óptima calidad de vida. Hoy te contamos las razones por las cuales deberías comer fruta a diario. ¡Presta atención y no las pases por alto!

Una dieta saludable es aquella que dispone de todos los nutrientes esenciales para que nuestro organismo funcione correctamente. Una correcta alimentación, junto con la práctica regular de ejercicio físico, el descanso y una actitud positiva frente a la vida, es imprescindible. De nada sirve esforzarse mucho por cumplir con la rutina de entrenamientos, si posteriormente ingerimos todo tipo de alimentos procesados, con un aporte elevado en grasas y azúcares. Asimismo, de nada sirve descansar correctamente por las noches, si durante el día tenemos unos hábitos sedentarios y no se nos pasa por la mente hacer ejercicio.

Si sientes que te cuidas, pero crees que tu dieta podría mejorar, tal vez puedas empezar por incluir fruta a diario. Sabemos que es un consejo que habrás escuchado miles de veces. Sin embargo, es necesaria para que tu cuerpo se nutra de todos sus beneficios. Además, está riquísima y resulta muy refrescante en los meses de calor.

10 Razones para consumir fruta a diario

  1. Las frutas suponen un aporte excelente de vitaminas que tu organismo necesita para funcionar correctamente, mantener un sistema inmunológico fuerte y cuidar el estado de tu salud general.
  2. Son ricas en minerales, imprescindibles para lograr una dieta saludable que te permita estar sano y disfrutar de una calidad de vida inmejorable.
  3. El elevado contenido en fibra de muchas de ellas, mantienen el correcto funcionamiento del sistema digestivo, favoreciendo el tránsito intestinal y evitando afecciones como el estreñimiento.
  4. Algunas de ellas tienen un porcentaje muy elevado de agua, por lo que resultan muy hidratantes y se aconsejan especialmente en los meses de calor.
  5. Son fuente de antioxidantes que neutralizan los daños ocasionados por los radicales libres. De esta manera, reducen el riesgo de sufrir diversidad de enfermedades, así como el envejecimiento celular prematuro.
  6. Su alto contenido en agua les otorga propiedades diuréticas y depurativas. Son ideales para combatir la retención de líquidos y para eliminar las toxinas de nuestro organismo.
  7. Ayudan a equilibrar los niveles de colesterol, por lo que favorecen la salud cardiovascular y reduce el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.
  8. Son refrescantes, deliciosas y saciantes, por lo que te ayudan a mantenerte en tu peso y evitar así picar entre horas.
  9. Cuidan de tu piel gracias a su contenido en antioxidantes y vitaminas.
  10. Aportan vitalidad y sientan estupendamente si las utilizas como sustitutas de algunos antojos menos saludables.