Asumamos que nos encanta descubrir alimentos nuevos, si sobre todo aportan grandes beneficios para la salud. A los deportistas les interesa en gran medida todos aquellos que tengan una buena dosis de proteína, ya que comer atún y pollo 24/7 puede resultar un poco monótono. Hay quienes apuestan por la suplementación para después de entrenar (los famosos batidos de proteína), pero existen otras opciones más «naturales» con un interesante contenido nutricional. Por ejemplo, el Skyr.

Es normal ver que los supermercados está como locos con la vida saludable, y se animan a sacar productos con valores que el cliente demanda: bajo en grasa y con alto contenido proteico. Hasta ahora dábamos las gracias por los botes de claras de huevo y por el queso fresco batido, pero es hora de que sucumbas a los encantos del skyr.

¿Qué es el Skyr?

Desde Islandia nos llega este alimento con una consistencia similar a la del yogur, pero con cuajo entre sus ingredientes (que se produce en el queso fresco). El skyr se crea con leche desnatada a la que, después de haberla calentado a 100°C, se deja enfriar y se le añaden bacterias para que se corte y se fermente durante cinco horas. Al cabo del tiempo, se pasteuriza y se elimina el líquido restante para darle esta textura de yogur batido.

En España está comenzando a explotarse su introducción en el mercado, pero es un producto que lleva muchos años fabricándose en otras partes del mundo. Aunque ahora se los veas a los más frikis del fitness, fueron los vikingos quienes lo extendieron en sus conquistas territoriales.

Interesantes propiedades beneficiosas para la salud

Debes hacerte a la idea de que se trata de un producto rico en proteínas y con un contenido en grasas mínimo. Por eso, los amantes del deporte y algunas personas a dieta estén como locos con el skyr. Entre sus propiedades también destaca la saciedad que produce, por lo que reducirá tu ansia por la comida y controlarás mejor la ingesta de calorías.

¿Es saludable? Por supuesto, pero no es nada nuevo o que no esté en el mercado en un formato similar. Por ejemplo, es saludable y aporta beneficios dependiendo de tu estilo de vida. Tienes que consumirlo con moderación y dentro de una alimentación sana y variada. De poco servirá comer skyr porque es saludable, si después apuestas por comidas ultraprocesadas o no comes suficiente.
En concreto, la versión que comercializa Lidl contiene 4 gramos de hidratos, 0’2 gramos de grasa y 11 gramos de proteínas. ¡Muy recomendable!

Es similar al yogur natural, así que te aconsejo que le añadas toppings naturales para darle un toque diferente. Mézclalo con fruta, semillas, avena, cacao 100%, café soluble, frutos secos… Existen infinitas combinaciones para hacer una merienda completa y nutritiva.