La alimentación asiática es conocida por ser bastante saludable y basarse en vegetales, cereales y pescados. Seguro que has oído hablar sobre el kimchi coreano, pero aún te falta conocer todo sobre los beneficios de este probiótico. Los coreanos pueden llegar a tomar unos 20 kilos de kimchi en un año, alimento que además ha sido declarado Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad por la Unesco.

Te contamos qué es, cómo se hace y por qué deberías empezar a introducirlo en tu alimentación.

¿Qué es el kimchi coreano?

Concretamente, la palabra kimchi significa “vegetales salados“. Estamos ante un preparado probiótico con base de col y que pasa por un proceso de fermentación junto a otros vegetales y especias. Es muy habitual ver cómo los coreanos acompañan sus comidas con este alimento de un sabor un poco extraño. Aunque dicen que cuanto más lo tomas, más te acaba gustando.

Aseguran que entre sus propiedades beneficiosas está prevenir la obesidad, disminuir la hipertensión, reforzar el sistema inmunitario y mejorar la calidad de la flora intestinal.

¿Cuál es su origen?

El kimchi surge hace varios siglos atrás en Corea como un tipo de alimentación de supervivencia. La fermentación era el mejor método para conservar las verduras durante el invierno, ya que en esta estación era imposible recolectarla. De hecho, es la forma ideal para asegurarnos que mantenían las propiedades en su totalidad.

Beneficios del consumo de kimchi

Sobre todo, el kimchi suele estar relacionado con beneficios en nuestro sistema digestivo, aunque no es el único.

Previene la aparición de la úlcera gástrica

Sus propiedades antiinflamatorias, antioxidante y la bacteria Leuconostoc mesenteroides (propia del kimchi), ayuda a crear una sustancia necesaria para parar el aumento excesivo de la helicobacter pylori en el cuerpo. Si esto ocurre, podemos sufrir malestar estomacal, úlcera gástrica o, incluso, cáncer de estómago.

La fermentación de la col cuida de las propiedades de todos los ingredientes y ayuda a una digestión mucho más fácil.

Mejora el intestino y su función

Como decíamos antes, ayuda a una mejor digestión y previene el extreñimiento. Como la mayoría de los probióticos, mejora notablemente la flora intestinal y aporta bacterias beneficiosas para el organismo.

Disminuye los niveles de colesterol

Acelera el metabolismo

Durante años se ha usado para ayudar a acelerar el metabolismo y favorecer la pérdida de grasa. Es un alimento bajo en calorías y que potencia el consumo de grasa para usarla como combustible. Además, si para crear el kimchi usas la pimienta o el ají, aseguran que ocurre una aceleración del metabolismo.

Refuerza el sistema inmunológico

Un estudio de la Universidad de Ulsan (Korea) asegura que la ingesta de kimchi provoca que las células autoinmunes estén activas. Además aumenta el número de anticuerpos, necesarios para neutralizar virus, bacterias o parásitos.