¿Los mejillones son un marisco saludable?

¿Los mejillones son un marisco saludable?

Carol Álvarez

Los mejillones son un tipo de molusco bivalvo y viven en ambientes de agua dulce o salada. Estos podrían ser las variedades de mariscos más populares, ya que ofrecen un valor nutricional excepcional.

Altos en ácidos grasos Omega 3 y muchos nutrientes esenciales, los mejillones son el complemento perfecto para un caldo o pasta picante de mariscos. En este artículo, conoceremos las diversas formas en que los mejillones son beneficiosos y algunos consejos que debemos tener en cuenta antes de consumirlos.

Propiedades

Los mejillones se pueden cocinar con o sin conchas. Son un alimento denso en nutrientes, entre los que destaca la presencia de vitamina A, vitaminas B como folato y B12, minerales como fósforo, zinc y manganeso, así como ácidos grasos omega-3.

Los mejillones son nutricionalmente ricos. Una porción de 85 gramos de mejillones azules al vapor contiene:

  • Energía: 146 calorías
  • Proteína: 20 gramos
  • Grasa: 4 gramos
  • Carbohidratos: 6 gramos
  • Fibra: 0 gramos
  • Azúcar: 0 gramos
  • Como vemos, son alimentos de origen animal con grandes propiedades nutricionales.

    • Calorías y grasas. Una porción de 85 gramos de mejillones cocidos contiene 146 calorías, 4 gramos de grasa, 6 gramos de carbohidratos, 48 ​​mg de colesterol y 314 mg de sodio. Dado que los mejillones se cocinan en agua salada, contienen una mayor cantidad de sodio que otras variedades de mariscos.
    • Proteína. Los mejillones son una rica fuente de proteínas con una porción de taza que proporciona 18 gramos de proteína, lo que equivale a casi el 30% del valor diario recomendado para un adulto promedio.
    • Vitamina A. Estas almejas también son una buena fuente de vitamina A. Una taza de mejillones contiene 240 unidades internacionales de vitamina A que contribuyen al 10 % y al 8 % de la ingesta recomendada para mujeres y hombres, respectivamente.
    • Selenio. Los mejillones poseen una abundante cantidad de selenio. Una porción de taza de mejillones proporciona 67,2 microgramos de selenio, que es más que la ingesta diaria recomendada de 55 microgramos para adultos.
    • Vitamina B12. También son una excelente fuente de vitamina B12. Una ración de carne de mejillón cocida proporciona 20,4 microgramos que equivalen al 340% de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina.

    ¿Cuál es su sabor?

    A diferencia de otros moluscos como las almejas, las ostras o las vieiras, los mejillones generalmente se comen cocidos, no crudos. Además, los mejillones capturados en la naturaleza tienden a tener más sabor que los mejillones de la acuicultura.

    Los frescos tienen un sabor mucho más agradable y es más probable que sean más agradables al paladar que los mejillones que no son recién pescados, sin mencionar que estos últimos tienen más probabilidades de estropearse y causar enfermedades transmitidas por los alimentos, como gastroenteritis con dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos.

    Dicho esto, si están frescos y bien cocidos, los mejillones deben saber bien. Los mejillones cocidos son más tiernos que las almejas y menos blandos que las ostras crudas. Son suaves, tiernos y de sabor ligero, sin sabores abrumadores a salobre o pescado. La mayoría de los mejillones tienen una dulzura delicada y agradables sabores marinos. A lo sumo, tienen un sabor a pescado como la carne de cangrejo.

    La textura es ligeramente masticable, pero sin embargo tierna, similar a los champiñones.

    olla con mejillones

    Ventajas

    Los mejillones ofrecen un valor nutricional excepcional y su mejor beneficio es la amplia gama de diferentes nutrientes que proporcionan.

    Fuente de Omega-3

    El pescado azul tiende a ser la mejor fuente de Omega-3. Sin embargo, una variedad de opciones de mariscos también proporciona estos ácidos grasos esenciales. Los mejillones ofrecen casi un gramo de Omega-3 por porción de 100 gramos, lo que los convierte en una fuente moderadamente alta.

    Además, se presenta en forma de ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido eicosapentaenoico (EPA). Tanto el DHA como el EPA están asociados con numerosos beneficios para la salud y aumentan de manera confiable los niveles de omega-3 en la sangre.

    Un mayor índice de Omega-3 en la sangre está fuertemente asociado con una mejor salud cardiovascular y un menor riesgo de eventos cardiovasculares adversos.

    Reduce la artritis

    Las mismas propiedades antiinflamatorias que ayudan con el asma también ayudan a reducir la inflamación de las articulaciones que causa la artritis, particularmente en el tratamiento de la osteoartritis y la artritis reumatoide.

    La investigación ha demostrado que los residentes de la costa maorí de Nueva Zelanda cuya dieta compuesta de mejillones de labios verdes tenían una menor incidencia de artritis.

    Previene la anemia

    Los mejillones son una excelente fuente de hierro con una porción de 100 gramos de mejillones cocidos que contribuyen a más del 100 % del valor diario recomendado para personas mayores de 50 años.

    Como todos sabemos, el hierro juega un papel vital en la producción de glóbulos rojos en la sangre. Está involucrado en la formación de dos proteínas transportadoras de oxígeno, a saber, la hemoglobina y la mioglobina. La deficiencia de hierro puede provocar problemas de salud como anemia, dificultad para respirar y bajos niveles de energía.

    Beneficios en la piel

    Los mariscos son beneficiosos para la piel, ya que se ha demostrado que reviven las células de la piel. La inflamación es una de las causas del envejecimiento de la piel. Los mejillones son ricos en zinc y ácidos grasos Omega-3, los cuales poseen propiedades antiinflamatorias.

    Además, la deficiencia de ácidos grasos Omega-3 y zinc se considera una de las causas de la psoriasis y el eczema, los cuales se pueden prevenir incorporando mejillones en la dieta. Sin embargo, falta evidencia para sacar conclusiones definitivas sobre su eficacia.

    Gran fuente de proteína

    Como todos sabemos, la proteína es un macronutriente esencial para el organismo. Todos necesitamos cantidades adecuadas de proteína para crecer, tanto masa muscular como en etapas de crecimiento. Los mejillones son una gran fuente de proteínas. Suministran casi el 40% de la cantidad diaria recomendada de proteínas para los hombres y el 41% para las mujeres.

    Comer mejillones aporta excelentes cantidades de proteína a la dieta: 12-23 gramos de proteína por cada 100 gramos. La proteína juega un papel vital dentro del cuerpo humano, ayudando a desarrollar y reparar los músculos, aumentar la inmunidad al ayudar a producir anticuerpos y sintetizar neurotransmisores en el cerebro que regulan el estado de ánimo, el apetito y el sueño. Comer suficiente proteína ayuda a despejar el pensamiento y a combatir la niebla mental.

    Posibles riesgos

    Los mejillones son un tipo de marisco que se debe evitar si tenemos alergia o intolerancia a estos animales. También debe evitar los suplementos si se está embarazada o amamantando debido a la falta de información de seguridad.

    Fuera de estos grupos, se han observado algunos efectos secundarios adversos. Por ejemplo, puede hacer cierta inflamación hepática por las toxinas producidas por el mejillón. Otros efectos adversos relacionados incluyen retención de líquidos, náuseas y malestar estomacal. Además, los mejillones pueden interactuar negativamente o aumentar los efectos secundarios de ciertos medicamentos, como los anticoagulantes y los medicamentos antiinflamatorios como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

    Alergias

    La alergia a los mariscos se refiere a una respuesta anormal a proteínas específicas que se encuentran dentro de las especies de moluscos y crustáceos. Con los mejillones, se cree que una proteína llamada tropomiosina es uno de los principales alérgenos. Aunque la prevalencia de la alergia a los mariscos varía en todo el mundo, la prevalencia global estimada es de 0-5 a 2,5 % de la población.

    Las alergias a especies de crustáceos (como gambas y langostas) son más comunes y más graves. Sin embargo, las alergias a moluscos como los mejillones no son infrecuentes. La alergia a los mariscos puede ser extremadamente grave y, en el caso de una reacción alérgica grave (anafilaxia), puede poner en peligro la vida.

    Enfermedades transmitidas

    Aunque son raras, las enfermedades transmitidas por los alimentos son otra preocupación potencial con cualquier especie de mariscos, incluidos los mejillones. Al igual que otros mariscos como las ostras, las almejas, los berberechos y las vieiras, los mejillones filtran el agua en su hábitat local. Si hay algún patógeno bacteriano presente en esta agua, podría contaminar los mejillones.

    Dichas enfermedades transmitidas por los alimentos pueden incluir vibriosis, norovirus y envenenamiento paralizante por mariscos, también conocido como PSP. Sin embargo, cabe señalar que estas enfermedades transmitidas por los alimentos son bastante poco comunes. Se recomienda evitar coger y consumir mejillones silvestres, particularmente aquellos en aguas cercanas a la proliferación de algas.

    Intoxicación

    La intoxicación es causada por comer mejillones contaminados, crudos, poco cocidos o en mal estado y tiene que ver principalmente con lo que comen los mejillones en agua dulce y en el océano. Tanto los mejillones de agua dulce como los de agua salada se alimentan de fitoplancton y organismos microscópicos al filtrar el agua. Pero a medida que absorben el agua en busca de los nutrientes dispersos en ella, también filtran patógenos como bacterias, virus, parásitos o toxinas, incluido el metilmercurio que se encuentra naturalmente en los ambientes marinos.

    Se especula que es mejor evitar comer mejillones durante los meses más cálidos cuando puede haber un crecimiento excesivo de cierto tipo de algas que pueden producir neurotoxinas (el fenómeno conocido como marea roja). Estas toxinas pueden acumularse en mejillones, almejas, ostras y otras especies marinas que se alimentan filtrando el agua y, posteriormente, son dañinas para los humanos si se ingieren a través de mariscos contaminados.

    Acumulación de metales pesados

    Por último, otra preocupación es la posible acumulación de metales pesados ​​en los mejillones. Sin embargo, esto depende mucho del área donde viven estos moluscos.

    Además, varios estudios que probaron el contenido de metales pesados ​​de los mejillones demostraron en su mayoría que no superaban los límites de seguridad existentes.

    ¿Se pueden comer en el embarazo?

    Si estamos en el primer o segundo trimestre de embarazo, es posible que seamos más sensible a los olores fuertes y sintamos náuseas con frecuencia; por eso puede ser mejor evitar comer mejillones. Pero estos pueden ser parte de una dieta sana y equilibrada llena de nutrientes que tanto la madre como el feto necesitan durante los tres trimestres. Es importante comprar mejillones frescos y listos para cocinar o preparados y bien cocidos.

    Los mejillones y otros mariscos pueden contaminarse con el agua en la que viven. Esto puede suceder tanto en ambientes de agua natural como en piscinas de cultivo artificial. Básicamente, si el agua está contaminada, los mejillones también pueden estarlo.

    Los crudos y cocidos a veces pueden contener bacterias. Una de las bacterias más comunes que se encuentran en los mejillones y otros mariscos es Vibri . Puede causar una infección dañina, llamada vibriosis, en cualquier persona, no solo si está embarazada. Los niños, los adultos mayores y las personas con problemas de salud también pueden correr un mayor riesgo.

    Los mejillones también pueden tener otros tipos de bacterias o toxinas que pueden provocar enfermedades graves, aunque es raro. Por ejemplo, la toxina azaspiracida puede provocar una enfermedad de envenenamiento que afecta el cerebro y los nervios e incluso puede provocar parálisis en casos muy graves. La E.coli es otro tipo de bacteria que puede causar enfermedades si se mete en los mejillones.

    olla con mejillones al vapor

    ¿Cómo comer?

    Otro beneficio de los mejillones es que son asequibles, versátiles y fáciles de cocinar. No existe una forma específica de cocinar los mejillones, y es posible utilizar cualquiera de las siguientes formas de cocinado:

    • Al horno
    • A la parrilla
    • Hervido
    • Fritos
    • Al vapor

    Hay varias maneras de asegurarnos de que los mejillones caseros sean seguros y saludables para comer:

    • Nos aseguraremos de que los mejillones se cocinen a una temperatura interna segura de 62,8 °C.
    • Compraremos solo mejillones frescos. Se consideran frescos cuando sus caparazones están cerrados. Si están ligeramente abiertos, al tocarlos deberían cerrarse.
    • Tiraremos los mejillones que no cierren o que tengan la concha rota o agrietada.
    • Los mejillones deben oler frescos como el océano.
    • Los herviremos durante al menos 5 a 7 minutos en una olla tapada para asegurarnos de que estén completamente sumergidos.
    • Cocinaremos hasta que las conchas se abran. Si las conchas no se abren, no se deben comer
¡Sé el primero en comentar!